Turquía: el subtexto del golpe

Artículo publicado el 19 de Julio de 2016
Artículo publicado el 19 de Julio de 2016

Tras el intento fallido de golpe de Estado en Turquía, el Gobierno ha detenido a 6.000 personas y ha destituido a más de 2.700 jueces. Hay quienes piensan que el levantamiento de una gran parte de la población contra los golpistas no tuvo nada de democrático. Otros, aliviados de que la dictadura militar no haya logrado hacerse camino, ponen sus esperanzas en la oposición.

El precio del levantamiento- Deutschlandfunk, Alemania

Para oponerse a los tanques, los turcos han dejado de lado los principios fundamentales de la democracia, explica el Deutschlandfunk: "Lo que en un primer momento pareció ser una resistencia democrática y valiente, en realidad fue más bien la aparición de los partidarios de Erdoğan, dispuestos a matar por su líder, e incluso, a morir por él. Asesinaron a los soldados, orinaron sobre sus cadáveres delante de las cámaras e incluso decapitaron a un soldado, de la misma forma en que lo hace el Daesh (...) Los partidarios de Erdoğan se lanzaron a las calles cantando Allah-u Akbar, [Alá es grande, ndlr] haciendo el saludo de islamistas y fascistas. En Estambul, cruzaron a los suburbios habitados por alevíes [rama chiíta del islam, en Turquía la mayoría es suní, ndlr] y a los barrios donde quedan los jóvenes para salir por la noche y tomar algo. Este intento de golpe, cualesquiera que sean sus autores y motivos, deja un mensaje claro: Erdoğan ha logrado consolidar su poder y fortalecer la autoestima de sus partidarios islamistas". (17/07/2016). 

Erdoğan​ es el menor de los males- Hürriyet Daily News, Turquía

Aunque está lejos de ser un partidario del Gobierno de Erdoğan, el columnista Yusuf Kanlı se confiesa aliviado, en el diario liberal Hürriyet Daily News, de que el intento de golpe haya fracasado en Turquía: "Incluso el peor de los gobiernos civiles, es mejor que un golpe en la administración (...) El Gobierno ha sido elegido democráticamente y si se quiere cambiar debe pasar por las urnas. Turquía debería poder lograr esto. Por extraño y paradójico que pueda parecer, al Gobierno de Erdoğan lo salvaron los medios de comunicación turcos a quien él mismo ha acosado durante los últimos 14 años. Si los canales como CNN Türk, NTV y otros no se hubieran opuesto a las órdenes de los golpistas, no habrían podido continuar con su programación y con la difusión del mensaje de Erdoğan y de su gabinete con el que llegar a las masas, y pedirles a los ciudadanos que salieran a las calles. De no haber sido por ellos, el golpe habría triunfado y en vez de los hombres de la junta, hoy serían otros los que estarían en prisión." (18/07/2016)

La oposición no ha muerto- Médiapart, Francia

Incluso después del intento del golpe, la resistencia al presidente Erdoğan continúa, asegura el periodista y poeta Jean-Noël Cuénod en su blog alojado de Médiapart: "Teniendo en cuenta este apoyo tanto en las urnas como en la calle, Erdoğan no va a dudar en acelerar la "sultanización" de Turquía y en desmantelar lo que queda aún de laicidad en las instituciones. No obstante, no se han perdido todas las esperanzas seculares. Las ciudades turcan se componen de una clase media que aún se aferra a la libertad de conciencia. Incluso si los medios de comunicación siguen la línea del poder, los turcos tienen las redes sociales y sus vínculos en el extranjero para informarse y hacer llegar su mensaje. La reacción de algunos de los militares en contra de la "democracia-dictadura" del régimen de Erdoğan demuestra que la oposición sigue en primera línea. Incluso si este golpe fallido les ha herido de bala." (16/07/2016)

¿Es mejor esperar?- Cyprus Mail, Chipre 

Los golpistas turcos han seguido el mal ejemplo, escribe el Cyprus Mail: "Los responsables del golpe de Estado han cometido el mismo error que los liberales egipcios que en 2013 instaron al ejército a que derrocara al presidente electo. Por aquel entonces, Egipto tenía un presidente (Mohamed Morsi), a quien los ciudadanos odiaban, pero también tenían una democracia que buscaba la forma pacífica de poder echarle. La popularidad de Erdoğan ha disminuido con el tiempo. La economía turca se estanca, la política de Ankara en Siria es catastrófica y la corrupción de los que le rodean no pasa desapercibida. Más tarde o más temprano, [Erdoğan] habría perdido las elecciones. Pero como pasó con los liberales egipcios, aquellos que se pusieron a la cabeza en el golpe de Estado en Turquía, no han creído lo suficientemente en la democracia para esperar, quizás, un poco más." (17/07/2016)

Blindar la democracia- El País, España

El diario El País le pide a Erdoğan que a partir de ahora refuerce la democracia: "Ya que las tensiones se han disipado y hemos asistido a escenas lamentables contra los soldados rebeldes, es más necesario que nunca, que sea la justicia la que, de forma independiente, abra investigación contra los rebeldes y sus partidarios. Pero el despido, un día después del golpe, de miles de jueces y fiscales, así como la detención de diez jueces del Tribunal Supremo, nos preocupa. Esto puede debilitar aún más la separación de poderes que ya está muy tocada por la deriva autoritaria de Erdoğan. Este golpe frustrado debería impulsar el reforzamiento de la democracia y del estado de derecho y unir el país frente al gran desafío que tiene delante. Que no se polarice, precisamente más." (18/07/ 2016)

__

30 países, 300 medios, 1 revista. La revista euro|topics presenta los temas que afectan a Europa y refleja la diversidad de opiniones, de ideas y estados de ánimo del continente.