[spa]¿Es el pacto nuclear con Irán una solución de beneficio bilateral?

Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Después de 10 años de negociaciones, el 14 de julio se firmó un pacto nuclear entre la república islámica de Irán y 6 potencias mundiales (EEUU, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) que hará historia. Sin embargo nos preguntamos, ¿qué se esconde detrás de este acuerdo?

A pesar de los esfuerzos,  tal y como el presidente Obama indica, “el pacto no se ha basado en la confianza sino en la inspección”, y el acuerdo sigue pendiente de largas negociaciones. Irán desmantelará la mayor parte de su infraestructura nuclear, mientras a las Naciones Unidas, USA y la Unión Europea les toca aliviar varias de las  sanciones impuestas al país a lo largo de los últimos 9 años.

Según las condiciones resueltas por el acuerdo, Irán acepta un compromiso de reducir en dos tercios la capacidad de enriquecimiento del uranio bloqueando instalaciones subterráneas en Fordo; las reservas del uranio menos enriquecido se reducirán en un 96%;  se procederá a retirar la central de centrifugado en Arak y se rediseñará de forma que ésta no genere cantidades importantes de plutonio; en el caso de que exista sospecha alguna de actividad nuclear, Irán deberá permitir la entrada a inspectores de la Unión Europea a diferentes lugares,  como por ejemplo emplazamientos militares. En el momento en que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) confirme que Irán haya accedido a la reducción de su programa, la ONU, EEUU y la UE se plantearán el levantar las sanciones.

Reacciones ante el acuerdo nuclear

En sus declaraciones, Barak Obama expone el acuerdo como una medida preventiva acertada frente a la posibilidad de que Teherán desarrolle una bomba nuclear. Además, ha prometido prohibir cualquier tentativa por parte de los republicanos que se manifiesten en contra del pacto nuclear. Javad Zarif, ministro de exteriores iraní, define el resultado de las negociaciones como una solución de “beneficio bilateral” aunque no sea del todo perfecta. 

Por otro lado, Netanyahu describe la situación como “una equivocación de dimensiones históricas”.  El presidente israelí se ha mostrado claramente decepcionado con el pacto, lanzando una petición de cancelación al congreso de los Estados Unidos . El sentimiento de inseguridad ha aumentado en el país sionista debido al final de las sanciones iraníes, ya que se baraja la hipótesis de que sean canalizados  billones de dólares para aliados militares como Hezbollah,  así como para enfrentamientos sectarios en Irak, Siria o Yemen.

Por parte de Europa, el presidente francés François Hollande se ha manifestado optimista ante tal avance, pero sin embargo advierte que “debemos permanecer en estado de alerta ante lo que Irán pueda hacer”. Tanto Frans Timmermans como Federica Mogherini comparten un discurso optimista felicitando el pacto y el esfuerzo que este conlleva. 

¿Cómo comenzó todo?

En 1953, poco después de la segunda guerra mundial, un plan orquestado por la CIA derroca con un golpe de estado al democráticamente elegido, y entonces primer ministro de Irán, Mohammad Mossadeq. Al igual que Hugo Chávez en Venezuela en el 2002, Mossadeq pretende nacionalizar la industria del petróleo de su país, movimiento que no convence a los Estados Unidos.

Más adelante, en 1979, da comienzo la revolución. El Shah de Irán, y marioneta americano Mohammed Reza Pahlevi, fue obligado a  abandonar el país. La revolución será el resultado  de varios meses de protestas y huelgas en contra de sus leyes. Con Pahveli fuera de Irán, el líder religioso del islam Ayatollah Khomeni vuelve de su exilio. El pueblo vota por un referéndum, y el 1 de abril el país es proclamado republica islámica de Irán.

Por otro lado, la crisis de los rehenes en la embajada americana en 1979/1981  sentencia un bucle de malas relaciones entre ambas naciones lo cual, no parece llegar a un fin ya que los últimos  52 rehenes no fueron liberados hasta pasados  444 días. Años más tarde en 1985/86, con Reagan en la presidencia, EEUU realiza una venta ilegal de armas con Irán  a cambio de la liberación de rehenes captados por Hezbollah en el Líbano, así como para dirigir las ganancias al grupo contrarrevolucionario encargado de derrocar al gobierno sardinista nicaragüense. Estos hechos, desembocarán en una importante crisis política en el parlamento de Reagan. En 1988, un barco de guerra americano derriba un vuelo de la compañía Irán Air en el golfo en el que fallecen todas las personas a bordo. Los Estados Unidos asegura que el Airbus iraní fue confundido con un caza de guerra.

