UE-Turquía: Atatürk y Carlomagno, juntos en los billetes

Artículo publicado el 14 de Febrero de 2011
Artículo publicado el 14 de Febrero de 2011
Por lo general se asume que cualquier nuevo miembro de la Unión Europea aceptará y tomará como propios los símbolos comunitarios. Turquía, en caso de que entre en el club, también lo hará. ¿O no? ¿Puede el sabor asiático y musulmán reinventar los símbolos de la EU? ¿Podrían dos "padres de civilizaciones" como Carlomagno y Mustafá Kemal Atatürk convivir como estatuas o en los billetes?
He aquí algunas ideas.

Las identidades nacionales de los 27 estados miembros de la UE no están representadas en los actuales símbolos colectivos. Éstos se basan y reproducen esencias grecorromanos convertidas al cristianismo. Por ejemplo la coronación de Carlomagno, Rey de los Francos, como Santo Emperador Romano por el Papa León en el 800 d.C., que fusionó varias concepciones. O el traslado oficial de la capital del Imperio Romano desde Constantinopla (antigua mitad oriental) de nuevo a Roma en el año 962. Los pensadores y artistas renacentistas resucitaron estos símbolos y mitos grecorromanos para cimentar su trabajo. El economista egipcio Samir Amin suscribe que la adición del helenismo fue necesaria para la creación y el mantenimiento de esta nueva identidad europea. Este cambio sutil pero bastante obvio tornó a la Grecia antigua en centro de todo el conocimiento centroeuropeo u occidental, que adoptó como propios los símbolos de la cultura clásica.

La República de Turquía, ¿"figura paterna" para Europa?

El logo cultural de la UE consiste en dos líneas rectas paralelas con otra línea sobre ellas que se gira sobre sí misma en ambas esquinas. Se trata de una columna dórica que representa cultura, conocimiento y civilización, una idea también adoptada como logotipo de la UNESCO, establecido en 1945 para representar a las naciones del mundo unidas por una meta común. ¿Representa también esta columna dórica la cultura noreuropea, o su herencia árabe, o sus diferentes alianzas con imperios musulmanes como el Otomano? Los símbolos oficiales y no oficiales de la UE conectan a sus estados miembros a través de la fe cristiana (sin especificar las diferentes denominaciones), pero no parecen tener en cuenta a los demás hijos de Abraham. Es más: estos símbolos europeos olvidan los colores de las banderas nacionales, los héroes, los mitos y los idiomas.

Carlomagno está aceptado como el Padre de Europa y, por lo tanto, de la UE, con edificios y salas en su nombre. Escriban las palabras "Padre de Europa" en Google y la primera referencia será Carlomagno. Pero ¿se extendió su herencia sobre Turquía? La eventual fusión de Europa y Asia Menor sería algo así como vestir con traje de sastre y corbata una estatua de Mustafá Kemal Atatürk ("Padre de los Turcos"), y ponerla frente al edificio del Consejo de Ministros de la UE.

Estas dos figuras paternales podrían estar visualmente unidas en su diversidad. Los sellos conmemorativos de la UE podrían asumir la identidad nacional de Turquía. Atatürk podría estar junto a Carlomagno, con doce estrellas amarillas alrededor de su imagen y las palabras UE-Türkiye Cümhüriyeti (UE-República de Turquía) sobre su cabeza. En reciprocidad y manteniendo el espíritu de estar "unidos en la diversidad" (como reza el lema de la UE), Turquía tendría a Carlomagno en sus túnicas ceremoniales y en la Corona Franca, rodeada por las mismas doce estrelas con las palabras Türkiye Cümhüriyeti-UE debajo.

Europa, Turquía y Grecia

¿Deben volver los perfiles regios?Para el reverso del euro, presentado en 2002 y utilizado hoy por 17 de los 27 estados miembros, se reservaron las imágenes de los héroes nacionales. El euro está escrito con la letra griega epsilon. La geógrafa finesa Pauliina Raento apunta que la epsilon unifica el nombre de Europa: Grecia como cuna de la civilización europea.

¿Creíble para un futuro próximo?El mito de Europa es otro ejemplo de la "unión en la diversidad" que ofrece Turquía como lazo donde colindan tres continentes en los mundos antiguo y moderno. Según Homero, Europa nació en Asia Menor, en el este, es decir en Anatolia o, acualmente, Turquía. Después de que Europa fuera secuestrada por Zeus transformado en toro blanco, ésta pasó su vida adulta con él y sus tres hijos en Creta, Grecia. Tras su muerte, Europa fue considerada como la madre geográfica de una masa de tierra. Para completar el círculo, Europa necesita reconocer su deber filiar y ancestral hacia sus hijos de Asia Menor. Símbolos como éstos exasperarán y perpetuarán la existencia de malentendidos mutuos entre Turquía y la UE. A la larga no importa cuánto quiera cada uno comprender al otro; sin una adecuación de estos símbolos, puede que sus intentos sean tibios e ineficaces.

Este artículo es un breve resumen de la obra "Mitos, símbolos y marcas: identidad nacional turca y la UE" VDM Dr. Muller Aktiengesellschaft & Co. KG, 2009

Fotos: Portada (cc) gideon_wright/ Flickr; proyecciones de texto (cc) Hatice Sitki