[spa] Helena: un encuentro gastronómico entre Europa y la tradición local de Caesaera

Artículo publicado el 11 de Enero de 2018
Artículo publicado el 11 de Enero de 2018

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Situado en el paseo marítimo del histórico distrito de Caesarea y alzado sobre los restos de un hipódromo, un teatro y un palacio, se encuentra el restaurante Helena. Un espacio gastronómico que une la tradición clásica de los métiers con ingredientes autóctonos, marisco fresco y especialidades locales. 

El típico menú de este restaurante está compuesto por cangrejo pescado en la ciudad árabe-israelí de Fureidis, situada en los alrededores de Haifa, carne de ternera de los Altos del Golán  y alcaparras conreadas en los campos de los Montes de Judea. También incluye otros ingredientes como calamares de Za'atar, queso de una granja autóctona de Labneh y productos Yemenitas de los campos cercanos a la zona marítima donde se halla el local. Los platos vegetarianos y el queso de cabra con nueces pueden maridarse con Arak preparado según la receta libanesa. Las ensaladas acostumbran a llevar hinojo salvaje, berenjena y pescado marinado con remolacha que compran a los pescadores locales. 

La oferta de ingredientes como el queso Halloumi, las olivas Kalamata y la salsa Arak posicionan a este restaurante a medio camino entre la gastronomía Árabe y la cocina europea, dado que también se sirven platos de escalopa, gambas o mejillones con salsas caseras. Además, ofrecen verduras y platos de guarnición típcios como la pasta Rizzo, tortellini de rabo de toro y puré de vainilla o demi-glacé. Para completar el menú, entre su carta de postres encontramos crema de almendra, dulces de queso de cabra y frutas al vino, delicias que lo situan en la tradición culinaria árabe. No obstante, estas especialidades autóctonas también pueden tomarse con bolas de helado de Tahini veganas, pastas francesas con sirope de dátil y dulces de Halva con rollitos de frutos secos, combinando la cocina local con la europea. Probablemente, este sea uno de los motivos por el cual Helena, un restaurante israelí dirigido por el chef Amos Sion y fundado en 2004 junto con Uri Jeremias, un aclamado restaurador de este país, se encuentra entre los mejores locales de alta cocina del mundo del 2016 según el Ministerio de Asuntes Exteriores francés. Su fusión de la tradición culinaria levantina con tendencias europeas es un reflejo de la evolución profesional del chef, que trabajó en quioscos de comida y mercados campesinos durante sus estudios de cocina. 

 

Por otro lado, el local también rinde homenaje a la historia de Caesarea, fundada sobre las ruinas de los periodos persa, griego, seléucida y hasmoneo. La zona nacional de Caesarea Maritima, también conocida como Caesarea Palestinae, preserva la memoria histórica de la ciudad portuaria romana dedicada a Augusto, del estatus de ciudad capital como Palaestina Prima durante el periodo bizantino, del asentamiento árabe previo a la cruzada y del abandono tras la conquista otomana antes de su renacimiento a finales del siglo XIX. 

En resumen, el sincretismo del menú de Helena narra la historia antigua de su ubicación, un lugar donde las tendencias globales del turismo gastronómico se fusionan con antiguas tradiciones culinarias, ingredientes cultivados en la región y su reformulación contemporánia basada en influencias francesas. 

Créditos de las imágenes: Helena Restaurant, Caesarea, Israel, 2016-2017 |  © Cortesía de Helena Restaurant.

Este articulo se publicó originalment en OpenCulture, 25/12/2017, https://oc.hypotheses.org/696.