TRUMP, 100 DÍAS EN 140 CARACTERES

Artículo publicado el 10 de Julio de 2017
Artículo publicado el 10 de Julio de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Este 29 de abril se cumplen los primeros cien días de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos. Ello no le ha impedido mantener su cuenta de Twitter @realDonaldTrump más que activa. Los principales medios de comunicación se niegan a reconocer sus logros. En fin, es obvio que Trump no hace otra cosa más que hablar de sí mismo. Echemos un vistazo a estos 100 días a través de 10 tuits. 

El 20 de enero, empezó todo: Donald Trump se convierte oficialmente en el 45º Presidente de los Estados Unidos. Un nuevo líder con un nuevo mensaje (¿o tal vez no?): «Un gobierno POR el pueblo y PARA el pueblo». Estas palabras nos resultan familiares, ¿verdad? Por supuesto, pertenecen a uno de los discursos más famosos de Abraham Lincoln en Gettysburg y que Trump, una vez elegido, ha reutilizado ingeniosamente. Ahora, la manera en que Trump encarna «al pueblo» mejor que sus predecesores sigue siendo un misterio para nosotros. Sin embargo, un hecho vale más que mil palabras y estos cien días han estado llenos de trampas. 

Primer problema para Trump: la formación de su nuevo Gabinete. Mucha gente ha hablado sobre una Casa Blanca vacía al comienzo de su mandato, ya que el Presidente solo pone su confianza en multimillonarios, militares y su familia, lo que supone una reducción considerable del número de candidatos. No obstante, ha encontrado una razón válida para esta estupidez: ¿para qué molestarse en asumir la responsabilidad sobre las decisiones controvertidas del gabinete? Simplemente, echemos la culpa a los Demócratas, para eso están ahí. 

 ¿Cómo HACER AMÉRICA GRANDE OTRA VEZ?

Su lema: la creación de empleo en Estados Unidos. No importa el cómo, lo que quiere es promocionar el «Made in US» y dar una nueva oportunidad al mercado de trabajo. Trump firmó el proyecto del oleoducto Keystone XL entre EU y Canadá, un oleoducto que Barack Obama vetó tras considerarlo demasiado peligroso para el medioambiente. Trump ha tenido incluso el valor de dar las gracias a ExxonMobil, una de las principales empresas petroleras. Parece que lo único que falta en sus tuits son emoticonos con dólares. Exxon ya le puede agradecer al Presidente la excelente publicidad gratuita. 

Tan solo siete días después de su nombramiento, Donald Trump desencadena una ola de indignación al prohibir la entrada en territorio estadounidense a ciudadanos procedentes de Siria, Irak, Somalia, Irán, Sudán, Libia y Yemen. Esta vez, su tuit no es enfático, exagerado o histérico. Por el contrario, sus palabras son solemnes, moderadas y casi encriptadas, ya que ni siquiera menciona su decreto. La estrategia de Trump es convencer a los estadounidenses de que su país es una enorme zona de entrada libre y sin controles fronterizos. Hacer que las medidas extremas parezcan acciones de primera necesidad es parte de la retórica populista. Afortunadamente, una semana más tarde, un juez federal bloqueó la denominada «prohibición contra los musulmanes», la cual había sido aprobada por el Tribunal de Apelaciones. Un fracaso tremendo.

El muro de México, ¿de verdad? Pagado por los mexicanos, ¿en serio? Veamos el lado positivo. Hasta ahora, Trump no ha logrado invertir un solo dólar en la construcción del muro. Ha pospuesto hasta septiembre el debate sobre este asunto para tener, así, más tiempo para poder prepararse. No estoy segura si los mexicanos se lo pondrán más fácil. Una cosa que podemos decir sobre Trump es que nunca se rinde.