En 1997, aún habiendo sufrido ataques reiterados hacia la República Islámica de Irán y su pueblo,  Mohammad Khatami, elegido presidente, pide un diálogo con el gobierno Americano, el cual nunca llega a producirse.

Acusaciones de George Bush contra Irán

Sin lugar a dudas , la mayor acusación sufrida por Irán ocurrió en el 2002, cuando el presidente Bush, en su discurso sobre el Estado de la Unión, califica a Irán como parte del “eje del mal”  junto con Irak y Corea del Norte. Ésta acusación carente de pruebas, cuenta con el apoyo incondicional de todos los medios de comunicación estadounidenses. La idea de  especulación albergaba en la mente del ciudadano americano, por lo que Irán estaba destinada a ser el próximo objetivo. A partir del 2002, un grupo de la oposición  revela que Irán se encontraba desarrollando  instalaciones nucleares (una planta de enriquecimiento de uranio en Natanz y un reactor en Arak)  y con ello da comienzo el temor nuclear y las sanciones. Como era de esperar, USA  denuncia la creación de un programa clandestino de armamento nuclear, lo cual Irán niega rotundamente.

Más de una década de diálogo e intentos discontinuos de compromiso, desembocan con un lote de sanciones por el problema nuclear; todas ellas impuestas por las Naciones Unidas a la República Islámica de Irán entre 2006 y 2010. Así mismo, la Unión Europea y EEUU decide extender  dichas medidas al sector financiero en el 2012. Estás sanciones bilaterales fueron implantadas a su vez en muchos otros países.

Acusaciones de Ahmadinejad contra EEUU

En  el 2005, con la elección de Ahmadinejad como presidente, las relaciones entre Irán y Occidente empeoran. Durante su discurso en las Naciones Unidas del 2010, el ex presidente iraní declara que una gran mayoría pensaba que el gobierno estadounidense había orquestado los atentados del 11 de septiembre. En el 2013 Hassan Rouhani toma la presidencia y las relaciones se suavizan hasta que, treinta años después, es otro presidente iraní  el que mantiene una conversación telefónica  con el mandatario de los Estados Unidos , Barack Obama.

Conclusión

Si tenemos en cuenta la cronología histórico-política entre EEUU e Irán, podríamos considerar a los Estados Unidos como los grandes vencedores. Irán, por su parte, se beneficia de la posibilidad de expandir su sector financiero mediante la captación de inversores externos en el momento en el que las sanciones finalicen. No obstante, recordamos que Irán tiene en su poder la cuarta reserva de petróleo más grande del mundo. Sin embargo, la exportación del mismo se va visto estrictamente bloqueada por dichas sanciones internacionales. Si el pacto nuclear es aceptado en el congreso y las sanciones se eliminan, el país podría llevar a cabo un aumento del 50% en su producción de petróleo con una consiguiente bajada de precio.

A pesar de todo, desde un primer momento, la cuestión radica en las razones  por las que Irán sufre estas sanciones. ¿Cuáles son los derechos que tiene un país como EEUU, o cualquier otro con un pasado de invasiones y conspiraciones,  para imponer sanciones sobre otro estado soberano? Al igual que con Iraq, no contamos con evidencias reales más allá de una sospecha de Occidente, en este caso EEUU, la cual ha sido, sin lugar a dudas, motivo suficiente para dictar negociaciones y pactos, y actuar como si la otra parte tuviera opción.  

Como he mencionado en artículos anteriores, estoy totalmente en contra de interferencias ya sean políticas o militares en otros estados, tanto directa como indirectamente ( o a través de golpes de estado).  Por medio de estas sanciones,  las Naciones Unidas, USA y la Unión Europea continúan empobreciendo el estado islámico basándose en temores políticos. A Irán no se le está ofreciendo nada nuevo, la única posibilidad que le quedaba de generar riqueza le fue arrebatada 9 años atrás, y aún así, indirectamente, EEUU obtiene un control legítimo de las instalaciones iraníes.

A pesar de todo, nos encontramos ante un pacto que hará historia teniendo en cuenta, no solo las pasadas relaciones entre Irán y Occidente, sino también la ubicación geográfica de dicho país en el mundo y con esto, su capacidad de abastecer con combustible a Oriente Medio.

.