[spa] francés ha : La vida en un baile

Artículo publicado el 17 de Septiembre de 2013
Artículo publicado el 17 de Septiembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Si todavía no habéis visto esta película, corred a la sala más próxima, esta dosis de vida neoyorkina os seducirá en un abrir y cerrar de ojos.

Francés, es el nombre de la heroína.

Rubia, grande, un poco torpe y, sobre todo, desternillante, Francés es una “aprendiz" de bailarina de 27 años instalada en Nueva York con su mejor amiga, Sophie. Compañeras, totalmente fusionadas (tanto que incluso resulta un poco extraño), ellas son “una misma persona con dos cabezas diferentes”.

Ya os estoy escucho refunfuñar… “¡Otra película para chicas otra vez!" Pues nada de eso, o casi nada…Sí, las protagonistas son dos chicas jóvenes y guapas, pero su historia, un reflejo de las dificultades del mundo actual y de las aspiraciones de la generación Y, os sabrá conquistar a todos. Francés se balancea entre un deseo desmesurado de triunfo y dudas existenciales cotidianas. Su torpeza es atractiva, sus sueños entusiastas, y sus fracasos…como los nuestros. En resumidas cuentas... ¡una chica encantadora!

Una buena película es también una buena fotografía. Frances Ha está a la altura, con una estética particular.  Grabada en blanco y negro, intimista, mezclando sutilmente planos de unión que nos recuerdan a los cómics y otros más aproximados a una historia retrospectiva, Francés Ha es una buena pieza cinematográfica. La película podría haber sido rodada tanto hoy como hace años, quizás es debido al blanco y negro, que siempre da a las películas un aire atemporal y les confiere un ambiente particular. De vez en cuando, podemos ver momentos que nos recuerdan directamente a Woody Allen y nos hacen sentirnos en una se sus películas. Ver Francés Ha es como hacer una pausa para sentarte en su sofá y ver su vida pasar.

Esta comedia, con un toque trágico por momentos, deja huella en quien la ve. Reconocemos nuestros éxitos, nuestros fracasos y nuestras aspiraciones. El único contra, al final vemos muy poco de Nueva York...