¿Tropezará Beppe Grillo con la misma piedra?

Artículo publicado el 5 de Septiembre de 2012
Artículo publicado el 5 de Septiembre de 2012
En Italia, ya desde los tiempos de la división entre comunismo y democracia cristiana, los partidos políticos siempre se han caracterizado por ser un fenómeno monolítico.
Sin embargo, a día de hoy, este sistema bipolar debe ser consciente de que en Internet ha nacido un nuevo movimiento: si bien todo comenzó con el ingenioso blog de un cómico fuera de lo común, Beppe Grillo, poco a poco el movimiento se ha visto arropado por una serie de apoyos concretos. Aún está por descubrir cuál será el futuro papel de Grillo, líder reconocible pero no declarado de esta corriente y que cuenta con el poder de condenar al ostracismo a determinados miembros del movimiento.

El Movimiento 5 Estrellas cuenta con un alto grado de confianza por parte de la ciudadanía en el nordeste de Italia: va a la zaga de los grandes partidos (algunos sondeos le dan el segundo puesto en la intención de voto) y en las elecciones municipales ha ganado la difícil plaza de Parma, cuyo ex alcalde, Pietro Vignali, estaba estrechamente vinculado al círculo de los berlusconianos de pura cepa.

Detrás de esta corriente, están los famosos grillini, apodo con el que la prensa alude a los militantes del Movimiento 5 Estrellas. Fundado en 2009 siguiendo la estela del grupo Amici di Beppe Grillo (en castellano, Amigos de Beppe Grillo: el nombre del cómico italiano que inspira y, en efecto, guía este movimiento), ha generado un insospechado fenómeno en las últimas elecciones celebradas en Italia. El hecho de que este movimiento se caracterice por el rechazo de cualquier tipo de vinculación con los partidos políticos tradicionales, el uso masivo de las herramientas disponibles en Internet y el énfasis puesto en defender asuntos que suelen ser relegados por la clase política dirigiente (ecología, transporte, desarrollo sostenible, expulsión del parlamento de los diputados condenados por sentencia, relevo generacional en las diferentes profesiones, etc.) podría desequilibrar el panorama institucional italiano; y no solo a nivel local, sino también estatal.

"Dejad que los electores vengan a nosotros"

Lo cierto es que, estando así las cosas, las palabras del presidente de la República, Giorgio Napolitano, quien, tras conocerse los resultados de las últimas elecciones locales y regionales, afirmó que él no veía “ningún boom del Movimiento 5 Estrellas”, provocan la risa y, al mismo tiempo, invitan a la reflexión. Llámesele antipolítica de derecha, de izquierda o de centro: los grillini se definen como “la verdadera política”, entendida como la participación de la gente en la res publica.

"Los problemas y las demandas son los mismos que los de nuestros padres en los años sesenta y setenta”

Algunos, los más entusiastas, directamente afirman que sus actuaciones son metapolítica, es decir, la evolución natural desde un sistema enfermo e incompleto —el italiano— hacia una democracia real. “Los problemas y las demandas son los mismos que los de nuestros padres en los años sesenta y setenta”, dice Ettore, responsable del Movimiento 5 Estrellas en Thiene (Alto Vicentino), donde han conseguido dos concejales. “Pero ahora estamos lo suficientemente preparados para afrontar la situación, con las nuevas herramientas (tecnológicas) y la evolución de la cultura”.

No obstante, ¿qué tipo de relaciones tienen previsto mantener con las fuerzas políticas tradicionales en aquellos casos en los que tengan que poner en práctica su programa? “En la actualidad las viejas formaciones políticas no son más que marcas desgastadas, agotadas por la mala calidad de la política de los últimos años. Cualquiera que presente una propuesta inteligente, será aceptado de buen grado. No mantendremos los colores, pero sí la forma”.

Entonces, ¿se trata de una rabia pasoliniana —sin revolución— o, quizás mejor, de una renovación? Aquí cabe una sutil diferencia: “una renovación en Italia ya es toda una revolución”, dicen Valentina, Oreste y Sara, voluntarias del movimiento en Vicenza y Thiene. “Pero lo que queremos, sobre todo, es que la gente despierte y decida”. Ettore tiene una respuesta diferente: “Aunque no tengamos éxito en el intento, pues no se trata de subvertir las reglas, sino de mejorarlas y de hacer que se respeten, lo que cuenta es que la gente aprenda a soñar”.

Beppe Grillo: “El entorno político italiano es una piscina sin fondo de intereses en conflicto”, en cafebabel.com

En cuanto a sueños, desde la unificación de Italia en adelante, los italianos ya han tenido muchos.“Y esta es nuestra diferencia”, añade Ettore. “Nosotros no le pedimos a la gente que delegue en nosotros sus sueños. Nosotros les pedimos que nos den la posibilidad de crear un mundo en el que la gente sepa soñar y trabajar por aquello en lo que cree. Berlusconi decía ‘Dejádmelo a mi’, nosotros decimos ‘¡Venid con nosotros!’, que es lo que ha hecho Grillo”.

La relación con el líder

Siempre se vuelve a Grillo, el fundador del Movimiento 5 Estrellas, quien sigue siendo cómico de profesión y no forma parte de ninguna lista electoral pero que puede condenar al ostracismo a quienes estén en contra de su línea política. ¿Es este hombre realmente la única pieza insustituible? Ninguno de los entrevistados pone en duda el hecho de que Grillo y el Movimiento son, por el momento, dos conceptos equivalentes, pero todos son conscientes de que Grillo no es ni eterno ni inamovible en su faceta de gurú.

“Su habilidad y la organización que ha logrado poner en marcha son, en este momento, irreemplazables, pero solo porque la mayor parte de los suyos no tienen la misma experiencia que él en política y en materia de comunicación”, dice Valentina. “Él es un buen hombre, además de inteligente, y sabrá hacerse a un lado cuando llegue el momento”.

"(Beppe Grillo) es un buen hombre, además de inteligente, y sabrá hacerse a un lado cuando llegue el momento”

La esperanza de muchos de los entrevistados es que esta nueva clase política madure con presteza, si bien para despejar la molesta sospecha de que el Movimiento 5 Estrellas puede acabar por transformarse en el enésimo partido político dirigido como una empresa familiar. Sin embargo, aunque algunos como Ettore se muestran de momento menos atraídos por la figura de Grillo, sí reconocen su papel.

El mayor reto consistirá en saber encontrar un espacio, una dimensión política propia en el panorama italiano —conservador y bipolar—. Entrar en la jaula de los leones significa que habrá que asumir compromisos; algo que, de momento y al menos según lo dicho hasta ahora, no es una costumbre del Movimiento 5 Estrellas: basta con recordar el famoso eslogan “Loro non molleranno mai, noi neppur!” (“Ellos no se rinden nunca, nosotros tampoco”) nacido en el blog de Beppe Grillo hace ya años.

En definitiva, resulta natural preguntarse si el Movimiento será capaz de resistir su propio peso o si, por el contrario, acabará aplastado por una ambición demasiado grande y por la triste realidad del sistema italiano, más que por el ego de su creador.

Foto: (cc) sarafasullo/Flickr. Vídeos: micheledelucia/YouTube, euronewses/YouTube.