Turistas: la invasión de Berlín

Artículo publicado el 15 de Octubre de 2009
Artículo publicado el 15 de Octubre de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Si eres berlinés y no tienes la oportunidad de pasar el verano en otra parte, hay algo que seguro que vas a encontrarte en tu ciudad: ¡turistas! Acechan ya no solo por los monumentos, sino por lugares y medios de transportes ya conquistados, esos que hasta el momento solo conocían los propios berlineses

Este año, Berlín se ha convertido de nuevo en el centro de un evento deportivo mundial: tras el mundial de fútbol de Alemania en 2006, en 2009 se ha celebrado el de atletismo. Y con esto, llegaron los turistas. “La ciudad estaba llena y los hoteles a rebosar”, según palabras de Burkhard Kieker, gerente de la sociedad de responsabilidad limitada, Berlin Tourismus Marketing (BTM) GmbH. Solo entre los días 15 y 23 de agosto, vinieron alrededor de unos 400.000 visitantes a la competición en el Olympiastadion (Estadio Olímpico de Berlín). Además, a finales de septiembre tuvo lugar la maratón berlinesa y en noviembre se celebrará el vigésimo aniversario de la caída del muro. Este acontecimiento europeo volverá a atraer a miles de visitantes a Berlín. 

©http://www.flickr.com/photos/antaldaniel/2912118873/sizes/o/

En busca de la orginalidad

Sin embargo, a los numerosos turistas que llegan a Berlín ya no les basta recorrer uno por uno los monumentos más importantes de la ciudad como la Puerta de Brandemburgo, el Reichstag (el Parlamento) o la Alexanderplatz (la Plaza Alexander). Desde hace ya mucho tiempo, los turistas se dedican a buscar por Berlín lugares originales. Las nuevas guías turísticas y también la misma página web de la ciudad siguen también esta nueva tendencia e informan sobre distintos rincones más comunes y al mismo tiempo, menos conocidos de Berlín. 

©http://www.flickr.com/photos/patrickwilken/3290700012/En esta categoría entran las zonas de Kreuzberg o Schöneberg, en el antiguo Berlín occidental, Prenzlauer Berg, Mitte y Friedrichshain en la parte oriental. Estas zonas de la ciudad ofrecen cultura de barrio y un ambiente alternativo y con ello, atrae cada vez a más turistas. Anette, estudiante de 30 años, afirma que “aquí mismo en Bezirk Neukölln, donde viven tradicionalmente trabajadores, estudiantes y familias turcas, se encuentra cada vez más a grupos de turistas. Están en busca del real y auténtico Berlín, para no irse con la sensación de solo haber visto los típicos monumentos”. Así que descubren lugares, en los que antes te encontrabas principalmente con vecinos, como el tranquilo Wiesen am Landwehrkanal o el Kreuzberger Bergmannstraße con sus numerosos cafés, que serán un imán para los turistas, mientras que los berlineses a partir de ahora deberán buscar otros lugares en los que puedan reunirse.

Los turistas de Berlín en bici por la capital

Con el asalto a nuevos lugares llega también la conquista de nuevos medios de transporte: la bicicleta, un recurso cada vez más utilizado. La mayoría de las zonas de la ciudad permite moverse con la bici con facilidad. De esta manera los turistas hacen lo mismo que los auténticos berlineses, que viven la naturaleza desde sus bicis. Y, en efecto, la capital es amante de las bicicletas. Deutsche Bahn, la compañía de trenes alemana, se implica en este negocio poniendo a disposición de los visitantes bicicletas conocidas como CallBikes, que se pueden tomar prestadas mediante los teléfonos móviles y las tarjetas de crédito directamente en la calle. Hoy en día un alquiler de bicicletas en la capital es un negocio en pleno auge. Los más perezosos pueden dejarse llevar en cómodas velotaxis (taxis bicis) por la ciudad. Los más sagaces forman parte de las frecuentes visitas guiadas en bici por la ciudad.

©http://www.flickr.com/photos/tellmewhat/2649971580/sizes/l/

Estas excursiones llaman al divertimiento autóctono berlinés y de ahí, en ocasiones, el disgusto de estos: cuando deben abrirse camino para llegar al trabajo entre un grupo de turistas en bici dando bandazos y hablando por los codos, los berlineses se impacientan y refunfuñan ya que sienten que su libertad de movimiento se restringe. 

La mayoría de las veces, por experiencia, los turistas rara vez se adaptan bien a la circulación. A veces suponen un gran riesgo, suelen frenar bruscamente cuando se cruza en el camino algún monumento o porque quieren consultar el plano de la ciudad en qué esquina se encuentra Curry 36 (para los berlineses es conocido como el mejor Currywurst-Bude, es decir, el puesto que ofrece las mejores salchichas con salsa de curry de la ciudad).

Conviértete en berlinés 

©http://www.flickr.com/photos/nazlykasim/El sector del turismo en Berlín está en pleno auge. Desde la caída del muro aumenta cada año el número de pernoctaciones. Según la BTM (Berlin Tourismus Marketing o la oficina de márquetin y turismo de Berlín) la metrópolis se colocaba en 2008 en el primer puesto de las ciudades más visitadas de Alemania con 18 millones de pernoctaciones, un 2,8% más que el año anterior. La segunda posición la ocuparía Múnich, con 10 millones. 

La mayoría de los visitantes proceden aún de Alemania, pero la cantidad de huéspedes procedentes del extranjero está aumentando. Los británicos encabezan la lista de los turistas que más visitan Berlín, pero los italianos, holandeses, estadounidenses, españoles, franceses y escandinavos también acuden en masa a la ciudad que baña el río Spree. 

En vista de este desarrollo, los berlineses no deben mostrarse tan enfadados. El turista que visita Berlín, también aquel que va en bici, es el que aporta dinero a la ciudad a lo largo del año. El sector del turismo crece también ahora en época de crisis y ofrece a una región muy tocada por el desempleo, de un 14% en Berlín, un buen motor económico. Al mismo tiempo, el turismo trae más encanto multicultural a Berlín, tanto que podría denominarse metrópolis. Y los berlineses se sienten a este respecto y a pesar de todo bastante orgullosos, pero en secreto.