Trabajar para la UE y huir de la crisis

Artículo publicado el 3 de Abril de 2013
Artículo publicado el 3 de Abril de 2013
Dos veces al año la Comisión Europea ofrece a los jóvenes diplomados la oportunidad de realizar un período de prácticas de 5 meses (dignamente pagadas: 1.000 euros mensuales) en sus diferentes servicios. Si bien el número de plazas disponibles para cada convocatoria –alrededor de 1.300- no cambia, el de candidatos no deja de aumentar desde hace varios años.
Y aunque éste aumente en todos los países miembros, el número de candidatos italianos, españoles y portugueses se lleva la palma.

Los antiguos becarios en prácticas suelen ser bastante positivos a su vuelta. Admiten haber estado abrumados por las responsabilidades que se les confiaban, pero encantados del ambiente multicultural que se les había ofrecido para evolucionar. Efectivamente, trabajar para la Unión Europea constituye una magnífica oportunidad para el lanzamiento de una carrera; en especial para aquellos con experiencias en el programa Erasmus, cómodos en entornos internacionales.

En el contexto actual de dificultades económicas se aprecia una constante progresión en el número de candidatos. En los años anteriores a la crisis (2006-2008) las cifras son relativamente estables (entre 5.903 candidatos en marzo de 2008 y 8.738 candidatos en octubre de 2006); las candidaturas suelen ser más en la convocatoria de octubre que en la de marzo. Esto último se debe probablemente al calendario universitario, organizado de tal forma que los estudiantes suelen buscar su primer empleo después de las vacaciones, tras haber acabado sus estudios.

Entre octubre de 2012 y octubre de 2013 se ha doblado el número de candidaturas, pasando de 9.060 a 18.690. La cifra impresiona, pero es más interesante si cabe el hecho de que las candidaturas francesas y alemanas hayan quedado relativamente estables, mientras que las españolas e italianas se han doblado o incluso triplicado (pasando, respectivamente, de 1.059 a 2.489, y de 1.510 a 4.177). No obstante, el aumento más significativo corresponde a las candidaturas portuguesas; más de 2.490 portugueses buscan su oportunidad en 2013 mientras que sólo 494 lo hacían el año pasado -¡el número de candidaturas se ha multiplicado por 5!-.

¿Una buena noticia relacionada con la "crisis"?

¿Cómo explicar esta tendencia? Desde que la Unión Europea ha ido al rescate de los países endeudados, esta convocatoria parece brillar como un rayo de esperanza para los ciudadanos que no logran encontrar un empleo en sus países. Un hecho que se cumple especialmente en las generaciones jóvenes, que a la vez son las más afectadas por el paro y las más sensibles al proyecto europeo, dado que viajan, estudian en el extranjero y hablan varias lenguas.

Leer también también en cafebabel.com : "Erasmus en juego por 10 millones, ¿quién lo salvará?""

Esta “necesidad de Europa” es, por tanto, aún más sorprendente en los países –Italia, Portugal, España- que no son históricamente los más integrados en el proyecto europeo. Sin embargo, parece ser que ahora la Unión Europea surge como una solución. Es un empleador serio y prestigioso, un primer paso hacia una carrera europea (en las mismas instituciones, pero también se valora el paso por los servicios de la comisión en el sector privado); y un entorno que no conoce (o quizás sí un poco) la crisis.

Ha hecho falta, pues, una crisis económica y social de gran calibre para que la UE se imponga en el corazón de las jóvenes generaciones del sur de Europa. ¿Al fin una buena noticia relacionada con la “crisis”?

Foto: Cortesía de (cc) mans_pic/Flickr (Página oficial)