Turín, Capital Mundial del Diseño con el desarrollo sostenible

Artículo publicado el 29 de Febrero de 2008
Revista publicada
Artículo publicado el 29 de Febrero de 2008
Turín es la Capital del Diseño 2008. Durante un año, la ciudad se transformará en un laboratorio sobre grandes temas como reconversión industrial, desarrollo y eco-compatibilidad.

(Foto: ©Stefano Fassone) “Turín sin Italia sería más o menos la misma; Italia sin Turín, seguro que no.” Quien lo afirma es el escritor Umberto Ecco. Conocida en el extranjero más que nada como la ciudad de Fiat y de la Juventus, Turín es mucho más. Es La cuna en que, durante el movimiento del Resurgimiento, se decidió construir una Italia unida, ciudad transformada por el boom industrial y por la recesión de fin de siglo XX, pero que ha sabido reinventarse hasta el punto de albergar las olimpiadas de invierno en 2006.

Capital de la moda y el cine, hoy el es cuartel general del italian style de Giugiaro y Pininfarina, del Politécnico y del Instituto Europeo de Diseño (IED). No es, por tanto, una casualidad que los diseñadores de todo el mundo hayan decidido darse cita, en 2008, a la sombra de la Mole Antonelliana.

En un tiempo récord, esta ciudad ha sabido rediseñar su estructura urbana y recuperar su patrimonio cultural gracias a una operación de márketing territorial inédita, sin olvidarse transformar la industria al servicio de la búsqueda y producción de nuevos materiales ecológicos. Por estos motivos, Icsid (International Council of Societes of Industrial Design), ha decidido nombrarla capital mundial del diseño, cual escaparate para favorecer el debate e intercambio internacionales sobre los dos grandes temas de actualidad : el desarrollo sostenible y la recuperación el reciclaje en el diseño.

Sostenibilidad, la vía europea para el diseño

De Vancouver a Singapur, de Estocolmo a Aukland, el imperativo es el mismo: dar vida a un futuro sostenible. Las preocupaciones a las que hoy deben hacer frente los diseñadores, arquitectos, ingenieros e industriales no son fáciles de resolver: cambio climático y fuentes de energía desencadenan interminables debates y las soluciones son de todo menos unánimes.

Como uno de los ejemplos, las

class="external-link">rígidas normativas de la UE sobre los componentes electrónicos que entraron en vigor hace poco más de un año están dando sus frutos en la proyección y realización de productos de consumo, destinados sobre todo al ámbito doméstico. Por el momento, sin embargo, ninguna asociación de la industria del diseño ha apuntado la necesidad de unas legislaciones internacionales para regular los procesos industriales sostenibles que tengan en cuenta el uso de materiales ecológicos. En resumen, poco puede hacerse en la práctica si el protocolo de Kioto se queda en montones de páginas llenas de buenas intenciones y cada país sigue con su misma política.

Pese a todo, en este panorama fragmentario, las directivas europeas que encaminan a los países de la unión hacia la misma dirección tienen un peso considerable. De hecho, quizá no se trate de una casualidad que, en la lista de las veinte ciudades con mejor calidad de vida, redactada por Monocle y discutida enInternational Herald Tribune, aparezcan once ciudades europeas: el podio se lo reparten Múnich, Copenague y Zúrich, pero también están Viena, Helsinki, Estocolmo, Madrid, Barcelona, Hamburgo, París y Ginebra. Sin olvidar tampoco Dublín ni Tallin que, además, figuran como óptimo ejemplo de reaprovechamiento territorial eco-compatible y de desarrollo cultural como reacción a la crisis industrial de fines de siglo XX.

Las grandes citas del Torino World Design Capital

Si los temas de actualidad son el desarrollo sostenible, la innovación y la reconversión de la industria y el desarrollo cultural, Turín no podía menos que transformarse en teatro del design in progress. A la sombra de la Mole, las celebraciones del World Design Capital ya han dado comienzo en otoño de 2007 con las muestras sobre La trilogía del automóvil y Virtual Design and virtual Testing, el 20 de marzo.

Además, a finales de junio, Turín acogerá excepcionalmente la entrega del premio Compás de Oro, uno de los más prestigiosos reconocimientos del diseño a nivel europeo. El programa cambia a menudo y se puede consultar en esta web.