Suecia: Publicidad sexista... ¡Contra los hombres!

Artículo publicado el 14 de Febrero de 2011
Artículo publicado el 14 de Febrero de 2011
¿Prohibir un anuncio que hace del hombre un "puro objeto sexual"? Sólo los suecos podrían hacer algo así... En Francia, pese al control deontológico de la publicidad, las mujeres de 45 kilos están expuestas por todas partes para vender y despertar al deseo masculino. Sin embargo nadie atiende la libido de las consumidoras femeninas...
¿Serán los publicitarios franceses más perversos y misóginos que los suecos?

Cuando voy en bici al trabajo, suelo tener la suerte de cruzarme con una modelo en ropa interior. Esta mañana me tocó una chica Carrefour. Pero es aún mejor cuando voy en metro y veo a la maniquí del banco ING, que alegra las paredes de cemento con su provocante braguita naranja. Y es que los publicistas rebosan imaginación cuando se trata de asociar mujeres desvestidas a la imagen de un supermercado o un banco. A mí me va ese tipo de creatividad; nada mejor que empezar el día con la libido a tope.

"Puro objeto sexual"

EdificanteEso es porque me alegro de no vivir en Suecia. Allí acaban de prohibir un anuncio del operador de telefonía Boxer bajo el pretexto de que, presten atención, mostraba al hombre como "un puro objeto sexual, de una forma que el género masculino podría interpretar como ofensiva". ¡Ay, Suecia, país de la igualdad de género! En otros países como Francia hay una exposición de carne femenina que nunca cierra, mientras que en Suecia ya ni los hombres pueden ser usados como objeto de atracción sexual para vender. Hay Autoridades de Regulación Profesional sobre la Publicidad (ARPP) en 22 de los 27 países miembros de la Unión Europea: pese a lo que puedan pensar asociaciones feministas como las "Perras de Guardia" (Chiennes de Garde), que dicen que “los publicistas aumentan los estereotipos sexistas”, la imagen del ser humano está protegida por estos organismos deontológicos de “auto-disciplina”. Sólo en Francia se evalúan cada día unos 140 casos de anuncios más o menos conformes a la carta ética fijada, “teniendo en cuenta la opinión de las asociaciones independientes presentes en el Consejo Paritario de la Publicidad”, como precisa el director de l'ARPP, Stéphane Martin.

¡Clases de igualdad de género desde preescolar!

En este consejo no hay ni rastro de asociaciones feministas ni de gays y lesbianas... Pero Stéphane Martin tiene la honestidad de reconocer que “no se puede llegar a borrar todos los defectos”: “No se prohíbe la desnudez en sí”, me dice como si adivinase que me gusta fijame en cuerpos perfectos. “A veces una simple postura puede ser juzgada como degradante para un individuo”. Otro detalle importante: “El contenido del anuncio tiene que ser conforme al producto que se vende.” O más bien debería ser, porque, según las Perras de Guardia, “los publicitarios usan escenas de sexualidad o de violencia para cualquier producto como un yogur, un coche, etc”. Cuando estima que ha habido un abuso, un ciudadano puede reclamar la creación de un jurado deontólogico de la ARPP. Pero de momento la ARPP aún no ha recibido ninguna denuncia sobre hombres en posturas humillantes. Por lo tanto, la culpa no la pueden tener los organismos de defensa de los consumidores, ni la ley, y lo único que puede explicar la cantidad de mujeres desnudas sobre los carteles será la obsesión sexual de los publicitarios... En Suecia ya saben cómo mejorar las cosas. Desde preescolar, los niños aprenden la igualdad de género; ya no hay muñecas para las niñas y coches para los chicos: cada uno construye su personalidad sin tener que aguantar los marcos de las convenciones. A ver cuándo enviamos a nuestros publicitarios a unas cuantas clases de apoyo...

Ilustración: Portada: Pantallazo de un anuncio de Boxer prohibido en Suecia.