¡Ultraderechas de Europa, uníos!

Artículo publicado el 1 de Junio de 2009
Artículo publicado el 1 de Junio de 2009
Fiamma Tricolore, Forza Nuova y La Destra son los partidos italianos a la “derecha del centroderecha”. ¿Cómo se organizan y preparan los partidos de derechas para las elecciones europeas de junio de 2009?

Tienen algunos principios en común: todos quieren revigorizar algunos aspectos del fascismo y defienden tesis históricas revisionistas; se oponen al capitalismo mundial y se identifican con los valores de identidad, tradición y patria; rechazan el Tratado de Lisboa y defienden la idea de la “Europa de las naciones”, independiente militarmente de Estados Unidos y equidistante del liberalismo y el comunismo.

“No sólo asuntos europeos”

Sin embargo, puede resultar difícil que se alíen entre sí para las próximas elecciones europeas. El llamamiento de Forza Nuova a que se cree una lista que reúna a todas las fuerzas de la derecha aún no ha dado resultado. En espera de que así sea, el líder y eurodiputado Roberto Fiore ya ha empezado la campaña electoral con el apoyo de Bruno Gollnisch, del Frente Nacional francés. Las cuestiones candentes son el “no” al Tratado de Lisboa y el “problema migratorio”. El partido cultiva sus relaciones en Europa con otras formaciones de extrema derecha, a través del Frente Nacional Europeo, alianza política que reúne, asimismo, a la Falange Española, la rumana Noua Dreaptă y el NPD alemán (Partido Nacionaldemócrata).

Luca Lorenzi, responsable del movimiento juvenil Gioventù Italiana dentro de La Destra [partido escindido de Alianza Nacional, ndr], pronostica un crecimiento de su popularidad de cara a la campaña electoral. Entre los temas se encuentran: el derecho a la vivienda para todos los italianos, el desarrollo del sur de Italia y el “no” a Turquía. No sólo se trata de cuestiones europeas, ya que Lorenzi admite que una campaña construida en exclusiva en ese sentido “resultaría poco rentable”. Pese a ello, promete que la vertiente juvenil del partido hará todo lo posible para dotar al debate de una dimensión más europea. Luca Romagnoli, eurodiputado y secretario de Fiamma Tricolore (Llama Tricolor, partido creado tras el giro moderado de Alianza Nacional en 1995) insistirá en la idea de una “Europa de las patrias” que ponga de realce la tradición y afirme la independencia propia frente a los Estados Unidos. Romagnoli defiende, además, un mayor poder para el Parlamento Europeo, aunque “el derecho comunitario no debe sustituir a los usos y costumbres jurídicos nacionales”, y pone como ejemplo negativo la reciente iniciativa contra la xenofobia del pasado mes de noviembre, considerada “demasiado restrictiva”, y a la que todos deberán adecuarse.

Irredentismo

El puesto más adecuado para el partido La Destra parece ser el grupo Unión por la Europa de las Naciones (UEN), del que ya forma parte el eurodiputado Nello Musumeci. Luca Romagnoli y Roberto Fiore eran miembros de Identidad Tradición y Soberanía, partido que sólo alcanzó once meses de existencia. “Fue un final poco glorioso para un grupo activo sólo sobre el papel”, admite Romagnoli. Los nacionalismos de cada delegación acababan a menudo siendo un obstáculo: “Si los nacionalistas austriacos piden que el Alto Adigio vuelva a Austria, está claro que yo no puedo estar de acuerdo con ellos”, observa el eurodiputado. “Es como si yo pidiese a Francia que nos devolviera Niza y Saboya: hay temas que no se deben sacar a relucir”, concluye apesadumbrado. “No somos euroescépticos”, prosigue, “y nos resultaría muy difícil estar en un grupo como Independencia/Democracia; es mejor la UEN”. Para terminar, manifiesta un anhelo: “reconozco que en las últimas elecciones tuvimos suerte; esperemos que se repita”.