Talent Campus: jóvenes cineastas del mundo en la Berlinale

Artículo publicado el 20 de Febrero de 2008
Artículo publicado el 20 de Febrero de 2008
Entre el 9 y el 14 de febrero, la sexta edición de el “Berlinale Talent Campus” concentró a 350 jóvenes cineastas de todo el mundo en la capital alemana.

Como en anteriores ocasiones, el importante Festival de Cine de Berlín -la Berlinale– ha llegado a su fin. Muchas estrellas del celuloide, películas internacionales, brillo y glamour. Un evento que desde sus inicios en 2003 va acaparando lenta pero constantemente la atención del público es el “Berlinale Talent Campus”. Cada año, más de 350 jóvenes cineastas de todo el mundo vienen a Berlín para ampliar sus conocimientos en talleres, conferencias y sesiones de debate, así como para compartir su arte con los demás. El Campus acoge a jóvenes actores, directores, productores, guionistas, camarógrafos y a todos aquellos que participan en el proyecto cinematográfico, junto a prestigiosos expertos en el Séptimo Arte.

Durante seis días se oferta mucho en el gran número de eventos que tienen lugar en el Teatro Hebbel de Berlín, ubicado en el cosmopolita barrio de Kreuzberg. Las ofertas van desde "¿cómo venderme para un casting?" a "¿cómo puedo difundir mi película en Internet" o incluso "¿cómo puedo conseguir financiar mi película mediante la cooperación internacional?". El principal tema de este año fue la exploración de emociones y se desarrolló a través de todas las especialidades de la realización cinematográfica: la filosofía que está detrás, la preparación, el rodaje, la postproducción y, por último, la distribución.

Joven realizador en el Talent Campus (Foto, ©berlinale-talentcampus.de)

Películas a toda velocidad desde el garaje

Uno de los momentos más destacados es el estudio de garaje. Fueron seleccionados cuatro directores para liderar este especial proyecto de dirección entre los más de 70 aspirantes. La tarea parece sencilla para un profano en la materia, pero para cada uno de estos cineastas constituía un verdadero reto: en un solo día debían rodar y montar una película, y luego hacerla llegar al gran público a través de Internet. Para encontrar su equipo de rodaje, los jóvenes directores podían contar con otros participantes que se hallaban disponibles en la base de datos.

Así pues, como el año pasado, trabajaron juntos cuatro equipos internacionales y bien coloridos. Con mucha dedicación y pocas horas de sueño, surgieron cuatro cortometrajes diferentes entre sí -On time, Eddi, It Could Happen to You y The String Puppet-, que fueron presentados al público sobre una gran pantalla bajo el título de Four flicks for clicks durante el último día del Campus.

Podría pasarte

Eche un vistazo a los otros 3 vídeos Flicks for clicks del Garage Studio aquí an

Una semana repleta de películas, talleres, debates y contactos: ¿qué se hizo para los participantes?

Julia, procedente de Polonia, es ya una exitosa actriz. Cuando apenas había concluido sus estudios en la Escuela Nacional de Wroclaw, fue contratada en Alemania para actuar en Lichter, la premiada película de Hans Christian Schmidt. Ella está entusiasmada tras la semana en Berlín: "Para mí, el Talent Campus ha sido una gran oportunidad para conocer gente nueva de diferentes países". A Julia le han impresionado en especial las distintas maneras de interpretar que se han podido observar. "Por supuesto existen diferencias. Las personas procedentes del Este de Europa son quizás un poco más reservadas y se expresan casi con austeridad; los italianos y los españoles, sin embargo, son muy dinámicos. Esto es emocionante". En el Talent Campus le gustaron, sobre todo, los talleres orientados a la interpretación y la atmósfera tan inspiradora que se creó.

Laure, de Lyon, no pudo sacar tanto provecho de los talleres porque hubiera preferido tratar más sobre aspectos artísticos que sobre autopromoción. Ella asiste a la Escuela Nacional del Teatro de Lyon y pronto se subirá a los escenarios en Nancy. Esta francesa necesita el Talent Campus para conocer gente nueva y ver el máximo número de películas posible. Aunque quizás también para sentirse como una adolescente, pues en esta breve pero intensa comunidad tiene posibilidad de conversar y compartir su recordadas experiencias escolares con otros jóvenes artistas, cuando se hace de noche y ya están tumbados cada uno en su litera.

La idea de que el concepto de Talent Campus de sus frutos y de que las estrellas del mañana se puedan ver aquí hoy no es papel mojado. El mexicano Fernando Eimbcke, que participó en este Talent Campus en anteriores ocasiones, fue invitado este año a la Berlinale “de verdad” como director de Lake Tahoe. Muchos jóvenes Talentos de esta edición podrían seguir sus pasos.