Solana: “Lukashenko, no la UE, está aislando a Bielorrusia”

Artículo publicado el 13 de Marzo de 2006
Artículo publicado el 13 de Marzo de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Javier Solana, Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC), fija condiciones para el acercamiento entre Minsk y la UE. El respeto a los valores democráticos es una condición indispensable que las autoridades bielorrusas deben cumplir para la apertura de conversaciones con vistas a la integración en la Unión Europea.

Javier Solana es el representante de Europa en el mundo. Secretario General de la OTAN en su momento, este antiguo ministro español es conocido por sus habilidades diplomáticas.

¿Cómo describiría el régimen político en Bielorrusia?

Lo describiría como un país de Europa que es profundamente antieuropeo en lo relativo al respeto por la democracia y los Derechos Humanos. El pueblo bielorruso se merece mucho más.

La UE ha denunciado en numerosas ocasiones las violaciones de Derechos Humanos en Bielorrusia. ¿Con qué medios cuenta la UE para castigar o aislar a este régimen?

La UE ha demostrado su voluntad para tomar medidas serias en respuesta a estos desarrollos negativos en Bielorrusia. Estas medidas incluyen la prohibición de viajar a la UE, como por ejemplo la que fue impuesta a seis altos cargos Bielorrusos tras constatarse la falta de voluntad para investigar la desaparición de tres políticos opositores y un periodista en 1999 y 2000, así como las irregularidades detectadas por la OSCE en las elecciones parlamentarias de octubre de 2004.

Además, como respuesta a la violación de las libertades civiles básicas de sindicalistas en Bielorrusia, la UE está considerando una retirada temporal de preferencias en el marco del Sistema General de Preferencias de la UE.

No obstante, que quede claro que la UE no desea aislar a Bielorrusia. Es Lukashenko quien está aislando a este país. La UE sigue abierta al diálogo y ha señalado con claridad los pasos que las autoridades bielorrusas deben tomar para normalizar las relaciones. El respeto por la democracia y el imperio de la ley es una condición básica e indispensable para iniciar el proceso de normalización.

¿A través de qué medios puede la UE promover la democracia en Bielorrusia?

La UE ha tomado medidas tanto para apoyar la democracia como para responder a los desarrollos negativos en Bielorrusia. El año pasado transferimos dos millones de euros a la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos (EIDHR) con el objetivo de sostener la democratización, la Universidad Europea de Humanidades, proyectos periodísticos y el diálogo con las fuerzas democráticas en el país. También hemos respondido enérgicamente contra las elecciones fraudulentas y hemos impuesto prohibiciones de viajar cuando así lo hemos considerado apropiado.

¿Cuándo cree que Bielorrusia se encontrará lista para ingresar en la Unión?

La UE ha dicho una y otra vez que desea mantener mejores y más estrechas relaciones con Bielorrusia, tanto dentro del marco del Acuerdo de Cooperación y Partenariado como en el de la Política Europea de Vecindad, una vez que las autoridades bielorrusas demuestren claramente su voluntad de respetar los valores democráticos y el imperio de la ley.

¿Considera usted que Bielorrusia vivirá manifestaciones post-electorales como las que presenciamos en Ucrania en 2004?

La UE apoya los procesos democráticos y el imperio de la ley. Si se producen manifestaciones tras las elecciones instaremos a todas las partes a abstenerse de usar la violencia.

La tradicional alianza entre Rusia y Bielorrusia, ¿Condiciona la política exterior de la UE en este país?

Es cierto que Rusia y Bielorrusia mantienen estrechas relaciones sociales, políticas y económicas, pero Bielorrusia es un Estado soberano e independiente y eso es lo que para nosotros cuenta al tratar con este país.