Tratado TTIP: de la preocupación legítima a la histeria

Artículo publicado el 4 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 4 de Mayo de 2016

La ONG Greenpeace ha hecho públicos una serie de documentos confidenciales sobre el avance de las negociaciones del tratado de libre comercio 'TTIP' entre Estados Unidos y la UE. Mientras que algunos expertos recuerdan que la política no debe hacese de espalda a los ciudadanos, otros denuncian el riesgo de que estas filtraciones pongan en desventaja a la UE en el proceso de negociación. 

"Una primicia que de poco sirve"- Neue Zürcher Zeitung, Suiza.

El Neue Zürcher Zeitung considera innecesario y contraproducente el escándalo de las filtraciones sobre el TTIP: "Es relevante remarcar que estos cables son un listado de las diferentes posturas que existen en las negociaciones y no los resultados del acuerdo, pues estos siempre han sido públicos. Hace mucho que la Unión Europea, bajo presión pública, ha dado a conocer su posición. Nunca antes se habían conocido tantos detalles sobre las negociaciones internacionales. Nos preguntamos a quién beneficia este tipo de transparencia, pues ésta le aporta a la opinión públia pocas informaciones novedosas. En cambio, lo que sí consigue es complicar la tarea de los negociadores, por lo que estos tendrán complicado avanzar con su estrategia o llegar a un acuerdo sin perder su credibilidad si los detalles sobre lo que opinan se conocen a priori. Esto no permitirá que las negociaciones, ya complicadas de por sí, se simplifiquen". (03/05/2016)

"Un debate un tanto histérico"-tagesschau.de, Alemania.

El revuelo suscitado por los documentos confidenciales sobre el TTIP no se puede justificar, critica la web tagesschau.de. "Los documentos tienen la función de enumerar la postura e intereses de cada uno. El contenido no es nuevo, se lo puede uno imaginar con facilidad. En las negociaciones internacionales, las cuestiones realmente arduas son casi siempre tratadas al final (...) Sin embargo, en el debate histérico sobre el TTIP, ya nada es normal. Por ejemplo, la preocupación alemana sobre las normas de proteccion del medio ambiente y de los consumidores. ¿Fueron las autoridades alemanas o las europeas las que destaparon el escándalo de Volkswagen? ¿Va a pagar Volkswagen mayores indemnizaciones a sus clientes europeos? (…) Los negociadores lo dicen desde el principio. No se podrá juzgar sobre la calidad del acuerdo antes de que finalice. Hasta entonces, se negocia duramente, del lado americano, y esperémoslo también, del europeo". (03/05/2016)

"Larga vida a las filtraciones" - De Volkskrant, Países Bajos. 

El columnista Bert Wagendorp se queja de que es el secretismo lo que está alimentando las sospechas sobre el TTIP. "El espíritu humano es simple. Cuando no cuenta con hechos suficientes, da rienda suelta a su imaginación. Es así como hemos inventado las religiones, y quizás también siguiendo esta lógica, hacemos con el TTIP algo que en realidad no es. Aun así, nuestra desconfianza puede estar justificada y tal vez todo es incluso peor a como nos lo imaginamos (...) El deseo manifestado por Angela Merkel, Mark Rutte y Barack Obama a que las negociaciones lleguen a su fin, no es para nada tranquilizador. Es tan solo un sentimiento, pero se tiene la impresión de que nos quieren hacer creer cualquier cosa antes de comprender de verdad sus consecuencias. Si las filtraciones llevaron a los políticos de Washington y de Bruselas a explicarnos lo que hacen para que podamos cuestionarlo, entonces el triunfo es real. ¡Larga vida a los 'leaks'! (03/05/2016)

"¿A quién quieren hacer tragar todo eso? - Duma, Bulgaria 

Por si todavía no nos habíamos dado cuenta, está muy claro que el tratado de libre comercio no tiene vocación de servir a los europeos, sino a las multinacionales, clama el diario de izquierda Duma. "La comisaria europea de comercio Cecilia Malmström insiste en el hecho de que en las negociaciones con Estados Unidos, ella vela por los intereses de los europeos. ¿Quién se va a tragar todo eso, señora Malmström? Nadie ha olvidado sus palabras en las que expresaba que al no haber sido elegida directamente por los ciudadanos europeos, no tiene que rendirles cuentas. Recordamos, también, el intento de los eurodiputados, el verano pasado, de engañar a los ciudadanos durante la votación del TTIP, para hacerles creer que eran sus derechos lo que se defendía por encima de todo. Desfortunadamente, los políticos prefieren estar antes al lado del dinero que de la gente" (03/05/2016).

__ 30 países, 300 medios, 1 revista. La revista euro|topics presenta los temas que afectan a Europa y refleja la diversidad de opiniones, de ideas y estados de ánimo del continente.