Un paseo navideño por Europa

Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2006
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los que en diciembre todavía tienen tiempo y dinero pueden echar un vistazo a los mercados navideños de Europa. A excepción del Glühwein y de los pies fríos, ofrecen muchos atractivos.

Bruselas: unas Navidades con sabor europeo

La capital belga no sólo se las da de ser completamente europea en Navidad. También en fin de año sus visitantes pueden degustar gastronomía de toda Europa. Aquí se pueden probar los platos europeos más típicos: desde el Glögg escandinavo (un tipo de orujo aromatizado caliente), pasando por el Glühwein alemán (una especie de vino tinto caliente), hasta el pudin inglés de Navidad. Con sus 240 puestos de madera, el mercadillo de Navidad más grande de Bélgica ocupa todo el casco antiguo de la capital belga y la Grande Place. Cada media hora se proyectan motivos navideños en la fachada del ayuntamiento, acompañados con efectos luminosos y música. Los que después de tantos bistecs y barquillos de chocolate todavía necesiten un poco de marcha, pueden probar suerte patinando a lo largo de los cien metros de la pista de hielo situada al final del mercadillo.

El mercadillo navideño de Bruselas tiene lugar del 1 de diciembre al 1 de enero de 2007.

Budapest: un calendario de adviento contemporáneo

El mercadillo navideño de la plaza de Vörösmary ofrece muchos atractivos. Uno de los edificios más bonitos de la plaza se convierte a partir del 1 de diciembre en un calendario de adviento. Todos los días a las 17.00h se abre una ventana de la fachada que da a las calles Gerbeaud y Hause. Detrás sale a la luz la reproducción de una obra de un artista contemporáneo. Efectos de luz y de sonido, así como una banda, amenizan la festiva apertura de la ventana. Después, se pueden contemplar las obras de arte originales en la galería Gerbeaud Harmincad.

Elmercadillo navideño de Budapest abre todos los días hasta el 1 de enero.

Tallín: charlando con Papá Noel

Con sus 65 tenderetes el mercado del centro medieval de Tallín batió el año pasado un récord de visitantes: unas 350.000 almas navideñas acudieron a la capital estona, de las cuales dos tercios eran extranjeros. En 2003, el mercadillo de Navidad fue proclamado el mejor acontecimiento turístico del año.

En pleno centro de la plaza del ayuntamiento, bajo un majestuoso árbol de Navidad, Papá Noel en persona ha montado su cabaña. Según información de los organizadores, los visitantes pueden charlar con él, saludar a sus ovejas, o depositar una carta con sus deseos en el buzón de Navidad. Si quieren que se haga realidad, vayan a probar suerte al mercado de Navidad.

El mercado navideño de Tallín abre sus puertas a diario hasta el 25 de diciembre.

img src="http://www.cafebabel.com/photos/luxemburgmarket2_081206.jpg" align="left">

Luxemburgo: una cita con San Nicolás

Mientras Papá Noel está en los Balcanes, San Nicolás visita el centro de Europa. Según la web oficial del mercadillo navideño de Luxemburgo, llega a la estación central el 3 de diciembre a las 14h. Junto a su fiel compañero, Père Fouettard, San Nicolás se planta a las 14.55h en el mercado en la Place de París. Allí puede ir a ver el Krëschmaart (el mercado de los belenes) junto con una infinidad de visitantes o comer una salchicha Bratwürstch o una Kartoffelpuffer (una fritura de patatas ralladas).

El Krëschmaart está abierto hasta el 24 de diciembre.

Bath: “plan your visit!”

En la localidad inglesa de Bath, el puritano mercado de Navidad termina el 10 de diciembre. El mercadillo, creado en 2001, es una de las atracciones culturales más importantes de la ciudad. Los actores del escenario principal se alternan en intervalos de 40 minutos. El programa cuenta, entre otros actos, con “Latin and Modern Jazz", villancicos con acompañamiento de acordeón y el “Doctor of Magic“, que embelesa a su público diverso, embriagado por el efecto del Glühwein, con sus trucos. Tampoco puede faltar la multiculturalidad: bajo el lema Bollywood Christmas se puede comprar bisutería navideña de la India inspirada en el festival de la luz Diwali. Los que prefieran no dejarse seducir por el encanto de los mercados navideños ni se quieran dejar llevar por las olorosas callejuelas pueden navegar por Internet a través de los puestos de madera e informarse del programa de las funciones. Así no se dejará nada al azar: “plan your visit”!

El mercado navideño de Bath tiene lugar a diario hasta el 10 de diciembre.