"Todo el mundo puede ser emprendedor"

Artículo publicado el 28 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 28 de Marzo de 2014

Cada vez encontramos más em­pren­de­do­res en la escena empresarial de Cracovia y nadie lo sabe mejor que el inversor y asesor financiero Ri­chard Lucas. Este empresario británico, graduado en Económicas por la Universidad de Cambridge, lleva ya 24 años viviendo e invirtiendo en Cracovia. Hablamos de la iniciativa empresarial y la consecuente revolución tecnológica en Cracovia.

Ca­fé­ba­bel: ¿Exis­te al­gu­na po­si­bi­li­dad de que Cra­co­via se con­vier­ta en un Si­li­con Va­lley eu­ro­peo, tal y como al­gu­nos opi­nan?

Ri­chard Lucas: Creo que Cra­co­via se en­cuen­tra en una buena po­si­ción para pro­gre­sar y con­ver­tir­se en una parte im­por­tan­te del eco­sis­te­ma em­pre­sa­rial eu­ro­peo. Cra­co­via tiene bue­nas in­fra­es­truc­tu­ras, ade­más de un gran nú­me­ro de ini­cia­ti­vas para ayu­dar a jó­ve­nes em­pren­de­do­res di­ri­gi­das por co­mu­ni­da­des aca­dé­mi­cas y em­pre­sa­ria­les. Me en­can­ta­ría decir que nos con­ver­ti­re­mos en un Si­li­con Va­lley, pero mucho me temo que no sea una afir­ma­ción muy rea­lis­ta para nin­gún lugar de Eu­ro­pa, al menos en un fu­tu­ro cer­cano. Sil­i­con Val­ley es prác­ti­ca­men­te inigua­la­ble, sobre todo por el ca­pi­tal y el gran nú­me­ro de fon­dos que se in­vier­ten allí. No hay nin­gún sitio en Eu­ro­pa que se pueda com­pa­rar con Sil­i­con Val­ley.

Puedo afir­mar, desde mi vi­sión como em­pre­sa­rio bri­tá­ni­co que lleva en Po­lo­nia ya 24 años, que la si­tua­ción ac­tual de este país en cuan­to a desa­rro­llo em­pre­sa­rial es to­tal­men­te di­fe­ren­te a como era justo des­pués del fin del co­mu­nis­mo. En­ton­ces Po­lo­nia era un país muy pobre con unas ins­ti­tu­cio­nes muy dé­bi­les, pero desde en­ton­ces han cam­bia­do mu­chí­si­mas cosas, in­clu­yen­do la men­ta­li­dad de los po­la­cos en cuan­to a la di­rec­ción de em­pre­sas. Ahora los jó­ve­nes em­pre­de­do­res po­la­cos están más abier­tos a la idea de tra­ba­jar en red, así como a tra­ba­jar en un área mul­ti­cul­tu­ral e in­ter­na­cio­nal, a lo que ya se han acos­tum­bra­do. Son cons­cien­tes de que son ca­pa­ces de com­pe­tir a nivel in­ter­na­cio­nal y están pre­pa­ra­dos para triun­far tanto en Po­lo­nia como en cual­quier otro país.

Café Babel: En estos tiem­pos de cri­sis eu­ro­pea, son cada vez más los jó­ve­nes eu­ro­peos, es­pe­cial­men­te los es­tu­dian­tes y los re­cién gra­dua­dos, que bus­can al­ter­na­ti­vas a las pro­fe­sio­nes tra­di­cio­na­les. Mu­chos de ellos in­clu­so han pen­sa­do en em­pren­der su pro­pio ne­go­cio di­gi­tal. Dado que usted es un em­pre­sa­rio con ex­pe­rien­cia, ade­más de in­ver­sor y ase­sor fi­nan­cie­ro, lo que hoy en día se suele lla­mar "in­ver­sor an­ge­li­cal", que ha co­la­bo­ra­do en el desa­rro­llo de nu­me­ro­sas com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les, ¿po­dría re­ve­lar­nos el in­gre­dien­te se­cre­to para lo­grar el éxito en un nuevo ne­go­cio?  

Ri­chard Lucas: Todo el mundo puede con­ver­tir­se en em­pre­sa­rio y todo el mundo puede lo­grar el éxito en su ne­go­cio, todo el mundo. No exis­te algo así como un em­pre­sa­rio nato. Sin em­bar­go, se re­quie­ren cier­tas cua­li­da­des y com­pe­ten­cias que pue­den ad­qui­rir­se con es­fuer­zo y mo­ti­va­ción. Si estás mo­ti­va­do, pue­des hacer cual­quier cosa. Hoy en día, gra­cias a In­ter­net, los nue­vos em­pren­de­do­res tie­nen ac­ce­so a gran can­ti­dad de in­for­ma­ción y a las opo­tu­ni­da­des que eso con­lle­va, no im­por­ta la parte del mundo en la que se en­cuen­tren. Se puede apren­der rá­pi­da­men­te sobre ne­go­cios, mar­ke­ting y pro­mo­ción con pod­casts en in­glés y vi­deos de You­Tu­be subidos por gente con bas­tan­te ex­pe­rien­cia. Des­pués de esto, sin em­bar­go, debes hacer algo por tu cuen­ta por­que el único modo de ad­qui­rir ex­pe­rien­cia es hacer cosas.​Por su­pues­to, la gente que quie­ra em­pren­der un ne­go­cio debe ser cons­cien­te de que siem­pre hay ries­gos.

