Tinariwen, grupo de música de Mali: “la música es nuestra arma”

Artículo publicado el 26 de Marzo de 2012
Artículo publicado el 26 de Marzo de 2012
Este grupo de Tuaregs ha cambiado las dunas y los zumbidos de las balas por los escenarios y la poesía. Actualmente se encuentran de gira transportando mágicamente al desierto de Mali a toda Europa con los rasgados de sus guitarras, las vibraciones de sus djembés y sus bailes ensirocados.
Charlamos con Eyadou Ag Leche, bajista, guitarrista y cantante de Tinariwen sobre cómo hacer de la música un arma indestructible de guerra y liberación.

Cafebabel.com: A pesar de que lleváis más de 20 años en la música, decís que vuestro nuevo disco, Tassili, suena muy parecido al primer y sorprendente The Radio Tisdas Sessions. ¿Qué es realmente Tassili?

EyadouAg Leche: Tassili es una ciudad al sur de Argelia, rodeada de montañas y de dunas, un sitio muy especial, donde hemos grabado el disco. Es un lugar que nos trae muchos recuerdos. Las canciones del disco hablan de las mismas cosas de las que hablan todas las canciones de Tinariwen. Le cantamos a la naturaleza, a la libertad, al amor, a la vida tuareg, al sufrimiento….

Cafebabel.com: Entonces, ¿no ha habido una evolución en la música de Tinariwen entre este álbum y vuestros discos anteriores?

EyadouAg Leche: creo que es simplemente el “espíritu” del álbum el que siempre es diferente. El disco muestra el espíritu que teníamos en aquel momento. Se grabó como un ejercicio de memoria de nuestra vuelta a nuestros orígenes, así que hemos vuelto a usar las guitarras acústicas, como en nuestros comienzos en los años 80. Hemos visto que el mundo va muy rápido y hemos intentado ralentizarnos un poco. Esperemos que este álbum ayude a mucha gente a tomarse las cosas con más calma y también a salvar el planeta, que es victima de esta velocidad.

Cafebabel.com: ¿Creéis que existe una dejadez en Europa por la cultura y la situación de nuestros vecinos africanos y que solo nos preocupamos de nuestra crisis y nuestros problemas?

Leer también "Slim, caricaturista argelino: "todo el mundo tiene la posibilidad de triunfar" en cafebabel.com

EyadouAg Leche: El problema es que, para el mundo entero, su economía proviene de África. El petróleo, los recursos naturales, los negocios… Hoy África necesita ayuda. Y a los Tuaregs, el problema nos afecta también. Desde el año 1963 estamos en lucha: luchamos, luchamos y luchamos, pero nadie habla de nuestro conflicto. Nosotros solo queremos nuestra libertad, queremos estar tranquilos en nuestro trozo de desierto. No es solamente por nosotros, todos los pueblos africanos deben tener derecho a su territorio. 

Cafebabel.com: ¿La lucha continua en Mali?

EyadouAg Leche: Claro que continúa. 

Cafebabel.com: ¿No hubo una firma de paz hace un par de años con el gobierno de Mali?

EyadouAg Leche: Los Tuaregs siempre aceptamos la paz cuando nos la ofrecen, somos los primeros que queremos la paz. Pero después de la descolonización en 1963, llegó Mali y desde entonces nos tratan con desprecio.

Cafebabel.com: ¿Cuando dices “Mali” te refieres al gobierno?

EyadouAg Leche: Claro, nosotros no tenemos ningún problema contra la población, no es problema de personas, no es un problema de razas, sino que se trata de un problema de dictadura. Como ha pasado en Libia, en Egipto, en Túnez, se han desembarazado de sus opresores. En Mali pasa lo mismo desde hace 50 años. Los Tuaregs se han dispersado en 4 países. No estamos en un solo país, estamos en 4, así que hoy lo que pedimos es ser respetados y tener al menos la mitad de nuestro país. No pedimos tanto, solo queremos la mitad, la región de Azawag. Y los occidentales, que han provocado la llegada de esta dictadura, no dicen ni hacen nada. Miras la tele y solamente salen africanos luchando y matándose. Y eso no ayuda.

Cafebabel.com: ¿Justificáis la lucha armada para la causa Tuareg?

EyadouAg Leche: Nosotros hemos elegido el camino de la música. Es el camino que nos da la posibilidad de hablar con la gente. El mundo debe saber que no se hace justicia con los africanos. Los problemas que tenemos los han provocado  los occidentales. Merecemos un respeto, una libertad, porque somos un pueblo hospitalario para el mundo, tenemos un modo de vida unido a nuestra cultura, nada materialista. Queremos un modo de vida sencillo. En un mundo donde todo el mundo quiere vestir bien e ir al cielo, nosotros no. Queremos tener paz en la tierra, nada más.

Cafebabel.com: ¿Por qué los gobiernos europeos no se preocupan por vuestra causa? ¿Es que en vuestro desierto no hay nada que les interese?

El mundo debe saber que no se hace justicia con los africanos. Los problemas que tenemos los han provocado  los occidentales

EyadouAg Leche: Sí que se preocupan. En el desierto hay uranio y petróleo. Por eso los occidentales si tienen interés. E intentan crear un sistema que no es nada claro. Han dicho que allí hay salafistas, que está Al-Qaeda… ¡ni está Al-Qaeda ni está nadie! Son trucos, están preparando las cosas para llegar a ese uranio y a ese petróleo. Nosotros todos nuestros recursos se los regalamos, se los damos gratis, solo queremos nuestra tierra y vivir en paz. 

A los dos días de esta entrevista, realizada el 20 de marzo, estalló un golpe de estado en Mali. Un grupo de militares rebeldes tomó la sede del gobierno, al que consideran incapaz de hacer frente a la resistencia Tuareg que pelea en el norte del país por la independencia. Ibrahim Ag Alhabib, uno de los fundadores de Tinariwen, abandonó la gira unos días antes para regresar a Mali, proteger a su familia y luchar por su tierra. El pueblo Tuareg, de origen bereber, reclama desde hace muchos años un trozo de desierto que le pertenece desde hace cientos de años y que tras la descolonización europea, cayó en manos de dictadores de sobra conocidos por todos por sus represiones, por su corrupción y por las atrocidades cometidas contra la población que habita aquellas tierras.

Más información sobre Tinariwen y las fechas de sus próximos conciertos en Europa en su página oficial

Fotos: portada, © cortesía de la página oficial de Tinariwen; texto, © Paula Ibáñez; vídeo: (cc) ronozer/youtube