¡Un festival de sabores en Bruselas! 

Artículo publicado el 8 de Octubre de 2015
Artículo publicado el 8 de Octubre de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Hace apenas un mes el Parque Real de Bruselas acogía por primera vez el festival eat! BRUSSELS, drink! BOURDEAUX para los amantes de la gastronomía y el vino. El evento fue organizado conjuntamente por la web visit.brussels y la Fiesta del Vino de Burdeos.

Para todos los gustos

Un delicioso olor, resultado de una concienciada mezcla de aromas, se propagaba a través de seis grandes carpas al abrigo del viento y de la lluvia por el Parque Real de Bruselas. No cabía duda, nos encontrábamos ante la cuarta edición del festival eat! Brussels, drink! Bourdeaux

Con nada menos que veintiocho estands de restauración, cinco artesanales y tres mostradores para paladares exquisitos, estábamos en un festival para todos los gustos. Todo estaba en marcha para satisfacer a un extenso público: desde raros y costosos platos hasta la buena y clásica hamburguesa acompañada de patatas fritas. 

El ambiente caluroso y fragante de las carpas provocaba que se hiciera la boca, y es que ahí estaba el truco. Aunque el importe de los platos no excediera los 14 €, uno constataba rápidamente que las fichas se consumían antes que el apetito.  

Al terminar, un estand nos propuso una clase de cocina por 25 € por persona. Una forma de darse a conocer para la empresa y para el público de asistir a un cursillo a un precio modesto.

Buena comida, pero solo...

Carpas gigantes reforzadas por siete pequeñas instalaciones, aquí y allá, parcialmente cubiertas que acogían a los viticultores de Burdeos clasificados por sus denominaciones. La recepción era calurosa y la oferta variada: vino robusto, suave, redondo, amplio... Tal cantidad de opciones que estimulaban todas las papilas y hacían girar cabezas. 

El Wine Pass nos pareció una buena oferta puesto que por el precio de una botella de vino podíamos degustar doce vasitos de cinco centilitros de vino en los estands (¡no nos olvidamos por supuesto de utilizar las escupideras disponibles ni de aprovechar el pase para varios días!). Además, el pase daba acceso a uno de los cursos de l’Ecole du Vin. ¡Una ocasión ideal para cultivar conocimientos vinícolas y desplegarlos en una próxima comida entre amigos!

El futuro de la alimentación

Por último, aunque no menos importante, el festival reservó un espacio para el pueblo bruselense, el cual acogía esencialmente a los participantes cuya creatividad fue impulsada por la Región de Bruselas. La idea era responder a la pregunta: ¿cómo se alimentará Bruselas en 10 años?

La idea de facilitar un escaparate a estos proyectos a través del festival es realmente genial. Sin embargo, ¡lamentamos que estos últimos expositores estuvieran confinados en una esquina bajo carpas poco acogedoras en tiempo lluvioso!

Impacientes por el festival del año que viene

Como experiencia global nos encantó el festival y ansiamos que llegue la próxima edición. Ni el cambio de ubicación ni las inclemencias del tiempo incidieron en una afluencia a la baja. Los organizadores nos invitaron ya a la décima edición de la Fiesta del Vino de Burdeos, en dicha ciudad el 23 de junio de 2016. ¡Una buena ocasión para escaparse de la capital durante un fin de semana!