'The reunion', odiosa loca

Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2013
Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2013

¿Quién no ha sido víctima y/o verdugo durante su infancia en el colegio? ¿Quién no ha sentido alguna vez recelos a pesar de la edad adulta alcanzada de su pretérito? Si alguien presente está libre de pecado, que levante la mano en la sala o calle para siempre. Así me quedé tras ver The Reunion, la peor película que he podido ver en mi vida.

Ficha técnica

País: Suecia

Año: 2013

Dirección: Anna Odell

Duración : 83 minutos

Reparto: Ana Odell

Guión: Anna Odell

Fotografía: Ragna Jorming

Montaje: Kristin Grundström

Productora: Mathilde Dedye

Coproductor: Gunnar Carlsson

Producción: French Quarter Film, Sveriges Television AB-SVT

The Reunion, la peor película que he podido ver en mi vida y, efectivamente, no podía estar en otra sección, pertenece a Las Nuevas Olas del Festival de Cine Europeo de Sevilla.

Su protagonista y actriz principal, Anna Odell tilda de “humor negro” lo que simplemente es una bazofia. Se trata de su opera prima y, sinceramente, no sé si habrá futuribles adjetivos para “opera”.

Parece ser que Anna Odell, quien representa magistralmente a la propia y desquiciada Anna Odell (muy conocida en Suecia por haber pasado un mes en un psiquiátrico experimentando en aras del arte) no ha superado las chiquilladas, en muchas ocasiones crueles y estúpidas, que todos, absolutamente todos, hemos llevado a cabo en los primeros años de escuela.

La percha de este film es la reunión de antiguos alumnos que organiza uno de los líderes del grupo de amigos que, al parecer, nunca trató como Anna pensó debía haber sido delicadamente cuidada en su pasado. Una película, de una película cuyo reparto mantiene exactamente los mismos nombres que los odiados personajes de la vida de Anna Odell… sí, señor, no se han perdido, una película de una película….la metapelícula de una loca odiosa.

Decir obviedades incomoda, pero cuando éstas son anacrónicas, fuera de contexto y acompañadas de una mirada inquietante y fría, los 88 minutos de largometraje se hacen infumables. Solo me queda una cosa por decir: ¡supéralo ya pringá!

Casi se me olvidaba… 18 minutos antes de este plato podrido, hay que sufrir un poco más con 'Thirteen Blue', corto griego incomprensible, y no por su maravilloso idioma que es complejo, sino por lo insultante de su argumento: familia centrada en el embarazo de una de sus hijas, ésta aborta naturalmente y una de sus hermanas callada, con un aparente estado de enajenación mental, se encamina hacia el mar en un infinito azul que da nombre a esta pesadilla “blue”, ah, y “thirteen”, por la edad de la adolescente, digo yo.