Está claro que la idea debe ser buena, pero lo más im­por­tan­te es que se haga bien. Exis­ten nu­me­ro­sos pro­gra­mas ca­ta­li­za­do­res de fon­dos de in­ver­sio­nes como Chan­ce Acad­emy, Hub.​RaumIn­no­va­tion NestSatus in Kra­kow, Gamma Re­bels en Var­so­viaSpee­dup, entre otros, sin duda. Éstos pro­por­cio­nan di­ne­ro a los em­pren­de­do­res, ade­más de apoyo y pu­bli­ci­dad, a cam­bio de ac­cio­nes de sus em­pre­sas. Sin em­bar­go, hay que ser cons­cien­te de que, a veces, en los acuer­dos de in­ver­sión que se les ofre­cen a los jó­ve­nes em­pren­de­do­res hay gato en­ce­rra­do. Por ese mo­ti­vo es im­por­tan­te bus­car a al­guien con ex­pe­rien­cia para que nos acon­se­je antes de fir­mar nada. La Unión Eu­ro­pea tam­bién ofre­ce ayu­das eco­nó­mi­cas a los em­pren­de­do­res. Sin em­bar­go, en mi opi­nión, el di­ne­ro que real­men­te im­por­ta es el que viene de los clien­tes, no el que nos otor­ga el go­bierno. Nadie se ha con­ver­ti­do en em­pre­sa­rio con solo la ayuda de la Unión Eu­ro­pea.

Café Babel: ¿Cuá­les son los pro­yec­tos que ahora mismo atraen a más in­ver­so­res?

Ri­chard Lucas: Todo lo que tiene que ver con el ac­ce­so a In­ter­net desde los mó­vi­les. El se­gun­do pues­to lo ocupa la Big Data, es decir, la uti­li­za­ción de he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles en in­ter­net pre­pa­ra­das para pro­ce­sar datos a bajo pre­cio. El ter­ce­ro lo ocupa la glo­ba­li­za­ción, que su­po­ne el ac­ce­so a mer­ca­dos no sólo lo­ca­les, sino tam­bién in­ter­na­cio­na­les. Hay un gran nú­me­ro de asun­tos que tie­nen que ver con los be­ne­fi­cios de la in­for­má­ti­ca y el hecho de que In­ter­net esté co­nec­ta­do a todo.­ Es­ta­mos em­pe­zan­do a des­pla­zar­nos hacia ese mundo: el In­ter­net de las cosas. Esta idea con­lle­va que cada apa­ra­to ima­gi­na­ble, ya sea tu ne­ve­ra, tus za­pa­ti­llas de co­rrer, tu coche o tu cor­ta­do­ra de cés­ped, pueda tener ac­ce­so a in­ter­net. Como veis, la tec­no­lo­gía está en todos los si­tios. Todo el mundo ne­ce­si­ta la tec­no­lo­gía: los pro­fe­so­res, los mu­seos, los tea­tros... Por eso es im­por­tan­te que gente de mu­chas pro­fe­sio­nes, y no solo aque­lla re­la­cio­na­da con la in­ge­nie­ría y la pro­gra­ma­ción, se abra ca­mino en este campo para in­no­var y apor­tar­nos nue­vas so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas.

Ca­fé­Ba­bel: A pesar de que exis­ten casos de mu­je­res al­ta­men­te cua­li­fi­ca­das que di­ri­gen su pro­pio ne­go­cio, pa­re­ce ser que son los hom­bres los que to­da­vía do­mi­nan el sec­tor. ¿Cree que esto po­dría cam­biar pron­to?

Ri­chard Lucas: Efec­ti­va­men­te, hay muy pocas mu­je­res con car­gos im­por­tan­tes en el pa­no­ra­ma em­pre­sa­rial en ge­ne­ral. Junto con la or­ga­ni­za­ción As­pi­re y Goo­gle para em­pren­de­do­res, hemos in­vi­ta­do a Sha­ron Vos­mek a Cra­co­via. Sha­ron Vos­mek di­ri­ge Astia, una or­ga­ni­zaa­ción de­di­ca­da a unir a hom­bres y mu­je­res para aca­bar con este pro­ble­ma. Si has crea­do tu pro­pia em­pre­sa y entre tu equi­po de fon­dos fi­gu­ra una mujer, Astia te ayu­da­rá a con­se­guir in­ver­so­res. Cual­quie­ra que esté le­yen­do esto y desee co­la­bo­rar, debe po­ner­se en con­tac­to con no­so­tros.