[spa] Esculturas hechas de libros en Edimburgo, 2º parte: sé por qué cantan los pájaros no enjaulados

Artículo publicado el 18 de Octubre de 2013
Artículo publicado el 18 de Octubre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Érase una vez una niña que dejó un jardín de libros meciendo en sus brazos un pájaro de papel enjaulado. Su misión: liberar la escultura de papel, tal y como le decía la etiqueta de la jaula, en una cafetería que amase. Era un símbolo y un deber. Los libros nos liberan. Ahora era su turno de devolver el favor.

El pá­ja­ro for­ma­ba parte de la ban­da­da que ha­bían de­ja­do, es­pe­ran­do a ser li­be­ra­dos, en la Feria del Libro de Edim­bur­go. Cada uno de ellos es­ta­ba hecho, de ma­ne­ra in­trin­ca­da y ex­qui­si­ta, a par­tir de un libro. Cada uno pedía ser lle­va­do a su nuevo hogar: una ca­fe­te­ría, una li­bre­ría, una bi­blio­te­ca.

Mien­tras la niña iba de ca­mino a casa, in­ten­ta­ba en­con­trar un hogar para el ave. La llevó al an­ti­guo mer­ca­do de la fruta, pero al pá­ja­ro le asus­ta­ba el so­ni­do de los tre­nes que pa­sa­ban por la es­ta­ción si­tua­da de­trás de la ca­fe­te­ría.

Así que cruzó la ca­rre­te­ra y llevó al ave al Cen­tro de Arte de la Ciu­dad. Pero el pá­ja­ro to­da­vía podía oír el es­truen­do del trá­fi­co.

La niña se alejó del cen­tro de la ciu­dad. Vio un tea­tro con una ele­gan­te y bu­lli­cio­sa ca­fe­te­ría y entró. Pero el pá­ja­ro que­ría estar cerca de li­bros.

Así que la niña se lo llevó a la li­bre­ría Bla­ck­we­lls. En la sec­ción in­fan­til, el pá­ja­ro pa­re­cía con­ten­to.

Pero cuan­do lle­ga­ron a la ca­fe­te­ría, el pá­ja­ro echa­ba en falta la luz na­tu­ral.

La niña es­ta­ba cerca de casa e in­ten­tó la ca­fe­te­ría Ki­li­man­ja­ro como úl­ti­ma es­pe­ran­za. Pero el pá­ja­ro pa­re­cía tan desam­pa­ra­do como siem­pre. Que­ría ver ár­bo­les.

Así pues, la niña vol­vió sobre sus pasos a la es­ta­ción y se montó en un tren rumbo al sur.

Al lle­gar a Dum­fries, llevó al pá­ja­ro a la ca­fe­te­ría Hub­bub en el Cen­tro de Arte  Gra­ce­field. La luz en­tra­ba a rau­da­les por la ven­ta­na y el ave podía ver los ár­bo­les. La niña abrió la puer­ta de la jaula. Cuan­do se giró para irse, es­ta­ba se­gu­ra de que el pá­ja­ro son­reía.