Tapas, fiesta y olé. Tópicos típicos en Sevilla

Artículo publicado el 10 de Junio de 2008
Artículo publicado el 10 de Junio de 2008

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El barrio de Santa Cruz, en el casco antiguo de Sevilla, es como un museo de folklore andaluz al aire libre, rodeado de construcciones de una belleza rara e impresionante, muy dado a representar los estereotipos que de España tienen turistas distraídos.

El turista se queda boquiabierto: al mismo tiempo árabe, católica y judía. Exuberante y cálida. Sevilla es un monumento exótico a la grandeza histórica y cultural. En frente, la Giralda. A la izquierda, los jardines del Alcázar. Abunda el rojo y el gualda.  Tiroteos de flashes. Bienvenidos a Santa Cruz.

Aquí, todo esá previsto para satisfacer a los turistas que llegan ávidos a España: figurillas flamencas, pequeñas bailaoras de plástico, sangría. Y olé. Volantes de lunares y castañuelas se muestran ordenadas entra las terrazas de los cafés y restaurantes donde podemos probar las tapas variadas, durante todo el día, o refrescarnos con una jarra de sangría, por solo ocho euros. Santa Cruz es la representación, en versión multicolor, de una España cliché. 

Sangría, Tapas y Flamenco.

Vista de la catedral de Sevilla.

Turistas haciendo cola a la entrada del Alcázar.

Las empanadillas, plato típico español, flamenco, y un cochero que se echa una siesta

"

La "tostá", a base de pan, tomate y jamón. Una tapa típica.

Turistas en un bar del centro (izquierda). Detalle de un anuncio de una boda (derecha).

Todas las fotos son de Bénedicte Salzes.