The Reader: el pasado nazi en la Berlinale

Artículo publicado el 8 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 8 de Febrero de 2009
Basada en el bestseller del escritor alemán Bernhard Schlink, esta conmovedora película de Stephen Daldry (Las Horas, Billy Elliot) ha sido una de las adaptaciones cinematográficas más esperadas de la Berlinale. Un intento de acercarse éticamente y tomar responsabilidad con los crímenes del Holocausto que se entrelaza con una desafortunada historia de amor para formar, así, este filme excepcional.
El aspecto más destacado de la película es la fenomenal Kate Winslet que fue merecidamente galardonada con un Globo de Oro por el papel de Hanna Schmitz.

Al principio, El lector (The Reader) se centra en la relación entre una mujer adulta y un adolescente. Contra viento y marea, Hanna Schmitz (Kate Winslet) y Michael Berg (David Kross) intentan aprovechar al máximo los breves momentos que el destino les lleva a compartir. Es una historia de amor, pensé cuando leí el guión, dijo Kate Winslet, después de la proyección. Pero no son las citas apasionadas, baños y viajes los que les llevan a un final traumatico. Sinó el vergonzoso secreto de Hanna y el idealismo de Michael lo que les separa de ser una pareja feliz.

Entonces la película se torna más oscura: somos testimonio del juicio contra seis mujeres; ex-celadoras del campo de concentración de Auschwitz. Una de ellas es Hanna Schmitz a sus 43 años. Algunos estudiantes de derecho siguen el juicio, incluido el joven Michael Berg, quien, totalmente conmocionado, reencuentra a su amada por primera vez después de que ella desapareciera sin dejar rastro unos años atrás. Hanna, acusada de asesinar a 300 prisioneros judíos en Auschwitz, prefiere alegar su culpabilidad a tener que confesar su analfabetismo para que el juez cambie su veredicto. Cuando le cantan la sentencia de cadena perpetua, Hanna se da cuenta de la inmensidad del dolor que ha causado y de que nunca conseguirá redimir su culpa.

Culpabilidad y vergüenza

El juicio no trata de decidir si los crímenes del Holocausto fueron incorrectos o no, explica el profesor a sus estudiantes, sinó de determinar si esos crímenes estaban en concordancia con la ley vigente en el momento en el que se cometieron. Los jóvenes abogados no aceptan tan limitada interpretación sobre la responsabilidad de los crímenes - preferirían simplemente castigar severamente a los culpables directamente. La pregunta es si ese es siquiera un procedimiento posible. Culpabilidad y vergüenza son los dos temas principales tratados en la narración. Como se muestra en la historia de Hanna, la historia de Alemania puede afectar a nuevas generaciones que no pueden admitir la historia de su propio país. La decisión de proyectar el filme en la Berlinale habla del alto compromiso y la valentía de los organizadores del festival.

Kate Winslet: una actuación extraordinaria

Kate Winslet lleva a cabo una actuación extraordinaria en el papel de Hanna. Al retratar la compleja psicología de su heroína ha confirmado, una vez más, su talento. Para mi fue una experiencia muy complicada, sentí una gran responsabilidad de mostrar el difícil equilibrio entre el increíble sentimento de vergüenza [de Hanna] y el de culpa que empieza a sentir en la carcel. También supe que tenía que convertirla en un ser humano, una mujer, dice la estrella británica.

Ralph Fiennes, su pareja en alguna de las escenas, ni desarrolla un papel demasiado asombroso ni el guión le da la oportunidad de hacerlo. El más joven del equipo, David Kross, de 18 años, lleva a cabo muy bien su papel.

El director acertó, la singularidad de la producción se basa en mostrar la naturaleza trágica de la guerra y del Holocausto, pero no des del punto de vista de las víctimas, sinó del de los perpetradores. El lector no es un simple filme unidimensional; requiere al espectador que se comprometa y se concentre y ahí es donde se alla su fuerza.

Sepa más sobre el Festival de Cine de Berlín, revistas y noticias desde la alfombra roja en nuestro blog Berlinale.