Un #paseoinformativo contra la #precariedadlaboral

Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2012
Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2012
Centenares de periodistas y profesionales de la comunicación salieron ayer por las calles de Sevilla para dar un #paseoinformativo y charlar con la ciudadanía para hacer lo que mejor saben: informar y comunicar. En esta ocasión, por fin, el objeto de debate hemos sido nosotros mismos, por lo que a partir de ahora redactaré esta crónica en primera persona del plural.

Ayer, periodistas en activo, desempleados, profesores y alumnos de la Facultad de la Comunicación dejamos los pequeños foros de debate on/off line para contactar en persona con el ciudadano de a pie. Pudimos transmitir, gracias a la magnífica actitud de los peatones existentes en el recorrido que une Puerta Jerez con la plaza de la Encarnación (Las Setas), la #precariedadlaboral que sufre el sector periodístico.

aps2.jpg Varios centenares de profesionales del periodismo, incluidos profesores y alumnos de la Facultad de Comunicación, pudimos contar nuestra propia historia que apenas recogemos nosotros mismos en nuestras plataformas, es decir, los medios de comunicación. Solo en blogs independientes como el de Diario de Una Periodista en Paro el lector de red puede hacerse una pequeña idea de la coyuntura económica en el sector de la comunicación. El sector periodístico, junto con el inmobiliario, es el campo en el que más batallas se han perdido en detrimento, por supuesto, de sus plumillas.

Desde 2006, la caída ha sido espeluznante, un 40% de pérdidas en magnates de la comunicación como El País, han cerrado decenas de publicaciones escritas y digitales y más de 2.098 personas en España se dieron de alta como autónomos en 2011, suponiendo un ahorro notable para el medio que pide colaboraciones sin ningún tipo de responsabilidad social, ni cobertura de gastos ni, por supuesto, vínculo de continuidad. Curiosa coincidencia con los 6.000 periodistas que, desde 2006, se han quedado en la calle.

clara.jpg Con camisetas y pegatinas y los lemas #soyperiodista y “sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia” se explicó a la ciudadanía, para su asombro, el número de recortes salariales, despidos, precio por pieza que cobran los freelance…yo puedo asegurar que la agencia EFE está pagando 7 euros el teletipo a nivel provincial y Unidad Editorial 35 euros el reportaje/noticia/crónica a nivel nacional…entre otros muchos abusos. Por todo ello, desde Cafebabel Sevilla apoyamos y recogemos el manifiesto que se paseó ayer por las calles de Sevilla buscando apoyo ciudadano y popular ya que, de momento, no parece haber otro.

Clara Fajardo, representando a Cafébabel Sevilla en la charla informativa

Manifiesto

Los periodistas y el periodismo vivimos el peor momento de nuestra historia. Porcentualmente, el periodismo es la profesión que tiene más parados en España. Todos los medios de comunicación de Andalucía sin excepción, ya sean privados o públicos, han aplicado despidos, Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), recortes salariales, sueldos humillantes o contratos basura, e, incluso, ofertan trabajar gratis o pagar por trabajar. Miles de periodistas –la mayoría, expertos periodistas- han perdido su empleo y otros miles sufren unas condiciones de extrema precariedad.

Esta situación afecta a profesionales de todos los sectores del periodismo (prensa, radio, televisión, Internet, empresas de comunicación, gabinetes, productoras, autónomos…) y trunca las expectativas de los miles de futuros periodistas que hoy estudian en las facultades de Comunicación. Es cierto que la publicidad, las ventas y la difusión han descendido de manera muy importante, pero también que los empresarios aprovechan la crisis económica para desprenderse de profesionales con un único objetivo: el liberalismo más salvaje, sin tener en cuenta criterios profesionales.

Cada vez más, los medios de comunicación están en manos de grupos empresariales que nada tienen que ver con el periodismo. Solo les importa el negocio, el dinero o sus idearios, y no el proyecto periodístico. Y en el caso de los medios públicos, parte de los poderes políticos están empeñados en desmantelarlos o privatizarlos. En los medios de comunicación debe primar el criterio periodístico, no el mercantil y el político. El intolerable comportamiento de unos y otros ha traído una alarmante caída de la calidad de la información y de la ética periodística, que nos ha llevado a perder la credibilidad ante la ciudadanía que, con razón, recela y cuestiona el periodismo que hacemos.

Nosotros también lo cuestionamos. A ello se suma el supuesto periodismo que algunos practican en medios de masas y en soportes digitales, que es un fraude. La verdad, la honestidad y el rigor en nuestro trabajo son principios irrenunciables que tenemos que cumplir y que la sociedad tiene que exigir a periodistas y editores. Ante esta situación, los periodistas no nos quedamos en el conformismo ni en el lamento: nos rebelamos. Trabajamos para evitar el exterminio del periodismo, para reinventar y construir el presente y el futuro de nuestra profesión, para encontrar y poner en marcha modelos novedosos y viables, para hacer un periodismo que ofrezca la información veraz a la que tienen derecho los ciudadanos, para recuperar la confianza de la ciudadanía en un periodismo libre y honesto y para hacerle entender a la sociedad que “sin periodistas no hay periodismo” y que “sin periodismo no hay democracia”.

Una prensa libre, digna y de calidad es cosa de todos, de los periodistas y de los ciudadanos.