Trierweiler, experta en girar la lengua siete veces

Artículo publicado el 26 de Julio de 2012
Artículo publicado el 26 de Julio de 2012
Valérie Trierweiler puede ser considerada el último fenómeno engendrado en Twitter. Su viperino tuit —todo un guantazo para Ségolène Royal, la ex de su actual compañero, François Hollande— le ha servido para aprender que, la próxima vez, deberá girar la lengua siete veces antes de hablar. Un tanto cómico imaginársela haciéndolo, ¿no?

Si no la conocéis —o simplemente os resulta impronunciable—, Trierweiler es la primera dama de Francia: una posición que la sitúa no pocas veces en el punto de mira. Parece ser que apoyar a Olivier Falorni, rival de Royal en las pasadas elecciones legislativas francesas, enmugreció la imagen normal del presidente francés. ¿El remedio de Hollande? “Valérie, cariño, lo mejor será que la próxima vez gires tu lengua siete veces antes de hablar” (“Válerie, mon petit sucre d'orge, la prochain foi tourne sept fois ta langue dans ta bouche avant de parler”).

Ante la redundancia del dicho francés —¿dónde voltear la lengua más que en la boca?—, quienes hablan inglés y español se deciden por la brevedad y resumen esta expresión en un think twice/pensárselo dos veces (antes de hablar). Por su parte, la versión alquimista viene del alemán, que recomienda, previamente a abrir la boca, meter cada palabra en la balanza para el oro (jedes Wort auf die Goldwaage legen).

Algo más categóricos se muestran los hablantes de polaco, quienes invitarían a Trierweiler a ugryźć się w język (morderse la lengua o hold/bite your tongue en inglés), si no le dictan antes a trzymać język za zębami (mantener la lengua detrás de los dientes). Con un tono más sosegado, la lengua italiana sugiere contare fino a dieci prima di parlare (contar hasta diez antes de hablar). Y si creíais que en cafebabel.com no leemos literatura clásica, aquí va una resolución de Horacio para nuestro petit sucre d'orge favorito: nescit vox missa reverti (la palabra que se soltó no puede recogerse).

Foto: (cc) jj look/Flickr.