Un nuevo papa para... ¿un nuevo mundo?

Artículo publicado el 14 de Marzo de 2013
Artículo publicado el 14 de Marzo de 2013
El arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, es el nuevo líder de la Iglesia católica después de que el cónclave le eligiese como sucesor de Benedicto XVI en la tarde del miércoles 13 de marzo. El hecho de que se trate del primer papa latinoamericano representa una revolución, según han escrito algunos comentaristas con júbilo.
Otros, por su parte, temen que la modernización de la Iglesia no se materialice durante este papado.

Corriere della Sera, Italia

La Iglesia se traslada al mundo

Con la elección de un papa argentino, la Iglesia católica está finalmente dirigiendo su atención hacia los pobres del mundo, exalta el diario liberal-conservador Corriere della Sera: “El papado ha cambiado de continente: de Europa a América. En estos tiempos de conmoción mundial, este evento pone a la Iglesia de vuelta sobre el escenario de la historia. La Iglesia ha cruzado el Atlántico y ha elegido a un hombre del Sur en un momento en que las clases australes más pobres están desafiando al Norte rico exigiendo derechos y otras necesidades. Esta exclusión de un papado procedente de Europa tiene la misma significación histórica que la exención de un papa italiano en 1978: en aquel entonces, en la fase final del conflicto entre el Este y el Oeste, el nuevo orden en Europa fue objeto de debate. Hoy se habla de un nuevo mundo. Este alejamiento de Europa es una buena señal porque todo el mundo considera que ese lastre histórico ha nublado la vista de las iglesias europeas con respecto a los nuevos desafíos a los que se enfrentan los pobres del mundo. Tal vez ahora aprendan a ver el globo a través de los ojos de Francisco”.

Gość Niedzielny, Polonia

Puntos de humildad para un gran papado

Los gestos de humildad de Francisco pueden ayudar a renovar la Iglesia católica, escribe el periodista Szymon Babuchowski en el portal religioso Gość Niedzielny: “No sé mucho de él, pero ya ha tocado mi corazón unas cuantas veces. En primer lugar, el nombre: Francisco. Suena como un desafío a vivir en la pobreza y la renovación de la Iglesia. El hecho de que fuese conocido como el jesuita de los pobres en Argentina confirma esta alegación. En segundo lugar, su oración dedicada a su predecesor. Con ella reafirmó la tradición eterna y colocó su confianza en la sabiduría de la Iglesia. Y en tercer lugar, su espíritu de comunidad… Es un gesto inusual que el obispo de Roma agache la cabeza a los fieles, se incline y pida sus oraciones… Todos estos gestos tienen algo en común: humildad. Quizás este sea el medio para curar un mundo vacilante plagado de egoísmo. Mi corazón me dice que este será un papado verdaderamente grande”.

“Habemus Papam Franciscum”.

Bernardinai.lt, Lituania

La modestia como marca

La modestia es la cualidad más llamativa del nuevo papa Francisco, de acuerdo con el sitio cristiano Bernardinai.lt: “El nuevo papa ha elegido el nombre de Francisco, que muestra claramente que está decidido a prestar atención a la nueva evangelización y a acentuar la belleza y la vitalidad del cristianismo simple… Con su sencillez, su humildad, su piedad y su interés por las cuestiones sociales, el cardenal Jorge Mario Bergoglio ha encantado al mundo. Se distingue de otros cardenales gracias a su estilo de vida ascético… Ha criticado en varias ocasiones el clericalismo y la inclinación de muchos hombres de la Iglesia hacia una vida de lujo. En este sentido, es muy simbólico que lleve el nombre del santo cuya llamada a la humildad provocó una verdadera revolución en la Iglesia ".

El Huffington Post, España

Un papa más cercano a la gente

El nuevo papa se muestra más próximo a su rebaño y gusta mucho más que su predecesor, según la directora editorial de El Huffington Post, Montserrat Domínguez: “Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, toma mate o ristretto, según cuadre; admira a Borges y a Dostoievsky; camina mucho y viaja en metro o en autobús; es hincha del San Lorenzo de Almagro, y disfruta con el tango... Bergoglio parece un papa fuerte, capaz de afrontar los múltiples retos a los que se enfrenta la Iglesia católica en un mundo global, que además de los problemas de fondo exige celebrities capaces de arrastrar masas desde la televisión y las redes sociales; en ese aspecto, Francisco tiene un perfil infinitamente más cercano al papa rock starWojtyła que al oscuro e intelectual Ratzinger”.

NRC Handelsblad, Países Bajos

El poder del papa es limitado

La idea de que el papa Francisco pasará a la historia como un reformador es una mera ilusión, lamenta el periódico liberal NRC Handelsblad: “Un papa que reconozca la igualdad de derechos para las mujeres, preferiblemente dentro de la Iglesia… Un papa que cree una cultura dentro de la Iglesia católica romana que convierta los abusos sexuales en masa u otras formas de violencia contra niños y niñas en algo impensable. Un papa que deje absolutamente claro que no se puede hablar de discriminación entre homosexuales y heterosexuales. En suma, un papa que entienda que, en el siglo XXI, la Iglesia tiene todavía puntos de vista considerados censurables en muchas partes del mundo y que han contribuido a la secularización de un estado como los Países Bajos. Sin embargo, esto sigue siendo una lista de deseos utópicos, una agenda que todavía no puede ser aceptada. El poder del papa no es ilimitado… Se enfrenta a corrillos de resistencia interna en Roma, donde las posiciones anteriormente mencionadas no son válidas. Representan la diferencia entre la comprensión y la fe”.

Le Temps, Suiza

La Iglesia católica todavía no está preparada para el cambio

La fase de transición hacia la reforma en la Iglesia católica introducida por Joseph Ratzinger simplemente será llevada adelante bajo Jorge Bergoglio, se lamenta el periódico liberal y conservador Le Temps: “El cambio del que todo el mundo está hablando, esperando y anhelando se ha aplazado una vez más. Solo ahora se está empezando a materializar, se podría decir. Sin duda, la magnitud de la crisis que aflige a los católicos ha paralizado a los cardenales. Los dignatarios de la Iglesia han rehuido ante la perspectiva de un cambio verdaderamente vertiginoso… Jorge Bergoglio se dedicará principalmente a la gente sencilla, los pobres, los necesitados y las víctimas que hasta ahora habían sido dejadas de lado por el Vaticano. No obstante, en cuanto a temas controvertidos como el divorcio, el aborto, la anticoncepción, el celibato, etc., no va a realizar cambios revolucionarios en la doctrina de la Iglesia. A ello hay que añadir que el silencio del nuevo papa durante la dictadura en Argentina todavía tiene un regusto amargo para aquellos que se opusieron al régimen de aquel momento.”.

Imágenes: portada, (cc) postbear/Flickr; texto, (cc) aibdescalzo/Wikimedia.