Terremoto en Italia: lecciones de una catástrofe

Artículo publicado el 8 de Abril de 2009
Artículo publicado el 8 de Abril de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En el terremoto del pasado lunes que sacudió la región italiana de los Abruzos fallecieron más de 200 personas, miles resultaron heridas y alrededor de 100.000 se quedaron sin techo. Mientras los voluntarios continúan todavía buscando supervivientes, la prensa europea saca las primeras lecciones de la catástrofe

La Stampa - Italia

Tras la catástrofe sísmica, el periódico liberal La Stampa critica la negligencia de las autoridades del departamento de Obras: "El terremoto de estos días da cuenta [...] de edificios construidos rápidamente y con ahorro, intentando gastar la menor cantidad de hierro posible y unos pilares ricos en arena y pobres en cemento. [Da cuenta además] de las empresas constructoras irresponsables y de unos contratistas públicos sin escrúpulos ni rigor, [...] de al menos dos décadas de una edificación embriagada por la velocidad y la potencia muscular. [...] Tenemos en Italia uno de los centros sismográficos más renombrados (en Pavia) y una de las oficinas de Protección Civil más eficientes, generosas y rápidas del mundo, pero que carece de la idea de una emergencia constante derivada de decenios de descuidos y superficialidad. Ese tipo de emergencia que [...] requiere con urgencia absoluta el cambio de un estado de cosas insostenible. Porque justamente esta es [...] la última paradoja que viene de los Abruzos: nos llenamos la boca con la palabra 'sostenible' sin darnos cuenta de las miles de construcciones que ya no se sostienen más por sí mismas".

Stefano Boeri

La Repubblica - Italia

El diario liberal de izquierda La Repubblica comenta la imagen de Italia que recogen los medios internacionales tras el terremoto: "Al leer los periódicos internacionales de estos días se entiende al instante que un terremoto en Italia no tiene el mismo efecto que un terremoto en Japón. [...] Italia, como está descubriendo el mundo, está totalmente fuera de las normas. Nadie construye respetando las obligaciones legales que [...] no evitarían con seguridad los terremotos que ocurren también en Japón y en California [...] pero que son un recordatorio del cuidado y a la vez del coraje de vivir. [...] Y aunque no logremos dominar la fuerza devastadora de la naturaleza, nunca más podrán decir que este es un país fuera de la ley. [...] Tenemos que aplicar todos juntos la técnica antisísmica y medir el hierro que contiene el cemento. Necesitamos constructores, superintendentes, legisladores y jueces de hierro".

Francesco Merlo

Frankfurter Allgemeine Zeitung - Alemania

Tras el temblor de tierra registrado en los Abruzos, el Frankfurter Allgemeine Zeitung responsabiliza a los políticos: "Muchas casas fueron construidas sin autorización o ampliadas de manera ilegal. Los gobiernos que en última instancia decretaron una amnistía por ello, la última vez bajo el mandato de Silvio Berlusconi en los años 1994 y 2001, pudieron ganarse una particular simpatía. Pero, debido a la amnistía, nunca se controlaron las características técnicas de las casas. Bastaba con que los constructores pagaran el permiso de construcción a la Administración. [...] El Ministerio de Transporte e Infraestructura ha anunciado entre otras cosas que el terremoto de L'Aquila ha producido solo en edificios públicos daños que ascienden a más de 1.300 millones de euros. A su vez, el jefe de Protección Civil de Italia, Guido Bertolaso, había calculado ya hace años que a largo plazo resultaba más barato protegerse de las catástrofes que tener que cubrir los daños cada vez que se producen. Sin embargo, hasta ahora no ha podido mover a la acción ni a los italianos ni a sus políticos". 

"Resulta más barato protegerse de las catástrofes que tener que cubrir los daños cada vez que se producen"

Tobias Piller

Corriere del Ticino - Suiza

Un sismólogo aficionado habría predicho el terremoto en base a los niveles de radón en la aguas subterráneas. El periódico Corriere del Ticino escribe: "Un científico desconocido, pero genial, realiza un gran descubrimiento, que es sin embargo ignorado y posteriormente se descubre que tenía razón. El protagonista es el 'experto en terremotos' Gioacchino Giampaolo Giuliani, que [...] se ha convertido ahora en una suerte de héroe nacional. Giuliani no es un experto, sino un técnico. [...] Una señal más certera y fiable que pudiera prever a tiempo [...] un terremoto sería el Santo Grial de la sismología. Pero este no es el caso del comportamiento del gas radón anunciado por Giuliani. ¿Cómo puede entonces tenerse al gas como un indicador fiable? Eso puede hacerse solo si uno tiene otras intenciones. Por ejemplo, contar una historia creíble, conmover al público, crear un héroe de la nada o poner al Gobierno en aprietos. Intenciones que pueden servirle ciertamente a alguien, pero que nada tienen que ver con la ciencia.

Marco Cagnotti

Libération - Francia

El periódico Libération se ocupa de la fuerza hostil de la Tierra: "La Tierra no es una madre. En el mejor de los casos es una madrastra. Los terremotos, los tsunamis, [...] nos hacen recordar esta realidad cruel. Son desgracias sin sentido. No se pueden imputar a los seres humanos, que no tienen la capacidad de prevenirlos o de protegerse realmente de ellos. Solo los creyentes extremos se los atribuyen a Dios o al Diablo. Proceden con una fatalidad impasible. Este absurdo lleva a remarcar dos aspectos de rabiosa actualidad. Si bien la naturaleza es una víctima que con justicia debe ser salvada, es a su vez y sobre todo una entidad no-humana que habitamos por la violencia a fuerza de ingenio y de lucha. Según esta filosofía de indiferencia hacia los hombres resulta, en principio, como el mar, una fuerza hostil. Debe ser protegida, pero uno debe a su vez protegerse de ella".

Laurent Joffrin