¡Un Euro fuerte tan débil! (¡y los preservativos tan caros!)

Artículo publicado el 14 de Diciembre de 2007
Artículo publicado el 14 de Diciembre de 2007
Mientras el euro bate records frente al dólar, la irrupción del yuan chino en el sistema monetario internacional dificulta la paridad internacional de las monedas.

El Presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, afirmó el pasado 3 de diciembre que “2008 será un año con una inflación mayor (2,5%) y un menor crecimiento (2%)”. Las exportaciones europeas no acaban de despegar respecto al dólar y al yuan demasiado baratos. La UE y los EEUU solicitan a China que reevalúe el yuan, la UE muestra su preocupación por la política monetaria norteamericana, y los EEUU se preocupan a su vez por la política monetaria china. Los chinos son los únicos que no se pronuncian al respecto, pero el tsunami no está lejos, ya que estas tres economías dependen la una de la otra: una recesión americana comportaría una recesión en China y Europa.

Las estrategias de las tres grandes potencias

Se trata, por tanto, de comprometerse y ajustar los tipos de cambio, puesto que una moneda tiene la capacidad tanto de destrozar una economía como de impulsarla. Con un euro fuerte, las importaciones salen baratas, pero resulta complicado exportar. Con un dólar débil, se acentúa la tendencia. Los tipos de cambio tienen una gran repercusión en las balanzas comerciales. Por lo tanto, los Estados deben adaptar el valor de su moneda a su estrategia económica.

En China, un yuan débil y vinculado al curso del dólar significa que los productos se venden más baratos, y los compradores serán los EEUU. En los EEUU, un dólar débil significa: “Estamos demasiado endeudados y queremos ralentizar las importaciones para favorecer la producción local”. En cuanto a Europa, un euro fuerte no es una buena noticia. Incluso Alemania, cuya industria de gama alta se ve a menudo salvada por las subidas del euro, empieza a preocuparse. Francia e Italia temen una desindustrialización acelerada de sus economías y hay empresas que ya han anunciado su deslocaclización hacia zona dólar.

La UE mantiene a flote a EEUU

Mientras tanto, el BCE mantiene los tipos de interés muy altos para contener la inflación. Esto represeneta una ganga para los capitales extranjeros que afluyen y hacen que el precio del euro aumente. Inflación o recesión, ¡qué gran dilema! Y resulta todavía más cruel que el valor de una moneda no dependa sólo de la buena voluntad de los bancos centrales, sino que dependa cada vez más de la voluntad de las plazas financieras, las bolsas de comercio.

La moneda es una inversión como cualquier otra. Cuando el dólar se encuentra débil hay que buscar alternativas, como por ejemplo el euro. Sin embargo, este entusiasmo no siempre refleja la verdad de las economías. Se sobrevalora el euro mientras que el yuan se infravalora, y esto hace que los dilemas se acentúen. Al final, la Unión Europea paga para mantener a los EEUU a flote y evitar así que sufran una recesión. Mientras tanto, los EEUU se endeudan como nunca frente a China y su vitalidad financiera es lo único que les salva. “Dollar is our currency but your problem” (El dólar es nuestra moneda y vuestro problema”, reza un dicho estadounidense), se ha convertido en “Yuan is your currency but our problem” (El yuan es vuestra moneda, pero nuestro problema).

¿Cuanto cuesta un preservativo?

¿Dónde cuesta más caro el amor? Se trata de una pregunta crucial para los seductores. Vamos a hacer un pequeño tour por Europa para ver cual es de precio de los… preservativos. Los precios se duplican o triplican en función de los países y de la calidad. El latin lover es el más desafortunado: un preservativo le cuesta 1,25 €, el triple que en Bulgaria. La media europea se encuentra en 0,9 €. El alemán romántico puede conseguirlos por 0,7 € y el french lover por 0,6 €, mientras en Portugal, hay que gastarse 1 €. Como siempre, hasta en el amor se necesita tener dinero.

Pinche en los corazones para saber el precio de un condón

Foto preservativos: peachy92/Flickr