[spa] Korpo mater: Un Mal inevitable o un inicio con futuro?

Artículo publicado el 25 de Julio de 2013
Artículo publicado el 25 de Julio de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

¿Has terminado tus estudios? ¿Buscas trabajo? ¿Una corporación?

"PREFIERO ESTAR EN PARO QUE VOLVERSE UN CORPORATA"

Para muchos que últimamente terminaron sus estudios en los universidades de toda Europa, el trabajo en una corporación resulta ser un guion pesimístico para su futuro. Los que temen una corporación (corpofobos) no se sienten convencidos por la estabilidad de este tipo de trabajo, los beneficios que aporta como el cuidado médico, la tarjeta Multisport y Sodexo, ni la posibilidad de trabajar en un équipo internacional. ¿Qué es lo que nos asusta en una corporación y si realmente hay algo qué temer?

Depende.

„Prefiero estar en paro que volverme un corporata” los adversarios del trabajo en corporaciones proclaman unas declaraciones radicales. En su opinión, trabajar en una multinacional era una exquisitez de los años noventa cuando ya los estudiantes soñaron con una corporación. Hoy, las expectativas de futuro labor de los graduados han evaluado tanto como la disponibilidad de cargos en las corporaciones. Como sinónimo de “corporación” ya no aparece un “ascenso social” ni “lujo” sino, cada vez más, un “estrés crónico”, “competición” y “monotonía”.

El anonimato y el sentimiento de ser pequeño, insignificante engranaje en una enorme máquina cruel son las razones por las cuales muchos de los empleados de corporaciones dejan sus seguros puestos y eligen un trabajo, muchas veces peor pagado, en una empresa menor. También llamado “corpojerga” (lenguaje de corporación) y “corpocultura” resultan inaceptables para algunos. En muchas empresas, un elemento indispensable del día típico son los “smalltalks” donde reinan las palabras como dispatch, target y team. Esto requiere seguramente ponerse una mueca de Gombrowicz en muchas situaciones. ( se refiere al libro de Witold Gombrowicz “Ferdydurke”) Probablemente de estas situaciones provienes las opiniones más radicales sobre el trabajo en corporación que deprava a uno de su identidad.

la cara buena de “corpomoneda”

Existe, sin embargo, otra cara de “corpomoneda”. Primero, encontrar trabajo en una corporación resulta muy fácil. Cualquiera que termine estudios superiores, domine al menos dos lenguas extranjeras y no sea extremamente asocial, será contratado a uno de los muchos plazos disponibles en grandes empresas. Este hecho resulta decisivo para la gente que quiere rápidamente desembarazarse de sus padres y mudarse. Aquí viene otra ventaja del trabajo en una empresa grande, es decir, el aprendizaje de autonomía. Pero tienen algo de verdad las opiniones que el miedo de las corporaciones es el miedo de ser adulto. En una empresa, eres tú quien tiene la responsabilidad por los deberes encargados y ya no existe el paraguas del estatus de estudiante que te protegería contra la tempestad de crítica cuando hicieras algo mal. En una corporación aprenderás hablar con la gente de diferente edad y de experiencia variada. Organizarás tu tiempo con más consciencia. Entenderás la importancia de autodisciplina.

El puesto en una multinacional puedes obtener en todo el mundo que, por otra parte te da la oportunidad de viajar, de ampliar sus horizontes, de encontrar personas nuevas. Otra ventaja indiscutible de trabajar en una sucursal de multinacionales es el contacto diario con la lengua extranjera (ya que también en los sucursales españoles de las empresas multinacionales se habla sobre todo en inglés). De este modo, el conocimiento de lengua se mantiene en un buen nivel, incluso se profundiza. No olvidamos también que el equipo de trabajo en el que te encuentres puede resultar un grupo de personas interesantísimos con las que te encante trabajar. Y, por si acaso, no os llevareis bien con alguien, entenderás que alguien no tiene que caerte bien para no poder trabajar con él. Otras ventajas de trabajar en corporaciones multinacionales que mencionan sus partidarios son: “sales del trabajo después de 8 horas y basta- no llevas tu trabajo contigo a casa”, “puedes ascender y ganar màs” y “te conceden crédito para el piso”. Son los beneficios que pueden parecer cotidianos pero al mismo tiempo son indispensables en la vida de muchos jóvenes.

Por lo que acabamos de ver, ante el trabajo en corporación los sentimientos pueden estar encontrados. Algo, sin embargo, queda claro: que este trabajo no dará la misma satisfacción a todos, no será solución de la vida para cualquiera. De todos modos, siguiendo la regla de que cada experiencia vale, no debemos desde principio rechazar la posibilidad de trabajar en una corporación, porque puede resultar una oportunidad de desarrollo y no solo en el seno de corpo mater.