Tender Son- The Frankenstein Project

Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2010
Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2010
El director húngaro Kornél Mundruczó, que ya aburrió a los sevillanos hace dos años con Delta, vuelve a hacerlo con su particular visión del mito del moderno Prometeo o, como es más conocido, Frankenstein. Tender Son- TheFrankenstein Project comienza siguiendo a un director de cine y teatro que busca a una persona que sea materia viva, para su próximo proyecto.
No quiere actores, quiere personas que de verdad hayan sufrido lo que los personajes. Durante los castings conoce a un perturbador joven que terminará sembrando la destrucción alrededor del director. Y es que él es el creador de ese monstruo.

Que nadie se acerque a esta película pensando que es una fiel traslación de la novela de Mary Shelley a la actualidad. Aquí no hay ni científicos megalomaníacos, ni monstruos creados con piezas de saldo de cadáveres. Mundruczó ha optado por tratar de rescatar la esencia de la novela: la del ser incomprendido que destruye por la rabia que le produce el no ser aceptado. Aquí el director sería Victor Frankenstein, padre del chico y rol que compartiría con la madre de éste. El monstruo obviamente es el joven abandonado de pequeño en un orfanato, donde ha estado falto de amor y cariño hasta que ha conseguido escapar y vuelve para reclamar aceptación. En el patio de vecinos dónde transcurre toda la historia, conocerá a su hermanastra y decide casarse con ella y fugarse al igual que en la novela el monstruo reclama a su creador una compañera.

Lamentablemente Mundruczó opta por un ritmo demasiado pausado con planos fijos larguísimos, silencios y casi total ausencia de banda sonora. Los personajes no están bien construidos, uno no sabe por qué actúan de ese modo y la película no capta el interés del espectador salvo cuando sucede algún asesinato. Además, la cosa se agrava ya que el film carece tanto de principio como de final. El espectador siente que no ha visto nada más que el esbozo de una historia que no acaba, no porque tenga un final abierto sino porque directamente no lo tiene. Mundruczó es pretencioso en ese sentido queriendo que sea el propio espectador el que elabore su historia, pero se olvida de darle los suficientes elementos para elaborarla.

Tender Son- TheFrankensteins Project es un film completamente fallido. Un cortometraje alargado hasta lo indecible del que uno no puede extraer nada. Si Mary Shelley levantara la cabeza…

Samuel García