Spot.us, ¿la anarco-información que salvará al periodismo?

Artículo publicado el 27 de Octubre de 2009
Artículo publicado el 27 de Octubre de 2009
Solo el 11% de los lectores pagan por la información en línea. Y entre el 89% restante que no paga, solo el 11% piensa que podría empezar a pagarla en los próximos 12 meses. Una mirada transatlántica a una alternativa lanzada por un joven estadounidense

(©David Cohn)"No es este árbol, sino mi fuerza para disponer de él constituye mi propiedad", es decir, "mi poder". Tomad esta frase de Max Stirner, el discípulo de Hegel que a mediados del siglo XIX se rebeló contra su maestro en nombre del individualismo anárquico, sustituid 'árbol' por la palabra 'información' y os haréis una idea bastante precisa de la revolución anarquista que Spot.us tiene intención de exportar al mundo de la información. Se trata de la primera página web de periodismo de investigación completamente financiada por los ciudadanos. El mecanismo es sencillo: los usuarios debaten y deciden en Internet qué tema querrían ver destripado por un grupo de periodistas implicados en el proyecto; los periodistas hacen una estimación de lo que podría costar la investigación y solo cuando se alcanza la cifra presupuestada a golpe de pequeñas donaciones (20 dólares de media) se ponen manos a la obra.

"Podemos comparar Spot.us con un mercado –explica David Cohn, su creador–; mientras en los demás contextos el periodista o el editor pueden comportarse como vendedores que de repente deciden no volver a ofrecer un determinado producto, en el nuestro es la demanda de los clientes la que determina cuándo y cómo se forma la oferta de noticias. En algo menos de 12 meses de vida –prosigue– hemos recaudado alrededor de 45.000 dólares de entre centenares de personas solo en San Francisco y hemos llevado a cabo 40 investigaciones".

(©Stefano Cingolani)La aventura de Spot.us, también financiada por la Knight Foundation, ha puesto sus bases en la bahía de San Francisco, con un corte periodístico local y fuertemente arraigado en las necesidades de las personas. En Europa todavía no existe algo parecido al principio del 'Crowdfunding journalism', literalmente, un periodismo cuyos fondos son aportados por los ciudadanos y, naturalmente, no faltan quienes dudan de su solidez: "Es cierto –admite Stefano Cingolani, opinionista del diario italiano Il Foglio–, muchas necesidades y experiencias nacen de abajo, pero el periodismo no puede ser solo ‘de proximidad’. Yo creo –sigue Cingolani– en la función de las élites, en su capacidad de dotar de sentido a los hechos y las noticias que de otra forma estarían desvinculados, creo en su capacidad de aportar perspectivas visionarias que pueden hacer reflexionar y movilizar a las masas. Lo que tal vez falta –concluye– es un auténtico pluralismo de estas élites".

Pero la idea de Cohn se sitúa precisamente en la vertiente opuesta: "Nosotros nos movemos dentro de un Estado mínimo, más cerca de la anarquía que del autoritarismo de la edición clásica". ¿Cómo llevarle la contraria? Decisiones difusas, cero editores, cero publicidad, cero presiones indebidas: si esto no es anarquía...