Un enclave ruso en la UE

Artículo publicado el 23 de Julio de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 23 de Julio de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El singular estatuto de Kaliningrado ha presentado siempre dificultades para la región. ¿Cómo afectará a este territorio la nueva pertenencia a la UE de sus vecinos?

Kaliningrado o Knisberg, una zona militar cerrada desde de la Segunda Guerra Mundial hasta la caída de la URSS, se ha convertido uno de los principales puntos de cooperación entre la Federación Rusa y la Unión Europea. Las relaciones europeas con esta parte de Rusia densamente poblada (la región de Kaliningrado tiene aproximadamente un millón de habitantes), que es también desde el uno de mayo de 2004 un enclave en la Unión Europea, comenzaron hace ya mucho tiempo. Desde 1991, la Unión Europea ha realizado un importante acuerdo financiero con Kaliningrado, proporcionando aproximadamente 40 millones de euros en asistencia Tacis conforme al Programa Nacional de Rusia. El Acuerdo de Asociación y Cooperación (PCA) entró en vigor en diciembre de 1997 para un período inicial de 10 años. Este acuerdo estableció las relaciones bilaterales en diferentes materias entre Rusia y la UE.

Había problemas antes de la pertenencia a la UE, y quedan aún más por llegar...

Todo el dinero que Kaliningrado recibía de los fondos de la UE era para el desarrollo de sus intereses sanitarios y empresariales. Los proyectos recogían varios problemas centrados en la calidad de las aguas en las fronteras con Lituania y Polonia, la disminución del crimen organizado y la reducción de los riesgos sanitarios. Uno de los problemas más candentes antes del 1 de mayo era el tránsito y la calidad de las fronteras con Lituania y Polonia. Estos problemas permanecieron y han aparecido otros nuevos, como puso de manifiesto la conferencia que tuvo lugar en Kaliningrado. El jefe de las autoridades locales, Michael Cikel, se reunió con Richard Rait, director de la Comisión Europea en Rusia. En dos semanas volverá a Bruselas, tras dedicar todo este tiempo a la región de Kaliningrado. En la conferencia estuvieron presentes el director del departamento de relaciones económicas internacionales, Víctor Romanovski, y el representante del departamento de Asuntos Exteriores, Sergey Bezbrezjev. Ambos informaron a Rait sobre los asuntos que interesaban a éste último. Entre ellos se encontraban el impacto de la pertenencia de Lituania a la UE sobre la situación socio-económica de Kaliningrado, y un nuevo modelo de legislación para el problema de la zona económica especial. El representante de la UE fue informado sobre el complicado y costoso procedimiento en territorio letón para controlar las mercancías transportadas por ferrocarril, y sobre la creciente inestabilidad de las garantías de seguro en mayo, bastante estables anteriormente. Rite señaló que los problema relativos al tráfico de mercancías que han aparecido tras el establecimiento de la nueva legislación, se discutirá seriamente para fijar nuevos acuerdos.

Postscriptum

No hay duda que Kaliningrado cooperará con la UE. La cuestión es si ello cambiará o no el estatuto de las autoridades locales, que pueden ganar una mayor independencia y están consiguiendo en la actualidad mayores recursos financieros para ahorrar. El tiempo mostrará la reacción de las autoridades rusas al problemático estatuto de Kaliningrado como territorio aislado de Rusia, rodeado y fuertemente influenciado por los nuevos miembros de la UE. Por otra parte, podría aparecer el problema de ciertas tendencias separatistas. En resumidas cuentas, la Unión Europea reconoce totalmente que Kaliningrado es una parte integral de la Federación Rusa.