Sucede sólo en Italia

Artículo publicado el 27 de Febrero de 2006
Artículo publicado el 27 de Febrero de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

"Paese che vai, usanza che trovi" ("pueblo al que vas, costumbre que encuentras"), reza un refrán italiano. Es lo bueno de Europa. Presentamos diez situaciones made in Italy, esa extraña península con forma de bota, tan amada como cacareada por los europeos.

1. Un futbolista, Paolo Di Canio, se declara fascista y realiza saludos fascistas, sin que ello le cueste el rechazo continuo por parte de la federación de fútbol. En Alemania, por un simple gesto vulgar al público, Stefan Effenberg -mediocampista alemán- fue expulsado de la selección durante los mundiales de 1994 en los Estados Unidos. Italia año cero*.

2. En Italia los gestos vulgares los hacen también los políticos. Quien se sorprendiese por las declaraciones de Sarkozy cuando llamó "basura social" a los participantes en las revueltas de los suburbios franceses, debería ir a cualquier fiesta de la Liga Norte y escuchar las intervenciones de sus ponentes. Por ejemplo, las de Roberto Calderoli, ex-ministro italiano de Reformas recién dimitido por mostrar en televisión una camiseta con las caricaturas sobre mahoma, que el pasado mes de septiembre exhortó a los inmigrantes a "volver al desierto a hablar con los camellos, o la selva a bailar con los monos". Los políticos de la Liga Norte también son conocidos por sus propuestas innovadoras: "castración química" para los violadores y "cañonazos a los inmigrantes". Estoy con los hipopótamos***.

: palabra de Pietro Lunardi, Ministro de Infraestructuras y Transportes de Italia. ****.

3.

"Con la mafia y la camorra hay que convivir"

Cosas de Casa nostra

4. ¡Qué pena que la convivencia con la mafia haya costado la vida a personas valientes como el juez Borsellino, quien en su última entrevista concedida a dos reporteros franceses, habló de las investigaciones sobre Marcello Dell’Utri, brazo derecho de Berlusconi, e hizo alusión al blanqueo de dinero sucio de la mafia. Sin embargo, la exclusiva no encontró compradores en el panorama televisivo italiano, a menos que fuese a ser retransmitida a medianoche en un canal satélite. No es casualidad que Italia, según la organización Freedom House, haya descendido al septuagésimo puesto en la clasificación de la libertad de prensa, por detrás de países como Botswana o Namibia. En Europa, es la penúltima, por delante de Turquía; los dos únicos países libre sólo en parte. Hic sunt leones.

5. Llegamos al suculento capítulo sobre Política & Justicia. En torno a los problemas jurídicos de Berlusconi y algunos de sus colaboradores se está desarrollando una guerra civil entre la derecha italiana y la magistratura sin igual en los demás países europeos. Por un lado, la campaña del odio hacia los magistrados del primer ministro italiano; por otro, los togados, que en reacción a los insultos asumen una actitud cada vez más corporativista y politizada y no pocas veces deciden entrar en política. Sin olvidar las declaraciones de Berlusconi, que han pasado a la Historia durante la entrevista de The Spectator, donde decía que hacía falta ser un "perturbado mental" y "antropológicamente diferente" para elegir la carrera de juez.

6. Política & Justicia, segunda parte: ¿Cuántos imputados se sientan en los bancos del parlamento? Ventitrés entre Roma y Bruselas, citando al célebre cómico Beppe Grillo, quien añade: "antes esperabas un poco, y el político se convertía en delincuente; ahora, sin embargo, un delincuente espera unos años y se convierte en político". La vía más corta para evitar el aburrimiento de la cárcel.

7. A decir verdad, cuando se pasa por los tribunales italianos, nunca es tan corto el camino, hasta tal punto que la Corte Europea de Derechos Humanos ha amonestado ya a Italia 276 veces por la lentitud de los procesos. ¿Un ejemplo? Para los procedimientos penales, la duración media es de 1.491 días (datos de 2001); contando las inhibiciones de un juez a otro, los recursos al Tribunal Supremo, etc., así que intenten no cometer delitos en territorio italiano... Tempus fugit.

8. Otro capítulo interesante en el Belpaese** es la evasión de impuestos: cada año 200 mil millones de euros salen (o no entran como sí debieran) de las arcas del Estado. En este apartado la situación italiana es del todo atractiva, pues el delito de falsedad de cuentas ha sido finalmente abolido.

9. Si la separación de poderes languidece, sucede otro tanto con la separación entre autoridad espiritual y el poder temporal. El pasado mes de junio se votó para derogar una ley sobre la fecundación asistida. Esta vez, sin embargo, bajo la forma de referendo popular… en teoría. Los ciudadanos católicos siguieron al Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, Camillo Ruini, en su llamamiento a la abstención. Resultado: récord negativo de participación (25,9%) y gran satisfacción de la Iglesia. Chi vuol esser lieto sia*****.

10. Por último, la virilidad mediterránea. ¿Puede ésta al menos consolar a los italianos? Hasta cierto punto. Según una investigación de Durex, empresa líder en la producción de preservativos, ¡sorpresa! los hombres más activos del mundo son los húngaros, seguidos por lo búlgaros y los rusos. Nada les queda a los italianos, salvo quizá su reputación de latin lovers. Aunque ya ni eso al enterarnos de que son los griegos y no los italianos quienes están considerados como los mejores amantes en Europa.Amor omnia vincit .

* juego de palabras con el título de la película de Roberto Rossellini Alemania año zero.

**Belpaese: nombre utilizado por los italianos para referirse a su propio país.

*** Título de una película de Bud Spencer y Terence Hill, muy famosa en Italia. Bud Spencer, nombre artístico de Carlo Pedersoli, fue candidato por la región del Lazio con Forza Italia en las elecciones regionales de 2005.

****Cosas de Casa nostra: juego de palabras con Cose di Cosa nostra>/i>, libro sobre la mafia escrito por el juez Giovanni Falcone (asesinado por la Mafia en 1992, dos meses antes que el juez Borsellino) en colaboración con Marcelle Padovani.

*****"Chi vuol esser lieto sia,/ di doman non c’è certezza" (Quien quiera ser feliz que lo sea, del mañana no hay certeza): versos de un poema de Lorenzo de Médicis . (N. de la T.)