The Monastery: Mr. Vig and the Nun

Artículo publicado el 8 de Noviembre de 2007
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 8 de Noviembre de 2007
Dinamarca, 2007 : Pernille Rose Gronkjaer Dirección : Documental Género Freud decía que si soñabas con una casa, esa casa era una metáfora de cómo eras tú, como era tu mundo interior. El sueño de convertir un castillo ruinoso en un Monasterio ortodoxo puede entonces definir al personaje protagonista de este cariñoso documental: Mr. Vig, de 86 años.
Para la ejecución de tal sueño Mr Vig toma la ayuda de unas monjas, entre las que se encuentra la hermana Ambrosijae.

the_monastery.jpg

El documental muestra entonces cómo con la llegada de estas nuevas personas en la vida de Mr. Vig empieza un viaje paralelo a la transformación del castillo, y es el viaje personal de darse cuenta de que quizás está tan comido de soledad y polvo como las paredes que ahora quiere convertir, y que por tanto si quiere abrir nuevas salas para un Monasterio también tendrá que abrir nuevos espacios en su vida para los demás, y para sí mismo. Mr. Vig en su hazaña nos recuerda un poco a ese Don Justo Gallego, a ese personaje famoso en España por estar construyendo desde hace décadas una Catedral en el Pueblo de Mejorada del Campo (Madrid) con basura, y que todos pudimos ver como ejemplo de superación en un anuncio de una bebida energética. Mr. Vig al igual que Don Justo tiene un sueño “espiritual”, un sueño con “puertas divinas” y divertidos caminos. El documental, que se ha presentado estos días en la ciudad hispalense, fue rodado durante varios años por la cineasta Pernille Rose y se alzó el pasado 2006 como la película ganadora en la , que es el lugar de mayor encuentro europeo de documentalistas, compradores y público.

International Documentary Film Festival of Amsterdam

es un entrañable y conseguido retrato sobre un hombre, y a más, sobre la idea de hacer realidad los sueños, pues muchas veces conlleva hacer un camino más difícil del que pensamos, pero tal dificultad entraña el misterio de tomar una lección no aprendida, tengamos 20 años, 40 u 86. Como es el caso de Mr. Vig.

The Monastery

Paola García Costas