Ucrania y Europa, haciendo lazos el nueve de mayo

Artículo publicado el 9 de Mayo de 2011
Artículo publicado el 9 de Mayo de 2011
El 9 de mayo, Día de Europa, se celebra el 61 aniversario de la Unión Europea, pero en Ucrania celebramos el Día de la Victoria. Este año será especial, porque nuestro primer ministro ha obligado a las autoridades locales a que se ondeen banderas rojas (“Banderas de la Victoria”) junto con la bandera amarilla y azul, la nacional.
Esto ha conllevado indignación no solo entre intelectuales, sino entre ciudadanos con uso de razón.

Después de que se desintegrara la URSS, la administración del Kremlin en Moscú estaba impaciente por reunirse con sus “hijos pródigos”. El principal medio que se usó fue la lengua rusa, y es que muchos habitantes de países de la antigua URSS conocían y les gustaba el ruso. Sin embargo, empezaron a tener miedo de hablarlo, ya que surgió un nuevo eslogan: "donde está la lengua rusa, está Rusia".

En el año 2005, las autoridades rusas lanzaron otra campaña promocional. Se apeló a todo el mundo a que honrara a los caídos en la Gran Guerra Patriótica (1941-1945) llevando un lazo de San Jorge, un popular santo ruso que ganó gran notoriedad después de que la emperatriz Catalina La Grande (1729-1796) instituyera la orden de San Jorge junto con la entrega de un lazo amarillo y negro. Después de condecorarse a sí misma, el lazo sería otorgado a soldados distinguidos. Las autoridades comunistas cancelaron esta orden entre los años 1917 y 1992, tras la decisión estalinista de entregar el lazo de San Jorge a algunas órdenes soviéticas, y es que Stalin sospechaba que el espíritu de lucha de los soldados se podría llevar el mérito de la grandeza del Imperio Ruso.

Bandera roja (R) on en coches, bolsas y ropa

Pese a su éxito en el pasado lustro, parece que todo el lazo se ha gastado este año. Con la campaña dedicada a ondear las banderas rojas, el líder del partido comunista ucraniano, Petro Symonenko, ha prometido que los que no lo hagan serán llevados ante la ley. Hay una perversa relación entre los partidos comunistas y el imperialismo ruso de los países de la antigua URSS. “Celebramos el 8 de mayo por el fin de la guerra”, comenta Samuel, un amigo eslovaco. “Es fiesta nacional, pero no creo que tengamos que prestarle tanta atención”. Le envidio porque vive en la Unión Europea, un lugar donde nadie puede obligarte a colocar una bandera roja ni amenazarte con querellas o policías. Y porque Ucrania solo forma parte de Europa.

Foto: (cc) square eyes/ Flickr