Todos los ojos puestos sobre Grecia

Artículo publicado el 21 de Enero de 2015
Artículo publicado el 21 de Enero de 2015

En cuestión de días puede que la trayectoria de Grecia observe un profundo cambio en su modus operandi. Con la promesa de renegociación de la deuda por parte del partido de izquierdas Syriza, el futuro de Europa podría ser desvelado el 25 enero.

Después de tres rondas de votaciones fallidas para las elecciones presidenciales, Grecia se ha visto forzada a convocar elecciones parlamentarias el 25 de enero. Los sondeos muestran una victoria del partido político de izquierdas Syriza, conocido por su radicalismo e ideología contra la austeridad. Alex Tsipras, líder de Syriza, ya ha manifestado su intención de eliminar parte de la deuda griega así como cancelar los términos del rescate impuestos por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. “En pocos días, con la voluntad de nuestro pueblo, los rescates ligados a la austeridad serán cosa del pasado,” dijo Tsipras. Sin embargo, el futuro es incierto, ya que el partido conservador Nueva Democracia liderado por Samarás está cobrando cada vez más importancia. Este pandemónium político en Grecia preocupa a los mercados financieros, pero Alex Tsipras ha prometido conservar el euro en Grecia y renegociar la deuda en vez de ignorarla por completo. 

Según los últimos sondeos, Syriza lidera las elecciones, seguido por el partido de centro derecha Nueva Democracia. El KKE (Partido Comunista de Grecia) se encuentra en el tercer puesto. Mientras, el partido de centro izquierda To Potami ocupa el cuarto lugar. La formación política de extrema izquierda Amanecer Dorado está por delante de PASOK, el socio de coalición de centro izquierda. La gran novedad (o tendencia reciente de los países afectados por la crisis) ha sido la creación de un nuevo partido político conocido como Movimiento por el Cambio liderado por el antiguo primer ministro Yorgos Papandreu. Este nuevo bloque merece ser tenido en consideración, ya que podría robarle algunos votos tanto al débil PASOK como al temido Syriza. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de recurrir a las coaliciones gubernamentales y nosotros no podemos hacer otra cosa más que especular mientras esperamos los resultados de las elecciones.            

Europa está claramente preocupada y, por ello, está adoptando diferentes posturas respecto a Grecia. La izquierda europea apoya a Grecia y el fin de las medidas de austeridad, ya que el hecho de que haya países sumisos bajo las órdenes de entidades autocráticas no es el escenario deseado por la izquierda y menos aún por el resto de países del sur de Europa, como Portugal, España y Chipre, afectados por este ataque a su soberanía. Por una parte, si Syriza tiene éxito, podría ser el principio de una renegociación económica y financiera. Esto permitiría activar potencialmente la deprimida economía griega. Por otra parte, el miedo al incremento y la acumulación de la deuda ha aumentado junto con la preocupación de qué pasaría si Grecia no pagase. ¿Sería responsabilidad de otros estados europeos?

Repasemos la historia y recordemos el Acuerdo de Londres de 1953 sobre la deuda alemana, un tratado político que permitía a Alemania su reentrada en los mercados y desarrollarse como nación después de las consecuencias catastróficas de la Segunda Guerra Mundial. Grecia participó en esta renegociación, que proporcionó a Alemania un gran alivio de la deuda y, finalmente, permitió que el país pudiera prosperar de nuevo. Esta es la idea de Alex Tsipras para el futuro de Grecia y Europa. Si la historia es cíclica, ¿por qué no repetir las buenas acciones y no sólo los desastres y las crisis?