Un investigador de la Nueva Europa

Artículo publicado el 20 de Septiembre de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 20 de Septiembre de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El periodista Guy Pierre Chomette, cuyo reciente libro arroja más luz todavía sobre los países de la ampliación, ha logrado recorrer todas las fronteras por una Europa verdaderamente integrada.

Como Europeo, es un trotamundos

Guy Pierre Chomette, periodista free-lance, trotamundos y eurófilo, para quien la visión de la bandera y el mapa europeos se completa con un sentimiento lleno de orgullo y de pasión; la pasión por explorar nuevos confines europeos y sus culturas.

Siendo ya un reconocido periodista de prensa escrita, Chomette fue galardonado en 1999 con el premio Robert Guillain por su reportaje sobre el conflicto ruso-japonés entorno al archipiélago de las islas Kuriles. Desde entonces, sus trabajos han girado en muchas direcciones y proyectos, incluida la redacción de un libro, Lisières d’Europe (Los lindes de Europa), acerca de sus experiencias al explorar de modo exhaustivo los nuevos miembros de la UE.

Desde 1997, cuando el Consejo Europeo trazó una agenda para la ampliación, Chomette no ha dejado de recorrer los hoy nuevos miembros durante tres años junto con el fotógrafo Frederic Sautereau. Como resultado, su libro no es una guía turística, sino un genuino análisis geopolítico, histórico y sociocultural sobre los países de la Europa Central y del Este recientemente ingresados en la Unión.

Asomarse a la 'cara bonita' de los nuevos miembros

Durante el trayecto hacia la ampliación de la UE, se ha hecho mucho para eliminar aspectos oscuros de la vida de los países que entonces se encontraban tras el telón de acero. Chomette se ha tomado todo el tiempo necesario para recorrer la ‘cara bonita’ de la Europa Central y Oriental, con ciudades como Praga, mezclándose con la gente de a pie. El resultado es un relato asomado a la vida de las personas que viven del legado comunista y que hoy se debaten con problemas como el desempleo, la corrupción, la desigualdad social y la intimidación, sin por ello perder la ilusión por alcanzar la misma calidad de vida que los europeos más occidentales.

Chomette dirige nuestra atención sobre la dimensión cultural, histórica y geográfica de la integración europea y el papel que los nuevos miembros deben desempeñar en la UE. No sólo enfatiza la importancia de estos nuevos miembros dentro de la Unión, sino que también explica el espacio crucial de sus culturas, su Historia y sus economías, alentando el diálogo internacional y la curiosidad por Europa.