[spa] El abogado William Bourdon solicita un tribunal ad hoc para juzgar la masacre de 1988 en Irán

Artículo publicado el 18 de Febrero de 2017
Artículo publicado el 18 de Febrero de 2017

La rueda de prensa fue organizada por la coalición en la oposición, el Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI), que sacó a la luz nuevas informaciones sobre la masacre de 1988 en Irán. El CNRI ha revelado la identidad de 59 personas del régimen implicadas en las «comisiones de la muerte», tanto en Teherán como en el resto del país.

El fundador del régimen islamista, el ayatolá Jomeini, encargó a estas comisiones que eliminaran a todos los presos políticos que defendían sus ideas, en particular a los militantes del movimiento de los muyahidines del pueblo de Irán (OMPI).

Jomeini había escrito en su terrible decreto religioso: «Todos los presos del país que insistan en su hipocresía serán condenados a muerte, pues están en guerra con Dios. Sería ingenuo ser clemente con quienes le han declarado la guerra a Dios. La intransigencia del Islam con los enemigos de Dios es uno de los principios fundamentales del régimen islámico (...). Hay que esforzarse en castigar con fuerza a los infieles.»

Me William Bourdon ha reclamado una movilización internacional para frenar el ímpetu asesino en Irán: «Debemos acabar con la impunidad de la que gozan los autores de estos crímenes, que siguen ocupando puestos clave dentro del régimen iraní. Hay una cultura del miedo a la que se debe hacer frente. Una cultura que hace que hoy en día se siga ahorcando a mucha gente, en un país que ostenta el récord mundial de ejecuciones por habitante.»

Esta rueda de prensa se ha celebrado tras la reciente aparición en Irán de un mensaje del ayatolá Montazeri, antiguo sucesor de Jomeini, sobre la masacre de 1988, que ha provocado un seísmo político en Irán. En esta grabación, publicada por su hijo, se pueden escuchar las conversaciones mantenidas el 15 de agosto de 1988 entre Montazeri y los miembros de la «comisión de la muerte». Montazeri se queja de la masacre de presos políticos iniciada unas semanas antes en aplicación de una fetua del dictador Jomeini, y afirma: «El peor de los crímenes cometidos en la república islámica, y por el que seremos condenados por la Historia, es el que vosotros habéis cometido; por eso la Historia os recordará como criminales (...) Nuestro pueblo detesta (el principio) del Guía supremo. Yo no quería que pasara esto. Dentro de cincuenta años, Jomeini será recordado como una figura sanguinaria y cruel».

En un documento publicado por la OMPI, que contiene el listado de las víctimas del régimen iraní durante la masacre de 1988, se pueden encontrar 789 adolescentes, 62 mujeres embarazadas y 410 familias con más de tres miembros ejecutados. Sin embargo, no es más que un listado parcial hecho en clandestinidad.

La salida a la luz de la grabación ha provocado muchas tensiones en el régimen, sobre todo en el Parlamento. El vicepresidente ha pedido explicaciones sobre esta masacre, obligando a declarar a Mostafa Pour Mohammadi, actual ministro de Justicia, que defendía hasta hace unos años que no había participado en las ejecuciones masivas en 1988: «El mandato de Dios con respecto a los muyahidines del Pueblo no es otro que su condena a muerte. Estamos orgullosos de lo que hemos hecho

Por su parte, Mohammad Mohadessine, presidente de la Comisión de asuntos exteriores del Consejo Nacional de la Resistencia Iraní, insistió durante la rueda de prensa: «Nos encontramos ante un crimen de lesa humanidad y un genocidio sin precedentes debido a sus especiales características, dirigidos contra presos políticos. Pero más importante aún es el hecho de que quienes ostentan actualmente el poder en Irán son los responsables de aquel crimen. La Organización de las Naciones Unidas, teniendo en cuenta su responsabilidad y sus competencias, debe crear una comisión investigadora para arrojar luz sobre esta masacre y tratar de llevar a los responsables de este horrible crimen ante la Justicia.»