Suiza: ¿Será ilegal el matrimonio homosexual?

Artículo publicado el 1 de Febrero de 2016
Artículo publicado el 1 de Febrero de 2016

Mientras los medios de comunicación en Suiza a penas han empezado a hablar sobre este asunto, el Partido Demócrata Cristiano está intentando que la constitución recoja el denominado mariage pour tous ("matrimonio para todos") como una ilegalidad. 

Charlotte, una chica de 22 años, está sentada en una terraza de un café parisino del distrito cinco, bebiéndose una cerveza como a ella le gusta, "bien cargada".  Hace dos años que llegó a París para proseguir sus estudios en lenguas modernas. Pero ¿por qué Francia? "Soy lesbiana. Tenía ganas de vivir mi vida lejos de mi familia". A pesar de que sus padres hayan aceptado su sexualidad, Charlotte quería, "como todas las chicas de su edad", irse a vivir lejos de su ciudad. Además, recuerda haber seguido el debate sobre la cuestión del matrimonio homosexual en Francia (el conocido comúnmente como mariage pour tous, "matrimonio para todos") en 2013: "El discurso de los detractores del matrimonio homosexual era de una violencia inaudita".

El 2013 también fue el año en el que, en Suiza, el Partido Demócrata Cristiano (PDC) presentó la siguiente iniciativa popular: Pour le couple et la famille – Non à la pénalisation du mariage ("Por la pareja y la familia — No a la penalización del matrimonio"), que será sometida a votación el 28 de febrero de 2016. Esta iniciativa tiene como objetivo poner fin a la diferencia fiscal que padecen algunas parejas casadas o en concubinato, así como garantizar que la constitución establezca como definición de "matrimonio" la unión entre un hombre y una mujer. A Charlotte le da rabia y se pregunta si algún día volverá a su país natal para quedarse: "Existe un problema fiscal que hay que arreglar, pero hay quienes quieren excluir a las parejas de lesbianas, gais y transexuales de la definición de 'matrimonio'. Y esto es alarmante. Como acabe escrito en la Constitución, adiós a mis derechos".  

La penalización fiscal chirría a los nuevos matrimonios y parejas que se han registrado desde 2007 (parejas de hecho), que se verían afectadas por este texto. De hecho, en Suiza las parejas casadas y las parejas de hecho pagan más impuestos y, al  jubilarse, reciben una pensión menos elevada que los concubinatos. Este es el argumento principal al que alude el PDC al proponer esta iniciativa que afectaría a 80.000 parejas, es decir, a un 2% de la población suiza. Asimismo, para alcanzar este objetivo, el PDC propone inscribir en la Constitución que el matrimonio "es la unión durable entre un hombre y una mujer", lo que exluye automáticamente a las parejas del mismo sexo.   

Ciudadanos "víctimas de la trampa"  

A pesar de los anuncios de las asociaciones LGBTI sobre la definición de "matrimonio" que se ofrece en la iniciativa, esta votación que tendrá lugar el 28 de febrero ha pasado desapercibida. No obstante, un sondeo GFS para la SSR (Société Suisse de Radiodiffusion et Télévision, ndlr), publicado el pasado 22 de enero de 2016, mostró el respaldo de los suizos a esta iniciativa del PDC.

Para Didier Bonny, miembro de la asociación Pro Aequalitate, este sondeo ha despertado la conciencia política: "Está claro que dan ganas de votar a favor al ver el título de la iniciativa. Pero si se investiga un poco, esta posee una repercusión discriminatoria, pero también económica, ya que esta iniciativa le va a costar cara a Suiza". Sobre este asunto, Didier Bonny ha recordado en un texto de la página de la Asociación 360: La iniciativa costará 4.000 millones al año, por lo que las arcas públicas recibirán 2.000 millones menos. 

Los resultados del sondeo han preocupado a la clase política hasta tal punto que la izquierda y la derecha se han unido. Didier Bonny explica que el Partido Socialista Suizo y los Verdes "apoyan a la comunidad LGTBI, al igual que el Partido Liberal Radical (PLR) y los Verdes liberales, que son partidos de derecha". Los partidos no sólo apoyan la idea de hacer pagar impuestos de forma individual más que de forma comunitaria, sino que también quieren decir "no" a esta iniciativa que discrimina a las parejas del mismo sexo. Por este motivo, se organizó una rueda de prensa el pasado 27 de enero para hacer un llamamiento al rechazo de la iniciativa del PDC. 

Si el resultado de la votación terminase siendo negativo, Didier Bonny se pregunta si "la gente habrá votado a favor del matrimonio homosexual, a favor de la imposición fiscal individual o a favor de ambas opciones". Sin embargo, para este miembro de la asociación Pro Aequalitate, lo más importante sigue siendo que los ciudadanos rechacen la iniciativa, independientemente de sus motivaciones. 

Se trata también de informar mejor a los ciudadanos sobre el texto de la iniciativa del PDC y sobre la asociación Pro Aequalitate, que fue fundada el 29 de agosto de 2015 con el fin de luchar y de poner por delante los asuntos relacionados con la comunidad LGTBI. La asociación ha iniciado una gira llamada "Avançons ensemble" ("Avancemos juntos"), como campaña por el "no" a la iniciatica del PDC. Se trata de hacer una gira por Suiza con el fin de hablar con los ciudadanos e informarles sobre el texto. La gira empezó la semana del 11 de enero de 2016 al este de Suiza. Después de pasar por Berna el 30 de abril, la gira pasará por Biel el 4 de febrero; por Neuchâtel, el 11 de febrero; por Lausana, el 13 de febrero; y concluirá en Ginebra el 20 de febrero, 8 días antes de la votación.  

Una primicia mundial

Si se acaba votando la iniciativa del PDC, esto supondrá una contradicción con el artículo ocho de la Constitución suiza, que prohíbe toda discriminación fundamentada, sobre todo, en el "estilo de vida" de cada uno. Cabe recordar que ya se aprobó una ley sobre las parejas de hecho exclusiva para los homosexuales, que entró en vigor en 2007 tras su aprobación con el 58% de los votos a favor en un referéndum celebrado en 2005. Así fue como Suiza pasó a ser el primer país del mundo en reconocer, por el pueblo, a las parejas del mismo sexo.   

Sin embargo, el 1 de septiembre de 2015, la Comisión de Asuntos Jurídicos del Consejo de los Estados dio el visto bueno (con 7 votos a favor frente a 5 en contra y una abstención) a la apertura del matrimonio civil para las parejas homosexuales, lo que cerraría la puerta durante varios años de matrimonio homosexual civil. Tras haber sido condenada por Amnistía Internacional, la iniciativa será votada el 28 de febrero de 2016.  

Tal y como nos recuerda Didier Bonny, si los ciudadanos suizos votasen a favor de la iniciativa el PDC, el país sería "el primer país de Europa occidental en adoptar una medida que prohibiese el derecho de las parejas homosexuales a contraer matrimonio".