Tim Luscombe, el dramaturgo británico y europeo

Artículo publicado el 20 de Febrero de 2006
Artículo publicado el 20 de Febrero de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los británicos suelen ser euroescépticos e indiferentes en general sobre cualquier cuestión del otro lado del Canal de la Mancha. El dramaturgo Tim Luscombe es una excepción. Hoy nos habla de su última obra The Schuman Plan, del festival de la canción de Eurovisión y de los "isleños".

"Me avergüenzo de ser Británico", son casi las primeras palabras que pronuncia Luscombe. Es una tarde de martes como cualquier otra y estoy sentada en un café que hace esquina cerca del puente de Londres, frente a uno de los más jóvenes y prometedores autores y directores de la escena londinense. Viste chaqueta informal de cuero, un perfecto británico, con su pelo corto y su libro de gramática inglesa. Este británico de 45 años estudió en la Bristol Old Vic Theatre School y fue Director Artístico de la London Gay Theatre Company que fundó en 1991 con Adam Magnani. Su segundo trabajo -The One You Love- encontró un productor con el Deutsches Theater de Berlín, mientras su obra más reciente The Schuman Plan está actualmente en escena en Londres. Tres de las obras de Luscombe están nominadas para los premios Lawrence Olivier (conocidos anteriormente como The Society of West End Theatre Awards).

En su última obra, The Schuman Plan, Tim retrata el desarrollo de la Unión Europea a través de la historia de Bill, un funcionario idealista que se transforma en un eurócrata desilusionado. "En cierto modo, la obra es una explicación de por qué los británicos son como son". El público recibe una visión desenfadada de los puntos de vista británicos sobre la Unión Europea, mostrados por diecisiete personajes diferentes. "Espero que la obra sea igualmente bien acogida en otros países europeos", comenta Luscombe mientras sorbe su chocolate caliente. "Encuentro que hay una gran confusión en Europa sobre los británicos. A menudo preguntan: '¿Por qué sois como sois, gentes del islote?'. Con esta obra, podemos estar más cerca de la respuesta."

Un vínculo europeo de la juventud

"Uno de mis primeros recuerdos es el de sentirme avergonzado de ser británico. Estuve de vacaciones en el sur de Portugal con mi familia. Un día íbamos andando del hotel a la playa y había gente pidiendo en la calle. Una mujer mostraba su mano abierta pidiendo dinero. Mi madre pensó que le estaba saludando, así que le dijo 'buenos días' educadamente. ¡No me lo podía creer!"

Le pregunto por el festival de Eurovisión. Luscombe me habla sobre las veces en que sus padres salían a bailar en los sesenta, mientras él veía el festival de la canción con su abuela. "La televisión británica en los sesenta era muy doméstica, muy local. De repente apareció este festival tan glamuroso que tanto me marcó. Supongo que era algo con lo que yo me sentía identificado. Siempre lo encontré fascinante y eso fue lo que me enganchó a Europa."

Desde entonces Tim ha vivido en varios países europeos y ha aprendido a no ser demasiado británico. "Me sentí avergonzado de ser un "inglesito" confiado en que todo el mundo hablara inglés. Así que donde quiera que fui hice el esfuerzo de aprender el idioma local."

Luscombe ha probado el modo de vida escandinavo en Estocolmo, se ha enamorado en Ámsterdam y ha disfrutado de las especialidades culinarias de Italia. Cuando vivía en Suecia y Holanda, trabajó en la industria del arte; durante su año en Roma, comenzó su andadura como autor y director. "Llegué a un punto en mi carrera en el que necesitaba irme un año para recargar baterías. Siempre había querido vivir en Italia. Pensé que era un lugar de perfección en el que no tendría ningún problema. ¡Con toda seguridad tenía que ver con el clima, la comida y los guapísimos italianos!", comenta sonriente.

Al final, en cambio, algo le trajo de vuelta a Londres, la tierra de la eurofobia. "A decir verdad, eché de menos sus días grises y lluviosos un día abrasador de Agosto en Roma. Pero sobre todo echaba de menos las conversaciones fluidas y el poder conversar con ingenio y humor. Algo imposible para mí en Italiano, Holandés o Sueco, ¡realmente lo echaba de menos!"

¿La culpa es del imperio?

Luscombe culpa a la Historia de la ignorancia británica hacia Europa. Como "raza isleña", los británicos nunca pensaron que tendrían que preocuparse de Europa. "No hemos sido invadidos casi nunca y estoy seguro de que vemos a Europa de una manera diferente a la que la ven Bélgica o Letonia, invadidos por vecinos en un pasado reciente. Estoy seguro de que la naturaleza de nuestro imperio y nuestra relación con él aún nos retrasa tristemente. Además, debido a nuestra posición estratégica en el Atlántico Norte, nos hemos aliado con los Estados Unidos, lo que a menudo nos ha excluido mucho de Europa, al menos a nivel político."

Luscombe es un especimen bastante raro en Gran Bretaña. Muchos "isleños" ni siquiera se dan cuenta de su ignorancia porque nadie habla de ello. Luscombe me habla de una conferencia sobre los fondos de la Unión Europea a la que asistió en Abril de 2004, unas semanas antes de la ampliación. "Nos hicieron una pequeña encuesta al principio, sólo para mostrarnos nuestro grado de ignorancia. Una de las preguntas era: "¿Cuántos países se unirán a la UE en un par de semanas?". ¡Había unos 70 asistentes altos cargos y ninguno sabía que 10 países estaban a punto de entrar en la UE!

A la luz de esta frustrante deliberación, le formulo la última pregunta: "¿Crees que el Reino Unido debería retirarse de la UE?" Luscombe inspira profundamente: "No. No creo que hablar de retirarse haya sido provechoso alguna vez. Deberíamos centrarnos en lo que tenemos y en cómo mejorarlo. Esto comenzó como un medio para lograr la paz, pero ahora casi se toma como algo secundario. Debemos decidir si queremos celebrar la diversidad europea o trabajar hacia una Europa homogénea".

Dejando a un lado los debates políticos, realmente ha sido una valiente iniciativa poner en escena una obra sobre Europa en el corazón de la tierra del euroescepticismo.

La obra de Tim Luscombe, The Schuman Plan, se representa e la actualidad en el Hampstead Theatre de Londres hasta el 25 de febrero

http://www.hampsteadtheatre.com/productions/TheSchumanPlan.asp