¿Un político de los Balcanes para el "trabajo más difícil del mundo"?

Artículo publicado el 10 de Marzo de 2016
Artículo publicado el 10 de Marzo de 2016

El año acaba de empezar, pero la preparación para la nueva elección ya está en marcha. Mientras otra ronda de unas entretenidas las elecciones presidenciales en EEUU o el referéndum de un posible Brexit podrían estar acaparando la atención, también se están produciendo cambios políticos en los Balcanes. El próximo Secretario General de la ONU podría proceder del Este de Europa.

Además del anuncio de un nuevo Secretario General de la ONU, otros asuntos se mueven en Europa: En 2016, Bulgaria elegirá nuevo Presidente y Montenegro votará un nuevo Parlamento.

De acuerdo con el modus operandi de Naciones Unidas, el sucesor de Ban Ki-Moon debe proceder de Europa del Este. Así había sido convenido con la la oposición y gracias a la sinceridad por parte de algunos diplomáticos, que alegan que ya es hora de que el grupo de países de Europa del Este tome su lugar junto a sus colegas occidentales, en lugar de actuar como un "apéndice de Europa Occidental" que existe "únicamente con fines electorales".

Sea como fuere, el liderazgo de Europa del Este puede y debe ser visto como una oportunidad para empezar de nuevo. El actual secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, dirigió la mayor parte de su implicación en "asuntos del Este" a resolver el conflicto entre Serbia y Kosovo. Percibió su papel como líder de la ONU como un "armonizador y constructor de puentes" y trató de reducir la brecha entre Belgrado y Pristina. Sin embargo, el conflicto sólo desempeñó un papel secundario junto a sus principales objetivos de desarrollo sostenible, potenciación de la mujer, el fortalecimiento de las Naciones Unidas en su conjunto y las iniciativas por el mantenimiento de la paz. ¿Podemos echarle la culpa? El primer Secretario General, el noruego Trygve Lie, realizó la famosa descripción de su posición como "el trabajo más difícil en el mundo", una afirmación que no resulta sorprendente cuando se tiene en cuenta la inmensidad de sus responsabilidades.

El año pasado, la ONU celebró el 70º aniversario de su promoción de la paz y la seguridad en todo el mundo. El año 2015 también marcó otra fecha importante: Se celebró el 20º aniversario de los Acuerdos de Dayton, que pusieron fin a la guerra en Bosnia. Aunque el resultado de este acuerdo sigue siendo controvertido, sería interesante presenciar el ascenso de un líder proveniente de Europa del Este a la cabeza de la ONU tras un año tan simbólico. Siendo optimistas, esta situación podría ayudar a cambiar la forma en que los Balcanes son vistos en todo el mundo y arrojar algo de luz sobre las construcciones políticas que permanecen sin finalizar.

---

Este artículo forma parte de nuestro proyecto East Side Stories. En su lucha contra los clichés más comunes que afectan al Este y al Sur de Europa, aspira a mantener viva la idea europea mediante la creación de conciencia, el diálogo, el intercambio de ideas y la información más allá de los medios de comunicación tradicionales.