UE-Turquía: Chipre, Suecia y las elecciones de 2009

Artículo publicado el 19 de Enero de 2009
Artículo publicado el 19 de Enero de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Del 19 al 20 de enero, Recep Tayyip Erdogán estará de visita por Bruselas. 2009 podría ser –una vez más- un año decisivo para las relaciones Turquía-UE. Durante los últimos dos años se ha avanzado muy lentamente, y desde la apertura de las negociaciones de ampliación en 2005 solo se han iniciado diez capítulos. De ellos, solo uno fue concluido. Un panorama del año

La manzana de la discordia chipriota

LaRezistance/ FlickrMuchas cosas dependerán de si se consigue encontrar una solución al conflicto chipriota en 2009. De momento, Turquía no reconoce al gobierno chipriota e impide a los barcos chipriotas fondear en sus puertos. La UE ha optado en consecuencia por no abrir ocho de los capítulos de las negociaciones, pero podría decantarse por una ruptura completa de las mismas de no cambiar el status quo. Si se alcanzase una solución, la gran manzana de la discordia entre la UE y Turquía dejaría de bloquear el camino y la República de Chipre podría pasar de ser un enemigo a un aliado en el proceso de adhesión. De solucionarse el conflicto antes de junio de 2009, los turcochipriotas tendrían la posibilidad de tomar parte en las elecciones europeas: el turco sería así una lengua oficial de la UE.

Enero-junio 2009: la presidencia de turno checa

Consejo EuropeoEs cierto que Praga tiene fama de euroescéptica, sobre todo por lo que se refiere al Tratado de Lisboa. Sin embargo, esta crítica no afecta para nada a la cuestión de la ampliación. El gobierno checo se considera partidario de una ampliación en dirección al sureste de Europa, incluyendo a Turquía. El 6 de noviembre de 2008 Karel Schwarzenberg, ministro de Exteriores checo, reafirmó su posición: “Es de todos sabido que la República Checa es uno de los países de la UE que más apoya la adhesión de Turquía”. En la plataforma digital Middle East Online Schwarzenberg se refirió el 9 de enero a un “prejuicio” occidental contra Turquía.

29 de marzo de 2009: elecciones en Turquía

Comisión EuropeaEn lo que se refiere a Turquía, los tres primeros meses del año estarán marcados por las elecciones locales. En toda Turquía se reeligen los ayuntamientos. La campaña electoral está en plena marcha y la UE apenas juega ningún papel. Predominan los temas de política interna. Muchos entienden las elecciones como un referéndum sobre la política gubernamental del AKP (el Partido de la Justicia y el Desarrollo de Erdogan), que obtuvo en julio de 2007 casi el 47% de los votos a causa, entre otros factores, de su política europeísta. El partido en el gobierno parece haberse hecho a la idea de una política a pequeños pasos, buscando evitar la presión del ejército. Las relaciones entre la UE y Turquía tendrán que esperar hasta después de las elecciones para que vuelvan a soplar vientos de reforma desde Ankara. Sin embargo, el periodo después de las mismas tampoco parece muy propicio para un entusiasmo reformista. Las reformas europeístas del gobierno no parecen avanzar desde hace dos años, y no parece que el gran proyecto de una constitución civil vaya a concluir en un futuro próximo.

Del 4 al 7 de junio de 2009: elecciones al Parlamento Europeo

wikimediaLa campaña electoral todavía está en sus comienzos. Por lo menos en Alemania parece previsible que la adhesión de Turquía no será un tema central. En 2005 la CDU ya consiguió evitar que Turquía se convirtiese en un tema de campaña. El nuevo presidente del Gobierno, Seehofer, de la CSU, volvió a defender esta posición en diciembre de 2008. En Francia y Austria algunos partidos podrían intentar convertir la ampliación de la UE en piedra de toque. También la Liga Norte italiana puede tratar, como en las elecciones anteriores, de despertar los fantasmas de Turquía y la inmigración.

Julio–diciembre 2009: Presidencia de turno sueca

Suecia es uno de los más fervientes defensores de la adhesión turca a la UE, en todo el espectro político. La influencia que tendrá esto en las negociaciones con la UE dependerá mucho de cómo se haya desarrollado la cuestión chipriota. En el peor de los casos, Suecia podría decantarse por una continuación del statu quo –o, en cualquier caso, por no llevar a fondo las negociaciones. Seguramente para Turquía también será estratégicamente rentable el hecho de que su mayor defensor ocupe la presidencia de turno europea.