Tratar bien a los jóvenes inmigrantes

Artículo publicado el 16 de Mayo de 2008
Artículo publicado el 16 de Mayo de 2008
Con entre 10 y 12 millones de inmigrantes ilegales, la UE necesita una legislación adecuada para favorecer la completa integración de los recién llegados a la sociedad

El 24 de abril, la presidencia eslovena de la UE y los miembros de la comisión europea y del parlamento acordaron un límite de seis meses para el arresto de los inmigrantes ilegales. Pero son los inmigrantes más jóvenes, en especial los menores, los que corren más peligro de abusos: una tercera parte de los inmigrantes tienen entre 15 y 25 años. De las alrededor de 27 millones de víctimas de tráfico humano en el mundo –número que está creciendo según la oenegé estadounidense Free the Slaves (libertad para los esclavos)- alrededor del 70% son mujeres y un 50% niños, según el departamento de Estado de los Estados Unidos.

Jóvenes inmigrantes

Locutorio en Almería (DRjohn2005/Flickr) “Los niños están desprotegidos por lo que acaban siendo explotados”, dice Eva Biaudet, representante y coordinadora para la lucha contra el tráfico de seres humanos en la Organización para la Seguridad y la Cooperación de Europa (OSCE). “Por tanto, los jóvenes deben ser tenidos en cuenta en el diseño de políticas de migración”.

Las organizaciones de jóvenes pueden jugar un papel fundamental. “Los jóvenes lideran los cambios en el mundo para cambiar la visión negativa sobre la inmigración”, dice Ndioro Ndiaye, director general de la Organización internacional para las Migraciones (OIM). “Están creando un mundo multicultural más seguro y más amable para los inmigrantes. Los jóvenes deben ser proactivos y unirse a los esfuerzos de la sociedad civil, las organizaciones internacionales y las instituciones educativas, para afrontar los retos actuales”.

Peligro de detención

Valla entre España y Marruecos en Ceuta (DRjohn2005/Flickr)Los inmigrantes de menos de 18 años tienen los mismos derechos que sus homólogos de residencia. Deben ser tratados, en primer lugar, como niños, con independencia de su estatus. Sin embargo, miles de menores son todavía detenidos cada año en Europa, incluso si la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU declaró que estas detenciones solo deben practicarse como último recurso y por un periodo de tiempo lo más corto posible. Pero, por ejemplo, en la actualidad no existe un límite para la detención de niños en el Reino Unido, ni existen datos al respecto. 

Los problemas a los que se enfrentan los jóvenes inmigrantes, como el acceso a la educación, empleo y discriminación; tienen múltiples capas y están afianzadas. Ndioro Ndiaye comenta que los jóvenes inmigrantes poseen importantes puntos a su favor como la flexibilidad, capacidad de resolución, perseverancia y disposición para aprender. Además, tienen más facilidades para el acceso a la información y la tecnología, con más tiempo para superar los retos de la inmigración y aprovechar sus beneficios. 

Josep González-Cambray, adjunto de la secretaría general para la inmigración del gobierno catalán, señala tres factores que preocupan a las sociedades receptoras a la hora de tratar la inmigración: “El miedo a recibir olas de inmigrantes de forma caótica, una percepción negativa de que se creen guetos en las ciudades y la competencia por los recursos públicos. La única manera de integrar a los inmigrantes en la sociedad es conseguir que estos y las comunidades receptoras se impliquen en el proceso”.