Todos los caminos llevan a Roma

Artículo publicado el 28 de Marzo de 2017
Artículo publicado el 28 de Marzo de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El refrán tiene vigencia en nuestros días. La herencia del Imperio es reconocible en conceptos actuales y esenciales como república (res publica, es decir cosa de todos), senado, dictador, civitas (que traduzco como ciudadanía, pertenencia o nexo jurídico entre un individuo y un Estado).

El 25 de marzo de 1957, Francia, Alemania, Italia y el llamado Benelux (conformado por Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo) se reunieron en el Campidoglio, una de las siete colinas de Roma, para firmar dos tratados: el primero instituía la Comunidad Económica Europea (CEE); el segundo, la Euratom, Comunidad Europea de la Energía Atómica. Roma no fue elegida al azar: fue propuesta por el entonces canciller alemán, Karl Carstens, como reconocimiento a su rol de cuna de la civilización occidental. Este sábado, 25 de marzo, tendrán lugar las celebraciones convocadas por el 60º de la firma de los Tratados de Roma.

¿Hacia dónde van las librerías independientes de Roma?

Las librerías independientes están convirtiéndose en espacios de resistencia en un mundo de compras por Internet y de lectores en extinción. En la era de los 140 caracteres y de la mala globalización, el libro exige tiempo del que pareciera haber cada vez menos, aunque vivamos cada vez más.

Como consecuencia de la crisis, el sector editorial está cercado por una serie de desfavorables circunstancias, y esto implica que abrir una librería en Italia sea un verdadero desafío. Así lo indica el sitio Libreriamo.it en un artículo sobre las 288 librerías que cerraron en el país entre 2010 y 2015. 

Alessandro comenzó en 2002 con la librería Altroquando en el centro histórico, y es además Presidente de la Asociación de Libreros independientes de Roma y provincia.

cafébabel. ¿Cuál es el rol de las librerías en el contexto romano?

Alessandro. Sin dudas es un rol de suplencia al vacío de las instituciones, una función esencial que aún no es reconocida. Desde el Estado se promueve la lectura mediante, por ejemplo, campañas para niños, pero no se considera ayudar a las librerías como una manera inevitable de alentar a la lectura.

cafébabel¿Qué diferencias hay entre librerías dentro de la Unión Europea?

Alessandro. Nuestro problema como librería en Italia es la falta de un techo para el descuento al público. Esto no nos permite proponer ni jugar con las mismas armas de los grandes, la pequeña librería no puede vender libros cuando las cadenas aplican el 15%, el 20% o incluso el 25%.

En otros países, más allá de lo romántico, las librerías son un valor económico: el valor generado por una librería no es fácilmente calculable pero es innegable. Hay un índice llamado bohemian index (estudio para establecer rankings en las ciudades, ideado por el teórico Richard Florida, ndlr.) una especie de registro del porcentaje de creatividad de una región, y las empresas lo consideran en el momento de invertir en un determinado lugar.

cafébabel¿En qué consiste la ALI, Asociación de Libreros Independientes?

Alessandro. Gracias a las crisis, que son una ocasión extraordinaria, y trasa muchos años de hablar con otros libreros, el año pasado cuarenta librerías firmaron el compromiso de formar una red común. Estamos esperando el concurso nacional que liberará un fondo de 100.000 euros para este proyecto. Cada librería mantendría su individualidad y cedería un mínimo de ella para obtener ventajas de economía de escala, como hacen las cadenas. Una especie de confederación de librerías, en esto es una cosa muy europea. De esta manera, tendríamos más poder al estipular contratos con editores y distribuidores, un mayor peso político en el territorio y más medios para comunicar lo que hacemos, iniciativas y demás.

Si las librerías tuviésemos un libro del mes, ordenaríamos más copias de ese libro y podríamos beneficiar a las casas editoriales menos importantes o a autores menos conocidos.

cafébabel. ¿Qué libros que hablen de Roma sugeriríais a alguien que no conoce la ciudad?

Alessandro. Son muchos, pero me quedo con Pasolini, aunque hable de una Roma que ya no existe pero que aún puede encontrarse en zonas como el Pigneto, donde Pasolini filmó varias escenas de sus películas. Isole (Islas), de Marco Lodoli es un óptimo libro, al igual que Pulp Roma, de Tommaso Pincio. Y el Repertorio di Matti della città di Roma (Repertorio de locos de la ciudad de Roma) también está muy bien, porque Roma está llena de locos y los del libro son personajes verdaderos. Como alternativa, A Roma con Nanni Moretti, una manera de descubrir la ciudad a través de las películas de Nanni.

En San Lorenzo, el barrio universitario de Roma, se encuentra Giufà, una de las principales librerías independientes de la ciudad.

Francesco, librero y fundador, responde

cafébabel. ¿Cómo llegó Giufà al lugar en el que está ahora?

Francesco. Yo creo que la única manera de avanzar y de sobrevivir es a través de las ideas y la pasión, esencial en todo trabajo y especialmente en uno como este, saber qué proponer. Hace poco en Giufà hemos superado las mil presentaciones, ¡son muchas!

La librería no debe ser solo un negocio sino también un espacio de encuentro, al que la persona viene porque espera algo más que comprar un libro. La alianza entre las actividades de todas las librerías independientes ha sido y es fundamental.

Por otra parte, Roma es una ciudad que cuenta con unos museos espectaculares, todos con tiendas de libros gestionadas de manera misteriosa. Nunca se ha publicado un concurso para la concesión de estas librerías, esto es una destacable anomalía.

cafébabel. ¿El porvenir?

Francesco. Las librerías independientes deben colaborar entre sí, trabajar juntos es una preciosísima forma de intercambio de información. Hay numerosas iniciativas que no podemos afrontar solos, pero entre dos o tres se convierten en una posibilidad factible. Y finalmente, nos fortalecería el especializarnos en un tema como narrativa, idiomas, cómics, el que sea, pero convertirnos en una referencia en un tema.

Coreander, frente al obelisco de San Giovanni, abrió en octubre del año pasado y es la librería independiente más joven de la ciudad. Las libreras Marina y Cristina nos dicen.

cafébabel. ¿Qué podría hacer Europa para mejorar la vida de las librerías independientes?

Hay tres líneas: facilidades fiscales para el dueño de un local que lo alquila para abrir una librería, prohibir o fijar el máximo del descuento a los libros en el 5% y reeducar al comprador para que no pida descuentos. ¿Acaso el mismo cliente va al supermercado y pretende pagar menos que lo que le dice el cajero?

Europa podría comenzar por reglamentar una ley comunitaria sobre descuentos y condiciones generales de promoción. Lo mismo respecto de Amazon, que hace unos descuentos imposibles y además no paga impuestos en Italia porque tiene sede en otro país. Es necesaria una ley europea aplicada a las compras por internet, para normalizar la competencia y quitarnos un peso de encima. Nosotros podemos hacer el 15% máximo de descuento a cualquier libro.

Pero Europa, entre cuyos valores fundamentales está la cultura, puede y debe ayudarnos regulando la industria.