[spa] Meet My Hood: el Barrio Latino

Artículo publicado el 2 de Febrero de 2018
Artículo publicado el 2 de Febrero de 2018

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Es uno de los barrios simbólicos de París y también el más antiguo. Situado entre el Vº y el VIº distrito, cerca de la Catedral de Notre-Dame, podría parecer solo un destino turístico, pero con su universidad, sus liceos y sus librerias históricas es un sitio perfecto para los estudiantes como Alexandra. Bienvenidos al Barrio Latino.

Se encuentra a lo largo de la orilla izquierda del Sena, entre dos distritos. El Barrio Latino, a parte de sus miles turistas de todo el mundo, es una zona extremadamente vivaz y dinámica frecuentada por muchísimos jóvenes. Aquí, se encuentran las sedes de algunos de los institutos escolásticos franceses más prestigiosos como La Escuela de Bellas Artes, El Colegio de Francia y la Escuela Normal Superior. El núcleo de la vida estudiantil se concentra en la Sorbona, la universidad más antigua de Francia. En esta cuna del saber Alexandra ha realizado durante 11 meses su experiencia en el Servicio Voluntario Europeo, en el marco de Erasmus Plus. 26 años, nacida en Ucrania, la estudiante de relaciones internacionales ha trabajado para la Association Pavillonaise pour la Jeunesse et la Culture donde se ocupa de la educación extraescolar para niños y adolescentes. Ha elegido París "no solo por el idioma, sino sobre todo por su atmósfera viva y creativa, justo como son las calles del Barrio Latino".

"Nos vemos aquí con otros voluntarios Erasmus: punto de encuentro la estatua de Saint Michel". Es cómodo porque es accesible para todos con la RER y además porque ya nos sentimos como en casa". Las plazas están llenas de gente a todas horas tanto por el día como por la noche: estudiantes y profesores se reúnen en el bistrot para hacer una pausa y merodean curiosos entre los puestos de libros que se encuentran a lo largo de las estrechas calles. Aquí, los refinados olores de la cocina francesa se mezclan con los olores más condimentados de la cocina asiática, griega y marroquina. La denominación latino se debe a que en la época medieval los eruditos que vivían en la zona hablaban latín, como indica el propio nombre.

Con Alexandra nos encontramos en el Café La Terrasse, al lado de una de las entradas del Jardin du Luxembourg, "desde que estoy aquí se ha convertido en mi sitio preferido-cuenta la chica ucraniana- para leer, pasear o disfrutar de los días de sol. También vengo sola, adoro sentarme en frente del lago entre las flores"Nos encontramos muy cerca del núcleo original del Barrio Latino, más conocido como Abbazia di Sainte-Geneviéve, denominada como la patrona y potrectora de la ciudad. "Para mí, el verdadero corazón del barrio es en realidad Place de la Sorbonne- sostiene Alexandra con ojos soñadores- con sus fuentes y sus característicos cafés. Es un área peatonal tranquila que se sitúa en el Boulevard Saint Michel: una de las cosas que me maravilla es pensar que en los años de las revoluciones estudiantiles este sitio ha sido uno de los más turbulentos de la revolución francesa de mayo del sesenta y ocho".

El testimonio de los residentes

Uno se siente inspirado por tanta cultura. Por esta razón, Isabelle ha decidido abrir su propia librería L'Emoi des Mots en rue Descartes: "Es el deseo de una vida hecho realidad"- afirma la librera- propongo encuentros con escritores, presentaciones y laboratorios y se mezclan estudiantes, familias y turistas. Todos atraídos por la historia del barrio. En resumidas, ¡si pasas por aquí te entran ganas de leer y estudiar!"

En las paredes hay unas placas donde se puede leer los nombres de escritores como Zola, Hugo, Balzac o Fitzgerald, que testimonian su paso por el barrio. Y es que, también fueron muchas las casas que en el año 1800 y 1900 fueron refugios para pintores de fama internacional. Así, el Barrio Latino se presenta como una gran cuna de creatividad. Pero: ¿Hoy en día aún es así?

"A parte de alguna tienda demasiado cara hecha para los turistas- sonríe discretamente Alexandra- dar una vuelta por el barrio es como adentrarse en la película de Woody Allen Midnight in Paris, ¡parece que en cualquier momento puedas encontrarte con un genio del pasado! Quizás, la zona se ha quedado un poco anclada en este sentimiento de nostalgia. El barrio está hecho para personas como yo, un poco vintage". Para pasar la tarde, esta voluntaria Erasmus adora ir a la libreria que vende solo libros en inglés, la librería Shakespeare and Co, para sentarse y disfrutar de los transeúntes.

Pero la vida estudiantil no está hecha solo de libros. Lo que ha hecho que el barrio sea ruidoso y colorido han sido dos cosas: el paseo entre las creperie en rue Moffetard y el picnic en el Sena- explica Alexandra- en esas ocasiones pongo el marcapasos al libro y me dejo llevar por una atmósfera más lúdica. Para mí y para mis amigos esto describe el barrio."  El Jardin du Luxembourg cierra junto con el atardecer, bajo una expectacular luz anaranjada mientras Alexandra comenta: "Una vez finalizado el Servicio Voluntario Europeo he decidido quedarme en París.  De hecho, el Barrio Latino ha sido uno de los motivos de esta decisión..."

 Como escrivía Heminghway: "Si tienes la suerte de haber vivido en París en tu juventud, entonces, donde vayas, siempre irá contigo. París es en sí una fiesta". Y acaso, precisamente, ¿no son las mejores fiestas las del Barrio Latino?

¿Cuánto cuesta?

La gente

Los sitios del barrio

-Shakespeare and Co (37 Rue de la Bûcherie): una librería con una atmósfera mágica, con libros solo en inglés.

-Salone da Thé della Grande Moschea  (39 rue Geoffrey Saint-Hilaire): un sitio imperdible donde se puede tomar un té caliente por dos euros o también dulces con miel. Recomendado después de visitar la Grande Moschea.

-Café Laterrasse (145 Boulevard Saint-Michel): un café casual donde se puede tomar un aperitivo después de un paseo por los Jardines de Luxemburgo.

-Académie de la Bière (88Bis Boulevard de Port-Royal): pub para las mejores moules frites de París. Buenos precios y una buena selección de cervezas.

-College des Irlandais (65 de la rue du Cardinal Lemoine): su patio interior es una joya para leer en verano

-L'emoi des mots (25 rue Descartes): pequeña librería donde puedes encontrar libros curiosos y alternativos para sentirse como en casa en los sofás de Isabelle.

-DOSE (73 Rue Mouffetard): Café con patio cubierto. Puedes trabajar con tu pc mientras te tomas una tila. 

Cortile Brayer (22 rue Monsieur le Prince): aquí ha vivido el pintor Yves Brayer. En su patio hay estatuas.

-Au P'tit Grec (68 Rue Mouffetard): galletas como nunca las habíais provado. Mejor ir sin haber comido, porque sino no podréis acabarlas...

Este artículo forma parte del proyecto de cafébabel Meet My Hood, que tiene como objetivo dar a conocer y descubrir los barrios de las principales ciudades europeas. ¡Si quieres mostrar tu barrio escríbenos!