[SPA] ROMPECABEZAS UCRANIANO EN EL CONSEJO EUROPEO

Artículo publicado el 26 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 26 de Marzo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

(En di­recto desde la Cumbre) Reunidos ayer en el Consejo Europeo para abordar los principales temas económicos, financieros y energéticos, los veintiocho jefes de Estado y de Gobierno han visto cómo un invitado sorpresa (aunque no tan sorpresa) monopolizaba los debates. Se trata, como no podía ser de otra forma, de Ucrania.

Con­clu­siones con­tras­tadas

No obs­tan­te, con­vie­ne sub­ra­yar que el acuer­do «his­tórico» al que fi­nal­men­te han lle­ga­do los Vein­tio­cho, afec­ta a la Unión ban­ca­ria y al le­van­ta­mien­to del se­cre­to ban­ca­rio. 

Este po­si­ti­vis­mo se ha visto un poco en­tur­bia­do al co­mien­zo de la cues­tión ucra­nia­na. Aun­que Bru­se­las se mues­tre unida y firme fren­te a la Fe­de­ra­ción de Rusia,  solo se cons­ta­ta una cier­ta pru­den­cia, muestra de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea, cuyos in­tere­ses na­cio­na­les si­guen sien­do una prio­ri­dad.

Un «en­du­re­ci­mien­to» de las sanc­iones

«Se ha agre­di­do bru­tal­men­te a Ucra­nia y se ha vio­la­do la in­te­gri­dad de su te­rri­to­rio». Mar­tin Schulz, pre­si­dente del Par­le­mento Eu­ro­peo, al igual que el con­jun­to de jefes de Es­ta­do y de Go­bierno, de­nun­cia la ane­xión ile­gal de la pe­nín­su­la de Crimea a Rusia.

Tras el anun­cio de EE. UU., unas horas antes, de un au­men­to de la lista de las per­so­na­li­da­des afec­ta­das por las san­cio­nes (con­ge­la­ción de ac­ti­vos y prohi­bi­ción de vi­sa­dos), los eu­ro­peos les si­guen.

Se trata de un en­du­re­ci­mien­to de las me­di­das ya to­ma­das en res­pues­ta a la «falsa con­sul­ta» de la po­bla­ción cri­mea, de­no­mi­na­da de esta forma por François Ho­llan­de. Las san­cio­nes de grado dos sobre cua­tro ya son ob­je­to de dicha lista, a la que se han aña­di­do trece nom­bres. Se des­ve­la­rá hoy, pero, salvo sor­pre­sa, de­be­rá coin­ci­dir con la de los ame­ri­ca­nos.

Rus­sia se burla. Ya había ca­li­fi­ca­do estas san­cio­nes de «me­di­das que solo sir­ven para armar es­cán­da­lo», a tra­vés del in­ter­me­dia­rio del vi­ce­pre­si­den­te de la Duma. Rusia re­pli­ca a su vez hoy con una lista con­tra di­ri­gen­tes ame­ri­ca­nos. Se han to­ma­do otras me­di­das como la anu­la­ción de la Cum­bre UE-Ru­sia del pró­xi­mo mes de junio y del con­jun­to de en­cuen­tros bi­la­te­ra­les pre­vis­tos en el mismo pe­rio­do.

Una res­pues­ta gra­dual

La Unión Eu­ro­pea in­sis­te: se trata de san­cio­nes gra­dua­les. «Rus­ia debe com­pren­der que no puede con­ti­nuar, que tiene que dia­lo­gar», de­cla­ra­ba el jefe del Es­ta­do fran­cés ayer. Los Vein­tio­cho son cla­ros: no se con­tem­pla una in­ter­ven­ción ar­ma­da.

Una de­cla­ra­ción que res­pon­de a la de Es­ta­dos Uni­dos y que as­pi­ra a ma­ti­zar las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OTAN An­ders Fogh Ras­mus­sen. Eu­ro­pa, gran de­pen­dien­te del gas ruso pero tam­bién de las in­ver­sio­nes en di­ver­sos sec­to­res como el mer­ca­do de bolsa o el in­mo­bi­lia­rio, tiene de­ma­sia­dos in­tere­ses en juego como para arries­gar­se hasta tal punto.

Sin em­bar­go, Bru­se­las está pre­pa­ra­da para una «es­ca­la­da» y manda a la Co­mi­sión que pre­vea san­cio­nes más duras, de grado tres. Este punto tam­bién forma parte de la es­tra­te­gia di­sua­so­ria a la que han re­cu­rri­do los Vein­tio­cho.

La UE se de­ba­te entre fir­me­za y pru­den­cia

Este acer­ca­mien­to tan di­plo­má­ti­co, in­clu­so sim­bó­li­co, ya ha sido cri­ti­ca­do por los ucra­nia­nos, quie­nes piden más du­re­za. Más que la in­efi­ca­cia o la falta de me­dios, son los in­tere­ses na­cio­na­les y la in­ter­de­pen­den­cia de estas dos po­ten­cias las que de­ter­mi­nan la es­tra­te­gia. «Rus­ia es de­ma­sia­do im­por­tan­te en el plano in­ter­na­cio­na­l» sub­ra­ya­ba Mar­tin Schulz, quien re­cuer­da las cues­tio­nes siria e iraní, y el peso de Rusia en la ONU.

Ade­más, es cier­to que san­cio­nes de grado tres ten­drían con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas dra­má­ti­cas para el con­jun­to de Es­ta­dos miem­bros, que «al fin salen de la cri­sis» según Ba­rro­so y Van Rom­puy. Por ello, François Ho­llan­de ha con­fir­mado que se man­tie­ne el pe­di­do de dos bu­ques mi­li­ta­res Mis­tral, de mo­men­to...

¿Es­tra­te­gia de man­te­ner­se a la es­pe­ra?

Pocos cam­bios en la es­tra­te­gia eu­ro­pea que, si se en­du­re­cie­ra con me­di­das con­cre­tas, co­rre­ría el ries­go de en­fren­tar­se a la eter­na di­co­to­mía: co­mu­ni­ta­ris­mo fren­te a na­cio­na­lis­mo. El fren­te unido de la Unión se arries­ga a des­me­nu­zar­se al gusto de los in­tere­ses na­cio­na­les y a per­der así toda su cre­di­bi­li­dad en la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal. 

Los jefes de Es­ta­do solo pue­den es­pe­rar un cam­bio de ac­ti­tud por parte de Rusia para evi­tar dicho es­ce­na­rio. Se albergan esperanzas en la mi­sión de la OSCE, que debería volver a intentar un despliegue en Crimea «a la mayor brevedad». En caso de bloqueo, los jefes de Estado anuncian una misión de la UE. El quid de la cuestión es, ¿cómo la UE puede prosperar allí donde su organización para la seguridad y la cooperación ha fracasado?

La Unión Europea ha reafirmado esta mañana su apoyo a Ucrania firmando el acuerdo político de asociación en el momento en que la Duma ratificaba el tratado de integración de Crimea. En este contexto, el presidente Obama acudirá a Bruselas por primera vez, este miércoles 26 de marzo. ¿Apostamos que Ucrania estará en boca de todos?