[spa] Greek roots and a European way of thinking

Artículo publicado el 4 de Febrero de 2015
Artículo publicado el 4 de Febrero de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

¿Cómo afrontan los problemas de Grecia los funcionarios griegos de la UE?

Domingo 25, día de elecciones en Grecia. ¿Qué harán los griegos que trabajan en Bruselas? ¿Apoyan las políticas europeas sobre Grecia? ¿La austeridad? ¿Cuestionan el enfoque de Europa?

Siendo realistas sobre la situación actual

Los expatriados griegos que conocí están al día de las noticias y la política griegas. Parecían preocupados por la situación socioeconómica actual y el estado de la política. Están en contacto con amigos y familiares que viven en Grecia y les visitan cuando pueden. Cuando Dimitris, que trabaja en la Comisión Europea, piensa sobre el 2004, cuando estaba en Grecia, se ríe y dice:

«Tenía la impresión de que era pobre cuando veía a los griegos conduciendo coches bonitos y caros. De alguna manera me sentía bien y orgulloso, porque pensaba "Qué bien, Grecia es un buen sitio para vivir". Pero incluso entonces sabía que aquello no era la economía real».

Los griegos a los que entrevisté confirmaron que muchos problemas siguen sin resolver. Hablaron del sector público, que carece de transparencia y debe ser racionalizado. Manouela, otra funcionaria de la Comisión Europea, afirma que no pudo acceder a mejores oportunidades profesionales que correspondieran a su nivel de cualificaciones «debido al favoritismo». Explica que en el sector público se contrata a «los favoritos del sistema político». Dimitris reconoce que «aunque no tengan los títulos, igual consiguen los trabajos» y «el sector público es un desastre». Les gustaría que Tsipras retrasara esa reforma pero él quiere «contratar más funcionarios y renacionalizar empresas» así que esperan que esté mintiendo.

Hace dos semanas, un dueño de bar griego en Bruselas me dijo que «la evasión fiscal es el deporte nacional». Dimitris apoyaba ese comentario «la recaudación de impuestos es un problema; quien puede evitarlos, lo hace; y quien no puede, por ejemplo los empleados, los pagan». La sensación de injusticia por los impuestos parece muy fuerte porque cuanto más rico es uno, más fácil es evitar el sistema.

Buscando una alternativa a la austeridad

Aunque los griegos que conocía son partidarios de hacer algunas reformas en su país, no todos apoyan la austeridad e incluso dudan de la orientación económica actual impulsada por la UE. «Pero eso no pone en riesgo mi compromiso proeuropeo», dice Manouela. Para Ariadni, becaria en la Comisión Europea, «dudar de la orientación económica europea no significa dudar de nuestro compromiso proeuropeo. Creo que no solo los griegos dudan de la orientación económica europea».

Tengo que decir que estuve especialmente contenta de conocer a personas de dentro de las instituciones que parecen esperar algo diferente a la austeridad. Themis, becario en asuntos de la UE, tiene una posición federalista: «solo la austeridad no representa a Europa». Para él, Europa no puede significar solo «mercados liberales» porque «recortar en bienestar es alienar la identidad europea». La mayoría de los entrevistados hablaban de soluciones alternativas como planes de «inversión», «plantear una reestructuración de la deuda a nivel europeo, no solo de Grecia», incluso un referéndum para que pueda votar la gente en vez de determinado partido político...

Eso explica por qué algunos griegos que trabajan en la Unión Europea (y también de otros países) apoyan a Syriza. Para Themis, «Syriza podría ser una buena solución... pero nos damos cuenta de que no hay partidos buenos, elegiremos el menos malo». El cambio real solo puede venir de «una voz fuerte» según Manouela. «Con la socialdemocracia, el mensaje no es bastante fuerte». Algunos de su compañeros de la Comisión están claramente a favor de Syriza. Sin embargo, Syriza es una coalición de 13 partidos, «no es homogéneo», así que persiste la incerteza de qué política se implementará al fina. Añade que el electorado de Syriza «contiene gente que culpa a la UE pero también otros que cree que la UE no es bastante valiente y debería llevar a cabo más raformas, otros anticapitalistas, otros banqueros que quieren que Syriza baje los impuestos. Todo el mundo está confuso».

Sentirse europeo

Parece difícil saber qué piensa la población sobre la UE. «Hay una percepción general negativa sobre la UE, pero la gente sigue culpando antes a los gobiernos previos», dice Ariadni. Para Themis, los griegos siguen siendo mayoritariamente proeuropeos«eso dicen las últimas encuestas». De todos modos, solo los griegos tienen derecho a decidir lo mejor para Grecia. «No es normal que los políticos de la UE opinen sobre nuestras elecciones», dijo enfadado uno de mis entrevistados por teléfono. Ya tenía un billete a Grecia para la mañana siguiente porque los griegos solo pueden votar en Grecia (y todos expresaron una irritación extrema por ese asunto). 

Quién sabe, quizás los griegos puedan insuflar aire nuevo en Europa. Como dijo un eurodiputado griego: «los griegos no somos solo inquilinos, sino también copropietarios de Europa». Por eso los europeos tenemos también interés en lo que tenéis que decir hoy. ¡Feliz día de elecciones!