“Survivalismo” y el fin del mundo: ¡sálvese quien pueda!

Artículo publicado el 11 de Septiembre de 2012
Artículo publicado el 11 de Septiembre de 2012
Tras los atentados del 11 de septiembre y teniendo en cuenta el contenido de un nuevo programa de televisión titulado Last family on Earth (La última familia en la Tierra en castellano), parece ser que los estadounidenses están fomentando una subcultura cada vez más importante: los survivalistas, especialmente ahora que se aproxima el 21 de diciembre de 2012.
Sin embargo, un estudio de National Geographic revela que los europeos se preparan también concienzudamente para un posible fin del mundo.

Tienes miedo. La vida no te está regalando nada. Con un doctorado en Ingeniería Mecánica en el bolsillo, experiencia en el sector y un centenar de misiones en varias ONG, acabas como hombre-anuncio en un estadio de fútbol. Tienes 27 años y un contrato precario. Cada vez que recibes una carta en la que te dicen que no te han aceptado en un trabajo temporal, acercas un poco más tu puf de Ikea a la bombona de gas. Sí, sobrevives, pero no te puedes considerar un survivalista.

Conforme se acerca el 21 de diciembre de 2012, el survivalismo inspira al canal National Geographic. La cadena de televisión estadounidense ha tenido la brillante idea de producir una serie de diez capítulos en la que presenta a familias del país preparándose meticulosamente para el fin del mundo. Entre el calendario maya y la psicosis provocada por los atentados del 11-S, es necesario ser prudentes. Los survivalistas quieren, por encima de todo, poder afrontar serenamente una hipotética catástrofe con la esperanza de resistirla.

Y, a todo esto, ¿qué hacen los europeos? Para empezar, que sepamos, los Estados Unidos no tienen el monopolio del miedo. Y esto lo ha entendido National Geographic. Además de la serie de televisión, la cadena ha dirigido un estudio para determinar los miedos de los europeos acerca del porvenir. Primera lección: un 82% temen la crisis económica y sus consecuencias. Pero, con perdón, eso nos parece una bobada. En nuestra humilde opinión, uno no se puede preocupar de una cosa a partir del momento en que ya existe. Pregunten a españoles, italianos y griegos: hace tiempo que han dejado de tener miedo.

Orgía gigante

Sin embargo, la principal conclusión de este sondeo realizado en línea sobre una población de entre 18 y 49 años en dieciséis países de Europa destaca el aumento del miedo al terrorismo y la preparación en el caso de que llegue el apocalipsis.

Para empezar, el 22% de los encuestados temen otro ataque terrorista. Mientras que los países del sur tienen, francamente, otras cosas en las que pensar, el canguelo por un posible ataque es mucho más elevado en los países del norte de Europa como el Reino Unido, Rusia y Noruega. Un año después de la masacre de Utøya, un 25% de los encuestados noruegos continúan mencionando el terrorismo. Son cifras que pueden parecer paradójicas teniendo en cuenta que se considera a los países escandinavos y a Alemania como los más seguros. ¿Su argumento? La estabilidad económica parece ser sinónimo de seguridad, pero no protege de las bombas.

Finalmente, el estudio revela que un 32% de los europeos declaran estar preparándose para el fin del mundo. La mitad de nuestros conciudadanos afirman que harían las cosas distintas si supieran que el 21 de diciembre de 2012 iba a ser nuestro último día. Pero, cuidado, lo mejor está por llegar. El 25,9% afirma que ante una catástrofe como un sunami, un terremoto o un suceso al estilo Melancolía (Lars von Trier, 2011) comería todo lo que quisiera y tendría más relaciones sexuales. Pinta bien. Y como los survivalistas prevén las cosas a lo grande, en las redes sociales se ha empezado a organizar una orgía gigante para los supervivientes del 2012. Actualmente ya cuenta con 15.000 participantes. A saber si nuestro hombre-anuncio se habrá apuntado…

Fotograma: © cortesía de la página oficial de Take Shelter (Jeff Nichols, 2011). Vídeo: “Doomsday Preppers”, (cc) NationalGeographic/YouTube.