¿Tú eres bobo o qué? Los ricos de la clase 'obrera'

Artículo publicado el 26 de Agosto de 2009
Artículo publicado el 26 de Agosto de 2009
Hipster, bobo o bananowe dzieci. De EE UU a Polonia y de Francia a Reino Unido, cada país tiene una expresión para definir a esos pijos de clase media, tan típicos en nuestra sociedad moderna

No puedes tomarte un café en Nueva York sin fijarte en sus gafas de carey, sus pieles pálidas como las de un vampiro y sus pantalones escoceses de American Apparel. Se declaran vegetarianos, pero hacen gala de sus botas de cuero. Los hipster, palabra nacida en los cuarenta derivada de 'hop' (forma coloquial de referirse al opio), tienen una característica esencial: son plenamente conscientes de su estilo de vida alternativo.

Su equivalente francés es el bobo, contracción de bourgeois-bohème (burgués-bohemio), ciudadanos de la clase media o alta parisina que comen alimentos orgánicos y visten ropa de fibra 100% natural, pero que no podrían vivir sin sus iPhone. A diferencia del hipster actual, que pasa de política, el bobo tiene su origen en la generación del Mayo del 68: una generación de jóvenes rebeldes de extrema izquierda.

En contraposición, los bananowe dzieci (niños del plátano) de Polonia se ganaron el nombre precisamente por su oposición a la extrema izquierda. Estos activistas, hijos de miembros del Partido Comunista, se rebelaron contra la vieja guardia, que les culpaba por ello de morder la mano que les daba de comer. Los comunistas les denominaron 'niños del plátano', fruta que se vendía a precios prohibitivos durante el régimen, haciendo hincapié en que venían de hogares pudientes y favorecidos por el régimen comunista.

Aunque a día de hoy el bobo siga votando socialista o verde, las anteriores generaciones de franceses bohemios han dado paso a lo que en Francia se conoce como gauche-caviar (Izquierda-caviar), una izquierda de hábitos caros acusada de haber perdido el contacto con los ciudadanos a los que representan. Los italianos denominan este fenómeno radical-chic, mientras que los británicos llevan tachando a los políticos laboristas de socialistas de champán (champagne socialists) desde que se acuñase el término en 1989. Por aquel entonces, un mercado de valores en crisis dejaba a un lado el caviar y el champán, acabando con la cultura yuppie (contracción de 'young urban professional', joven profesional urbano) en los países de habla inglesa y Alemania. ¿Quién sabe qué nuevas especies mutarán a raíz de la actual crisis económica mundial? Y más importante aún, ¿cómo vestirán?

Más sobre el ilustrador de este artículo, Henning Studte