Algo terriblemente difícil para Trump es hacer que todos se olviden de su predecesor. Para ello, ¿qué mejor que desmantelar el Obamacare? ¡Pero no tan rápido! El equipo de Trump todavía no ha presentado una alternativa viable para reemplazar el sistema de Obama. Es fácil criticar, pero cuando se trata de presentar alternativas mejores, ya no hay tuits de por medio. El previsor presidente ha confesado: se trata de un asunto especialmente complejo. Una excusa bastante débil para su falta de alternativas mejores. Su gobierno tuvo que retirar su propuesta de reforma, pero la batalla aún no está perdida. Continuará…

 ¿Y qué pasa con las relaciones internacionales? 

¿Se acuerdan de lo horrorizados que estaban cuando vieron las noticias sobre el ataque de 59 misiles Tomahawk para destruir una base militar de Siria? Bueno, Trump tomó esa decisión durante la cena sin la aprobación del Congreso. Igualmente, hizo el ridículo cuando, al tratar de explicar su decisión, confundió Irak y Siria. En 2013, señaló con el dedo las intenciones de Obama quien pretendía actuar de la misma manera. Se dice que solo los tontos nunca cambian de opinión – sin embargo, no está claro si se puede aplicar en este caso. 

¡Caramba! ¡Eso sí que fue una escalada rápida! Esta demostración de fuerza entre Corea del Norte y Estados Unidos aún no ha terminado. Kim Jong-Un, el Primer Ministro de Corea del Norte, tocó la fibra sensible y Donald Trump ha respondido al desplegar un portaaviones como una «medida de precaución». Trump da una palmada en la espalda a Xi Jinping, el Presidente de China, y, con la otra mano, se burla de Corea del Norte. Una reacción impulsiva que está completamente fuera de lugar teniendo en cuenta la importancia del asunto. ¡Mal!

Capture d’écran 2017-05-08 à 16.44.59.pngCapture d’écran 2017-05-04 à 15.45.17.png

La relación de Donald Trump con la OTAN. ¿Se halla perdido? ¿Sí? Bueno, nosotros también. Otra vez más, es difícil seguirle la pista sobre su posición respecto a la OTAN. Primero la describió como obsoleta; ahora da marcha atrás: «Dije que la OTAN era obsoleta. Ya no es obsoleta». Un repentino revés después de haber acusado a Alemania de deber grandes sumas de dinero a la OTAN. La realidad: los países miembros de la OTAN no «deben» dinero a la Organización o a los Estados Unidos porque la financiación directa de la OTAN se calcula mediante una fórmula y se paga por cada uno de los 28 miembros. ¿Es mucho pedir que alguien que está tan interesado en denunciar y criticar a la Organización sepa al menos de lo que está hablando? 

 ¿Es polémico tuitear? 

Capture d’écran 2017-05-08 à 12.31.40.pngMuchos creyeron que una vez como presidente, Donald Trump pararía de tuitear de manera improvisada y espontánea. Sin embargo, no fue así. Ha continuado haciéndolo e incluso sobre asuntos personales. Pobre Ivanka y su línea de ropa, ambas públicamente criticadas. Pero, ¿el Presidente debería hacer comentarios al respecto? Mediante la publicación de estos tuits, es como si Trump utilizara su poder para ayudar al crecimiento de su negocio familiar. Un poco de autopromoción nunca ha herido a nadie. Pero, ¿se trata de un conflicto de intereses para el Presidente? No tanto. 

A pesar de que se firmaron 30 decretos y se promulgaron 28 leyes, los estadounidenses esperaban algo más de Donald Trump, quien ha conseguido tan solo un índice de aprobación del 40 % según el barómetro de Gallup. En el mismo periodo, Barack Obama consiguió el 69 % durante su presidencia, mientras que George Bush Júnior obtuvo un 63 %. Tal vez, si hubiese pasado menos tiempo echando leña al fuego en Twitter sobre políticas polémicas no estaría en dicha posición. Pero después de todo, toda la culpa la tienen los medios.