Trabaja y viaja en verano

Artículo publicado el 21 de Abril de 2009
Artículo publicado el 21 de Abril de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Trabajar y viajar, la alternativa del viajero: ¿conocer un país y su gente recogiendo la fresa, tomar el sol en la playa, ir a conciertos y además adquirir experiencia de viaje? El verano parece demasiado corto para llevar a cabo todos nuestros planes. ¿Qué mejor que juntar trabajo y viaje?

Móntatelo tu mismo de la A a la Z

Para todos aquellos a los que les gusta controlar hasta el último detalle de organización y que ya tienen imágenes precisas del ámbito de trabajo y el destino que buscan, les espera un duro trabajo de preparación. Planead en todo caso el suficiente tiempo (más o menos un año) para profundizar en asuntos tales como los permisos de trabajo, las cuestiones legales o de seguridad antes de llegar, así como las posibilidades de alojamiento. Portales de Internet como jobtops.net o idealist.org dan consejo y ofrecen valioso apoyo para la búsqueda independiente de trabajo y prácticas. El portal de juventud de la Comisión Europea (europa.eu/youth) te proporciona con informaciones adicionales de trabajo y viaje dentro y fuera de Europa.

Deberías prestar especial atención a la obtención de visados, como los Work and Travel Visa que son necesarios para países especialmente demandados como Nueva Zelanda, Australia, EE UU y Canadá. El tramo de edad para los tres primeros países se sitúa entre los 18 y los 30 años, mientras que en Canadá se obtiene un Working-Holiday-Visa hasta los 35. Excepto en los EE UU (3-4 meses de verano y un mes adicional de viaje) los visados suelen durar hasta un año. En los cuatro países hay que demostrar de antemano que se cuentan con los suficientes medios económicos. La demanda es mucha y los visados están contados y limitados. Por eso vale la pena empezar lo más pronto posible con la planificación. Las páginas web de los ministerios de Exterior son válidas como buena fuente de información para los visados específicos de cada país.

Muchos programas y una misión

Si prefieres dejar las burdas formalidades a otros, hay todo un manojo de organizaciones que pueden librarte de la carga de la preparación. Se ocupan tanto de la mediación laboral como de las formalidades necesarias y permiten trabajar en países en los que es difícil obtener un permiso de trabajo (por ejemplo, Australia, Canadá o Nueva Zelanda). Dependiendo de la organización, las tasas de mediación por el servicio realizado son más altas o menos. La oferta va desde ocupaciones agrícolas a voluntariado en ayuda al desarrollo o trabajo en grandes eventos tales como los Juegos Olímpicos. Los clásicos trabajos de vacaciones, como vendedor de helados, canguro o jardinero ayudante también están representados. Diversos oferentes apoyan también a los futuros académicos en la organización de prácticas de larga duración en su correspondiente ámbito.

Los oferentes transnacionales son todavía una minoría. Puedes encontrar las organizaciones nacionales de tu país natal –o tu país preferido- en la sección de miembros del World Youth Student and Educational travel confederation (aboutwysetc.org). Existen oferentes internacionales, entre ellos Crossculturalsolutions (crossculturalsolutions.org) o Volunteer Abroad (volunteerabroad.com). El Instituto Americano de Estudios Extranjeros (aifs.com) está especializado en estudios universitarios y prácticas en los EE UU.

Una forma especial de viajar y trabajar la ofrece wwoof.org. Los Wwooferos son ayudantes voluntarios en granjas biológicas y van de una granja a otra. Tomando una lista de granjas-wwoof en tu país de ensueño puedes organizarte tu viaje tú mismo y decidir dónde y cuánto tiempo quieres permanecer. No suele haber ningún sueldo, pero a cambio se recibe alojamiento, alimentos y una experiencia de primera mano de la cultura extranjera. ¿A qué esperas?